jueves, 17 de abril de 2014

El camino francés de Diego Urdiales

Diego Urdiales, al natural en Bilbao con un Victorino. Choperatoros
Mont de Marsan, Dax y Ceret ya han confirmado la contratación del riojano para sus ferias del verano 

Diego Urdiales continúa sumando fechas para su temporada taurina y especialmente en Francia. Ayer se presentaron los carteles de la feria de ‘La Madalaine’, de Mont de Marsan (una localidad del suroeste galo) y se confirmó la tercera de las citas que Diego Urdiales de momento ha firmado en el país vecino. En esta ocasión serán astados de Victorino Martín y tendrá como compañeros de terna al sevillano Manuel Escribano y Alberto Aguilar. La feria de Mont de Marsan se compone de seis corridas de toros y están anunciados diestros como Morante, ‘El Juli’ -que matará la corrida de La Quinta-, Fandiño, Padilla y hasta una corrida de Miura. El diestro riojano hará el paseíllo el sábado 19 de julio. Una semana antes actuará en una de los abonos esenciales del torismo francés, en la plaza catalana de Céret, donde compartirá cartel con Fernando Robleño y el galo Camile Juan para despachar una corrida de Adolfo Martín. El tercer festejo que ha ajustado el riojano en tierras francesas será en la plaza de Dax el día 16 de agosto. Precisamente en este coso tomó la alternativa hace quince años de manos de Paco Ojeda y tiene un gran cartel puesto que ha logrado triunfar en varias ocasiones, especialmente ante toros de Victorino Martín. En esta ocasión el diestro riojano lidiará una corrida de la ganadería salmantina Pedraza de Yeltes, de procedencia ‘El Pilar’ y propiedad del que fuera presidente de la Real Sociedad, Luis Uranga. Pero no quedarán ahí las actuaciones del matador arnedano en Francia puesto que como explica su apoderado Luis Miguel Villalpando, «existen varios frentes abiertos y estamos trabajando para que Diego pueda disfrutar el toreo como se merece. El año es complicado, pero Diego tiene un cartel muy consolidado en Francia y los aficionados lo demandan». El torero riojano se prepara a fondo para la primera corrida de la temporada, que será el próximo dos de mayo en la Corrida Goyesca de Madrid: «Es un cartel muy apetecible, con Antonio Ferrera y el mexicano Arturo Saldívar ante toros del Cortijillo. Estamos muy ilusionados con esta corrida porque es una ganadería que está embistiendo y triunfar tan pronto en Madrid puede abrir otras puertas muy importantes. Diego está en un momento tremendo; el viernes cuajó un toro en el campo en la ganadería de Sayalero y Bandrés y estamos muy optimistas e ilusionados de cara al inicio del año», explica el apoderado. Y luego llegará la Feria de San Isidro, en la que Urdiales está anunciado en una de las corridas que mayor expectación ha generado entre los aficionados, ya que se medirán en el ruedo de Las Ventas tres toreros muy cuajados y con un cartel impresionante en Madrid: Antonio Ferrera, Miguel Ángel Perera y matador arnedano. Además, los toros serán de la ganadería de Adolfo Martín, una de las divisas de mayor predicamento entre los sectores más duros de la afición venteña: «Es un gran cartel, se pondrá el ‘no hay billetes’ y se las van a ver tres toreros muy contrastados, con mucho valor y a la vez con tauromaquias muy diferentes. Es quizás la corrida de más repercusión de las que ha toreado Diego en Madrid en los últimos años. Es lo que queríamos, un cartel con categoría y con importancia en la primera plaza del mundo», explica Luis Miguel Villalpando.o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja.

martes, 8 de abril de 2014

SOL Y SOMBRA DE TVR, NUEVO PROGRAMA

Pablo García-Mancha dirige y presenta el programa de Sol y Sombra de TVR de la temporada 2014 y analiza junto con Isabel Virumbrales e Isidro del Pino la actualidad taurina.

lunes, 7 de abril de 2014

La inesperada revolución talavantina

Alejandro Talvante, en la pasada Feria de Olivenza
Alejandro Talavante revoluciona su concepto del toreo con la contratación de Curro Vázquez, su nuevo apoderado 

