martes, 26 de agosto de 2014

El toreo desde una perspectiva pop

La peña 'El Quite' trae a Logroño la exposición 'Desplante y descontexto' del madrileño José Luis García 

 El próximo día 5 de septiembre la Sala de Exposiciones de la Biblioteca de La Rioja acogerá la inauguración de la muestra organizada por la peña taurina 'El Quite' titulada 'Desplante y Descontexto: Tauromaquia y Cultura Popular', obra del artista madrileño José Luis García, aficionado a los toros, artista plástico y diseñador heterodoxo que une el arte pop con otras vanguardias al toreo. Como explica el propio autor, esta exposición, que permanecerá abierta hasta el 30 de septiembre, «pretende abrir un poco la ventana de la iconografía taurina. Desde un torero haciendo un desplante a una moto Vespa a un cómic sobre la tauromaquia de Juan Belmonte, sin olvidar la figura de Antoñete, el torero contracultural por excelencia», explica. Esta exposición, abunda el autor, «no pretende romper los cánones clásicos que deben estar presentes en la tauromaquia», sino que persigue «descontextualizarla para modernizar la figura del torero, y para ello me sirvo del cómic, un lenguaje que permite narrar, y mediante esa narración explicar muchos aspectos de la tauromaquia. También está muy presente el arte pop que persigue el icono». José Luis García se define a sí mismo como «tomasista ortodoxo, Urdialista convencido y Esplaista social». Y va más allá: «Tras una adolescencia antitaurina, me acerqué a la tauromaquia gracias a autores como Picasso, Hemingway o Lorca. Además, me gusta la historia de la tauromaquia y leer publicaciones del siglo XIX y los años 20. De hecho no tengo ningún reparo en explica que para mí Juan Belmonte es lo que Pablo Picasso a la pintura, el gran revolucionario». Este autor madrileño tiene 23 años y le gusta «la música rock, el jazz y la pintura de vanguardia». «La verdad es disfruto perdiéndome en exposiciones y siempre que puedo me escapo a Las Ventas porque como decía mi abuelo, 'dónde voy a estar yo mejor un domingo que en Las Ventas'», añade. Además de su obra taurina, ha publicado junto a otros dos autores un cómic inspirado en Luces de Bohemia de Valle Inclán, con la editorial Vitruvio. El Quite con el arte La peña taurina 'El Quite' comienza con esta exposición su mes más intenso en cuanto a actividades culturales, ya que continúa un año más adelante con su concurso nacional de pintura taurina, el premio de relatos y el ciclo de cine. Su presidente, Alejandro Lerena, explica que en breve tendrá cerrado todo el programa definitivo: «El 15 de septiembre comenzamos con el cine, que todos los años tiene una aceptación magnífica de público. Somos una entidad no muy numerosa pero nos encanta reivindicar los perfiles culturales del toreo, buscando nuevos nombres. De hecho, creo que la exposición de José Luis García va a llamar mucho la atención por su frescura, calado y originalidad». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

lunes, 25 de agosto de 2014

Dos victorinos para el olvido

Dos toros aciagos en una corrida de Victorino en la que al menos hubo tres ejemplares con posibilidades de triunfo (ambos cayeron irremediablemente en la muleta de Manuel Jesús 'El Cid') compusieron el inefable lote de Diego Urdiales en la última función de las Corridas Generales de Bilbao. Dos victorinos para el olvido, el primero muy parado y que sólo permitió tres naturales de gran trazo a favor de querencia en los terrenos de chiqueros, y el segundo, un animal más hondo y en el tipo ibarreño de la ganadería que pronto desarrolló sentido y con el que apenas pudo el diestro riojano otra cosa que porfiar por ambos pitones, explicarle quién mandaba allí y esperar mejor suerte en la próxima corrida, que si no cambian mucho las cosas está programada para la Feria de San Mateo. Los dos mejores toros del igualado envío de Victorino Martín fueron a parar, como en tantas ocasiones, al diestro de Salteras, que cortó una oreja de escaso peso al quinto tras una faena dictada a media altura y que tuvo sus mejores momentos con la mano derecha en series cortas rematadas con pases de pecho llevándose el palillo de la muleta al hombro contrario. Las mayores ovaciones del sevillano se materializaron siempre en esos momentos puesto que al ensayar el toreo fundamental la cosa no terminó de desperezarse. Las razones fueron evidentes: muleta retrasada siempre, cite indeciso y poco mando. Es decir, fue un sabio acompañando pero un lego en lo que se entiende por torear: lanzar los vuelos, bajar la mano y obligar a ese quinto victorino que, además, embestía como la seda. Exactamente todo lo contrario que los dos astados del riojano. El primero fue un toro simplón. Si yo fuera uno de aquellos viejos revisteros de 'La Lidia' o 'The Kon Leche' (dos grandes publicaciones taurinas de la Edad de Oro del toreo) hubiera tachado al antipático burel de pajuno, mas como no lo soy -muy a mi pesar-, lo adjetivo como un toro irrisorio e indolente, dos vocablos propios de la jerigonza taurómaca actual, pero que describen a la perfección un bóvido bicorne de corazón vacío, sin alma, sin casta. Eso sí, cuando Urdiales se la puso por el pitón derecho, el toro le respondió con una colada asesina dirigida directamente al pecho. Sólo pudo dar tres naturales, tres, y se los recetó con singular empaque aprovechando su querencia a unos toriles desde donde nunca debió salir. En el cuarto se vivieron unos momentos terribles. Nada más salir el toro al ruedo y cuando apenas lo habían recibido las cuadrillas con el capote ya que intentó saltar al callejón, de pronto, al lado de un burladero de la zona de sol, apareció un individuo entrado en años en el ruedo y con una chaqueta vaquera le endilgó dos lances y recibió una salvaje voltereta antes de que llegara el milagroso capote de 'El Víctor', del que se puede decir que le salvó la vida. Hubo un gran desconcierto, se lo llevaron a la enfermería y la plaza entró en unos momentos de convulsión alucinantes. Conviene decir que el callejón de Bilbao está repleto de ertzainas y de infinidad de operarios tocados con boinas rojas , pero al espontáneo suicida le dio tiempo a bajar de los tendidos y acceder tranquilamente al ruedo como si en vez de Vista Alegre se estuviera paseando tan alegremente por Zabálburu. Y que no vengan ahora con excusas porque no se puede consentir que dos días seguidos, dos, se cuelen en el ruedo personajes con síntomas de embriaguez tan evidentes como el de ayer. Si está vivo es de casualidad y esta plaza es Bilbao, no Villamelón de Esparraguera. Así que sin apenas verlo con el capote y en medio de aquel desconcierto, con la concurrencia atónita por la presumible tragedia (la cosa afortunadamente quedó en un puntazo en la axila y un golpe muy fuerte en el esternón) se plantó Diego con un toro que pronto iba a demostrar su torva condición. Lo intentó todo y tuvieron sabor añejo los doblones finales rescatados de tauromaquias ignotas con los que abrochó una faena imposible. Tarde sin opciones en las que el torero riojano anduvo preciso y firme con la espada y en la que la mejor noticia es que se mantuvo intacto su idilio con Bilbao, ya que fue recibido con una calurosísima ovación por un público que lo ha adoptado como suyo. Y no es para menos porque en este ruedo negruzco ha dejado durante siete años consecutivos el aroma de una torería inaudita e indeleble. o Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja.

domingo, 24 de agosto de 2014

Urdiales regresa a su Bilbao

El festejo comienza a las 18 horas, será emitido por 'Canal Plus Toros' y es la última función de las Corridas

Generales El torero riojano actúa ante toros de Victorino con 'El Cid' y Luis Bolívar en el cartel 