Alejandro Talavante ha dado un giro colosal a su toreo. Esta afirmación, que puede parecer exagerada tratándose de una de las principales figuras de la tauromaquia actual con varias Puertas Grandes de Madrid a sus espaldas, se sustenta en apenas tres tardes, entre ellas la de la feria de Olivenza y la ultimísima del abono de Castellón, además de algunas comparecencias invernales en América, especialmente en México. El diestro extremeño ha cambiado radicalmente su concepto. El giro es tan importante que supera lo que pudiera considerarse una evolución técnica por lo que más bien parece una revolución interior y estética que ha convertido a su tauromaquia mucho más arriesgada e infinitamente más pura. Alejandro Talavante no sólo parece haber dejado a un lado los artificios mexicanos de su última etapa (que le daban gran variedad a su toreo y un punto de improvisación), sino que ahora quiere sustentar su toreo en los principios técnicos con los que asombró a los aficionados cuando irrumpió como novillero en una memorable tarde de la Feria de San Isidro. Sin cortar orejas, Talavante se puso el mundo por montera y desde la nada, dos años después se consolidaba en lo más alto del escalafón. Pero vayamos a la parte técnica de la revolución talavantina: torea mucho más erguido, con la verticalidad como eje de una tauromaquia más auténtica en la que las muñecas dominan los vuelos de la muleta. No torea con la bamba puesta como una pantalla, sino que se lleva los toros hacia atrás y hacia dentro. Sin carrusel, sin colocarse tan al hilo como ha hecho estos últimos años. 

Además, la presentación del engaño es mucho más natural, ofreciendo la muleta con la colocación del medio pecho y toreando mucho más en redondo pero introduciendo el viaje hacia los adentros. Toreo de inflexión, no de expulsión. En Olivenza, Alejandro cuajó dos series al natural que sin ser perfectas ni rotundas, estaban marcadas por unos principios totalmente distintos a los de sus últimos años. Obviamente, con esta forma de torear se asumen más riesgos de enganchones y de coladas, pero no abusar tanto de las técnicas defensivas confiere al toreo de una belleza mucho más profunda. Muchos aficionados se preguntan si este cambio (o vuelta a los orígenes, según se mire) tiene que ver con la figura de su nuevo apoderado, el diestro Curro Vázquez, que ha dirigido las carreras de Cayetano y Morante de la Puebla.


CURRO VÁZQUEZ, EL TOREO ETERNO
No parece aventurado pensar que si Talavante abandonó la comodidad de ser dirigido por la empresa de Madrid (Manuel Martínez Erice ‘Chopera’) para lanzarse a la aventura con un independiente como es Curro Vázquez, es que la apuesta era con todo el equipo, lo que multiplica el valor de la decisión del diestro extremeño. Sólo el tiempo quitará o dará la razón a Alejandro Talavante, pero la realidad es que cuando llegue la Feria de San Isidro y los aficionados vean la nueva dimensión del diestro extremeño muchos se quedarán realmente asombrados. Curro Vázquez nunca fue figura del toreo; sin embargo siempre ha sido torero de toreros. En su época en activo fue uno de los matadores más admirados por la afición de Madrid, plaza en la que tenía un cartel extraordinario. En Logroño tuvo muchos admiradores y en ‘La Manzanera’ dejó alguna faena admirable. Ha dirigido a tres toreos: Cayetano, Morante y ahora Alejandro Talavante. La evolución de Morante a su lado fue extraordinaria y ahora parece que la elección de Alejandro Talavante supone una gran inflexión en su carrera.o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja.

Toropasión, una increíble despensa de la bravura en el corazón de La Rioja Baja

Los riojanos Germán Villar, Miguel Ángel Pérez y Carlos Bernabé dirigen TOROPASIÓN, la empresa de festejos populares más importante de España

Más de cuatrocientos toros de lidia pastan en la finca ganadera 'Toropasión' (Aquí enlace)


A muy pocos kilómetros de la salida de la AP-68 de Alfaro, y absolutamente divisable desde la carretera, se encuentra la finca 'Toropasión', un paraje espectacular en el que tres riojanos (Germán Villar, Miguel Ángel Pérez y Carlos Bernabé) tienen su particular reserva ganadera para abastecer los más de cien espectáculos taurinos que organizan a lo largo de la geografía española. No cabe duda de que esta firma riojana se ha convertido en la más importante impulsora de festejos populares, y no sólo en plazas de poco relieve, sino en cosos de la relevancia de Las Ventas, Zaragoza, Castellón, Sevilla, Valladolid, Santander, Salamanca y un inacabable lista. Y para estos concursos de recortadores, saltos y quiebros, se impone un toro muy especial: «Buscamos el trapío, la seriedad, el tamaño y los pitones generosos por encima de todo», asegura Germán Villar, el socio encargado de la dirección ganadera de la empresa. En estos momentos en la finca alfareña pastan unas 450 cabezas, de ellas 400 son machos de diferentes guarismos y de distintas procedencias, y desde hace muy poco tiempo se han embarcado en la creación de su propio hierro, para lo que cuentan con una tropa de alrededor de 50 vacas preciosas y lustrosas de procedencia Martelilla: «Esto lo tenemos como pasión; como todo, aunque es nuestro modo de vida, pero ser ganadero y criar toros bravos es una experiencia increíble», subraya Germán. La finca fue inaugurada en el 2009 por la necesidad que tenían de controlar su ganado para abastecer los festejos que organizaban: «Era increíble la cantidad de kilómetros que hacíamos a Salamanca y Andalucía a por toros. Por eso pensamos en tener nuestra propia finca, comprarlos, cuidarlos a nuestro gusto y a partir de ahí, enviarlos a nuestros festejos».