Diego Urdiales vuelve esta tarde al coso de Vista Alegre de Bilbao, una de las plazas más importantes de su carrera y en la que lleva la friolera de seis años triunfando ante toros de Victorino Martín y poniendo de relieve de todas las formas posibles (bien por la vía del arte o por la heroica) que ya no existen excusas para ocupar uno de los puestos de privilegio del escalafón. El viernes mismo, en la retransmisión de la corrida por Canal Plus, Emilio Muñoz manifestó, ciertamente indignado, que «Diego Urdiales es el torero más puro de la actualidad» y que es «incomprensible que toree tan poco». Bilbao es un ejemplo, pocos matadores tienen su hoja de servicios en esta plaza y año tras año ve cómo no le dan otra oportunidad que la corrida de Victorino, ganadería que ha sido esencial en su carrera -sin duda- pero en la que todas las dificultades para hacer el toreo se multiplican en relación a otras de las buenas divisas que este año se han lidiado en esta misma plaza y que en la mayor de las ocasiones se han ido con las orejas puestas al desolladero. Diego Urdiales, además, llega a Bilbao con la moral por las nubes tras sus dos grandísimas actuaciones en Francia: Mont de Marsan y Dax, dos de las plazas más importantes del país vecino en las que ha sumado cuatro orejas, ha realizado sendas faenas de éxito ante toros tanto de Victorino como de Pedraza de Yeltes y ha salido clamorosamente por la puerta grande. El torero riojano estuvo a una grandísima altura en Madrid (donde realizó una de las faenas más importantes de San Isidro), no tuvo la más mínima opción en Pamplona con una terrible y vacía corrida de Adolfo Martín, triunfó en sus dos tardes de Chota (Perú) y el resto de las tardes las ha toreado en Francia (Ceret, Mont de Marsan y Dax). Así que desde el 13 de julio no ha vuelto a realizar ningún paseíllo en España hasta el que hará hoy en Bilbao con 'El Cid' y Luis Bolívar en el último festejo de la Corridas Generales de la Semana Grande de la capital vizcaína. Esta es la crudelísima realidad que tiene que afrontar el torero riojano, cada tarde como si fuera un juicio sumarísimo. Su apoderado, Luis Miguel Villalpando, lo tiene muy claro: «Diego torea donde se le respete; hemos tenido que decir a varias cosas que no porque creemos que se merece otro tipo de condiciones y un respeto que se ha ganado en el ruedo. Sabemos que es el camino más difícil, pero es el que hemos elegido y lo tenemos muy claro», subraya. Diego Urdiales, tal como hizo en Dax, se lleva con él a Bilbao a los alumnos de su 'Aula Taurina', y estará acompañado en los tendidos por un gran número de aficionados. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja. La foto es de André Viard.

domingo, 17 de agosto de 2014

TRIUNFO DE DIEGO URDIALES EN DAX

Gran triunfo de Diego Urdiales en Dax (vídeo de Feria TV) from Pablo García-Mancha on Vimeo.

Gran triunfo de Diego Urdiales en Dax

El arnedano cortó dos orejas tras una sensacional faena a un torazo de 640 kilos de Pedraza de Yeltes

Diego Urdiales tocó el cielo ayer en Dax después de cortar dos orejas a su segundo toro tras una sensacional faena que confirma de manera definitiva que se encuentra en el mejor momento de su vida; dos orejas que ratifican el sitio que pide con su toreo añejo y que le consagran de manera definitiva en Francia, país en el que cuenta sus actuaciones por triunfos. Hace unas semanas conmovió Mont de Marsan y ayer a Dax tras superar uno de los retos más duros y hermosos a los que pueda enfrentarse un torero. Y es que la tarde no fue precisamente fácil, fue un absoluto devenir entre el infierno inmerecido de los tres avisos de su primer astado, al que toreó con especial donosura, y la heroica y sentida faena al gigantesco quinto, un impresionante morlaco de más de 640 kilos de peso al que cuajó por ambos pitones de principio a fin, especialmente en redondo, y en el que demostró que muy pocos toreros (quizás dos o tres en el escalafón) son capaces de sacar partido a aquel torrente, templarlo por abajo, frenar su empuje y gustarse y sentirse con una cadencia sólo al alcance de unos pocos elegidos. Fue un faenón, el faenón de una tarde marcada por el volumen desaforado y la seriedad de la corrida de Pedraza de Yeltes, un lote a la antigua con toros tan correosos como poderosos que llenaron de emoción y sensaciones de todo tipo los colmados tendidos de Dax. Además, la tarde de Diego tuvo el mérito doble de superar el sinsabor de los tres avisos del primero y subir hasta la punta del Everest desde el fondo de una de esas simas abisales que los atlas aseguran que existen en el Océano Pacífico. Un viaje memorable entre el Ying y el Yang de un torero que, lejos de desesperarse cuando todo se hacía de noche, fue capaz de sacar fuerzas de su alma para sentirse torero; es decir transformarse en una especie de ser todopoderoso capaz de mover las manecillas de un imaginario reloj a su antojo y lograr dos amaneceres en el mismo día. Dos, como las dos orejas balsámicas y gloriosas que marcan, una vez más, el ritmo de un torero que camina embalado al infinito. El primer toro de Diego Urdiales tuvo cierta calidad pero le faltó celo. Sin embargo, el diestro riojano lo entendió muy bien y consiguió muletazos largos y templados. Pero al verse obligado, se fue parando y saliendo de las suertes con la cara por las nubes. Diego, que había estado muy firme con él, se lo llevó al final por abajo a los terrenos de sol para rematar la faena en las tablas. Fue a por la espada y a partir de ese momento la cosa se puso casi imposible porque el toro, tras el primer pinchazo, sólo quería la huida. Y fue un trago, aunque un cierto sector de la plaza aplaudió al torero y lo recibió con una ovación antes de comenzar la faena del triunfo, todo un detalle de un público que conoce el toreo y que sabía que lo sucedido antes había sido un accidente. De la amargura al triunfo, así se escribe la historia y así lo hizo el torero de Arnedano en la plaza en la que hace quince años Paco Ojeda le concedió la alternativa. El mejor lote de la corrida cayó en manos de Javier Castaño, que estuvo a punto de indultar al tercero de la tarde tras una faena de muleta volandera. El toro fue un torrente de bravura en el caballo: nada en más y nada menos que cinco encuentros con la montura de Tito Sandoval, el último de ellos casi desde los chiqueros. Pero se enredó de mala manera con la espada y tiró por la borda un triunfo a golpe cantado. En el sexto, otro gran toro, lo mejor de su actuación corrió de cuenta de David Adalid y Fernando Sánchez, sus dos estrellas de la cuadrilla. Antonio Fe rrera se mostró como ausente y se las tuvo tiesas toda la tarde con un sector de la afición. o Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja

sábado, 16 de agosto de 2014

Urdiales actúa hoy en Dax con Ferrera y Castaño ante toros de Pedraza de Yeltes

El diestro se lleva a Francia a los dos alumnos de su ‘Aula de Cultura Taurina’ que mejores notas han obtenido en el curso escolar 

Diego Urdiales reincia esta tarde su temporada con una nueva actuación en Francia tras su reciente triunfo en Mont de Marsan ante astados de Victorino Martín. Diego vuelve a uno de los cosos donde más se ha prodigado, la plaza de Dax, y en esta ocasión para lidiar una corrida de la ganadería salmantina de Pedraza de Yeltes, un hierro propiedad de Luis Uranga, que fue presidente de la Real Sociedad, y que está encastado directamente en una de las ganaderías de más prestigio de la actualidad, la divisa de ‘El Pilar’, con la que lógicamente comparte la procedencia de ‘Aldeanueva’. Hace unos días lidió una excelente corrida en la feria guipuzcoana de Azpeitia y los ejemplares seleccionados para esta tarde, aunque son más hondos, tienen unas hechuras preciosas a pesar de su enorme seriedad.
Diego Urdiales tiene muy buenos recuerdos de Dax: «Es la plaza en la que tomé la alternativa de manos de Paco Ojeda y he podido triunfar en ella varias veces. De hecho, se ha convertido en uno de mis bastiones en Francia». El torero riojano sabe de la importancia de esta corrida: «Siempre que te pones el vestido sales con esa presión, pero más allá de todo eso está la satisfacción interior que estoy viviendo. Cada vez se habla mejor de mi forma de interpretar el toreo y aunque todo es muy complicado veo que cada vez tiene mucho más eco todo lo que hago. Estoy con muchas ganas de torear y espero que la corrida nos ayude un poquito a los toreros».

Premio a las buenas notas
Una de las novedades de esta cita es que Diego Urdiales se va llevar a Dax dos de los alumnos de su ‘Aula de Cultura Taurina’. Eva Ciordia Jiménez, que cursa 6º de Primaria y Sergio Argáiz Ciordia de 4º, podrán vivir en primera persona los momentos más personales del matador y su entorno, ya que acudirán a la novillada matinal, al apartado y sorteo de las reses, comerán con el torero, estarán presentes en el momento de vestirse, le acompañarán en el coche de cuadrillas hasta la plaza y presenciarán la corrida desde un lugar privilegiado. Éste es el premio obtenido por ser los dos alumnos del aula que más mejoraron sus notas en el curso escolar durante el año lectivo. Diego Urdiales cree que se trata de un premio precioso: «Cuando lo pensamos me pareció algo increíble porque van a tener la oportunidad de vivir unos momentos inolvidables. Creo que van a disfrutar mucho con nosotros todo el día». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)