Nueva temporada

'Toropasión' acaba de debutar esta temporada en Castellón y ya preparan el año taurino, con grandes citas como el dos de mayo en Las Ventas: «Será un día muy riojano, concurso nuestro por la mañana y Diego Urdiales en la Goyesca de la tarde», relata Miguel Pérez, que se encarga de la gestión de la empresa. El otro puntal es Carlos Bernabé: «Él es un hombre de la universidad y el marketing que se unió a nosotros y que ha creado nuestra imagen en las redes sociales, con vídeos y fotografías increíbles. La finca la montamos entre los tres, desde los vallados a los corrales, y Carlos se quitó la corbata y trabajó como uno más hasta que terminamos las instalaciones y llegó el primer toro a la casa». Germán vive para sus toros: «Le hemos dado muchas vueltas a todo, desde el manejo hasta la alimentación, contamos con un nutricionista que nos aconseja y elaboramos nosotros el propio pienso. Cada día es un desafío, un no parar de aprender porque el toro bravo, a pesar de su fuerza y de su espectacularidad, es un animal muy sensible y le afecta mucho la humedad o cualquier cambio en el tiempo. Cada día lo conocemos mejor, pero no termina nunca de sorprendernos». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja.


EL CANTE DE LA BAHÍA

Antonio Reyes fue el cantaor encargado de cerrar el ciclo de los Jueves Flamencos en el Salón de Columnas, ya que la última cita será dedicada a la danza y se desarrollará en el espacio mayúsculo del teatro. Antonio Reyes dejó un buen concierto y explicó ese temperamento de los cantaores de la bahía gaditana: buen compás, dulzura, afinación, un repertorio magnífico y, también, un punto de fragilidad a la hora de encaramarse a los cantes. Es decir, que personalmente eché de menos romperse y sentir más el cante; cuando digo romperse es quebrarse, no gritar ni hacer cantes tremendistas, sino dejarse el alma sobre el escenario para conectar con un público que se mostró muy receptivo con las formas del cantaor pero que echó de menos, quizá, el crujirse un poquito por los adentros. Antonio cantó muy bien por soleá: tiene un sentido del flamenco limpio, un conocimiento profundo de los matices, y con su voz pastueña es perfectamente capaz de delimitar los tonos bajos y sentirse por dentro. Sin embargo, lo percibí como demasiado académico, muy para hacer las cosas bien pero sin terminar de arrebatar. Quizás vaya en su espíritu, en su aliento de cantaor, pero la realidad es que Reyes conoce el flamenco al dedillo, remata los tercios con profundidad y su voz posee el metal y el brillo suficiente para alimentarla con inquietudes y poder crecer exponencialmente en el proceloso y necesitado océano del cante flamenco. Tiene muchas virtudes Reyes, como cantar esa farruca en la que bordó el flamenco, y no por inexplorada, sino porque la sensibilidad de irse por un palo tan poco frecuentado denota su afición y su talento. Creo recordar que el último cantaor que hizo una farruca en Logroño fue José Menese, lo que ya no soy capaz es de calibrar los años que han pasado desde su última actuación, pero no menos de siete. Me gustó mucho un detalle de Antonio Reyes. Como a muchos aficionados nos gustó el concierto, el público le pidió que hiciera un bis. Y el chiclanero, ni corto ni perezoso, en vez de pegarse las consabidas pataítas por bulerías, dibujó una preciosa toná. Es decir, el mismo cante con el que muchos cantaores se han presentado (en realidad, casi todos) lo eligió Reyes para despedirse de Logroño. Son detalles. Pero en el flamenco, como en la vida, los detalles cada vez cuentan más, y esas pequeñas cosas pueden definir la personalidad de un artista mucho más que cuestiones aparentemente más relevantes. o Este crónica la he publicado en Diario La Rioja

domingo, 6 de abril de 2014

EL HOMBRE QUE SONRIÓ A LA MUERTE

 

EL CORDOBÉS, EL HOMBRE QUE SONRIÓ A LA MUERTE Olía a perro, a perro muerto. Aquella ropa que me dejaron en la cárcel de Córdoba no tenía color, estaba tiznada y desgarraba la piel. Pero lo que se me ha quedado grabado en el alma es su insoportable aroma a perro muerto, su repugnante olor». Seguir leyendo...

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)