domingo, 16 de abril de 2017

La madre de todas las batallas (taurinas)

Foto: Isidro del Pino
Morante, Manzanares y Andrés Roca Rey sueñan con volar hoy en La Maestranza

Tras el entradón del pasado domingo en Las Ventas, hoy se las ven ‘mano a mano’ en Madrid Curro Díaz y José Garrido

Morante, Manzanares y Andrés Roca Rey (con toros de Nuñez del Cuvillo) abren esta tarde la temporada en Sevilla con la corrida del Domingo de Resurrección, una de las citas taurinas más importante del año y el descorche de la temporada de La Maestranza. En Las Ventas, tras el éxito de público del domingo pasado, Simón Casas ha confeccionado un espectacular ‘mano a mano’ con dos de los toreros más destacados del pasado año en Madrid: Curro Díaz y José Garrido ante toros de Montealto. Pero por si todo esto fuera poco, al carro de este domingo se ha sumado el coso romano de Arles (Francia), donde da comienzo su feria con un cartel de los que también quitan el hipo: cuatreños de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Alejandro Talavante y Thomas Joubert. Pero, sin duda, la tarde de Sevilla es la más especial, por el marco del coso de Baratillo en su Domingo de Resurrección, y por el brillo de un cartel en el que irrumpe con fuerza el peruano Andrés Roca Rey, una de las sensaciones de la temporada. Aunque hay que remontarse a 2013 para encontrar la última salida por la Puerta del Príncipe de un torero en esta fecha tan señalada tras cortar tres orejas. El autor fue Julián López ‘El Juli’, ausente hoy de esta batalla en la que Andrés Roca Rey saldrá a reventar una plaza con la que quiere marcar su insuperable ascensión al centro del toreo. Morante es otra cosa. Como recuerda ‘Datoros.com’, el cigarrero hará su octavo paseíllo en tan señalada fecha, y sólo ha cortado un apéndice (2010, Daniel Ruiz). El año pasado escuchó los tres avisos en su segundo toro después de una faena inolvidable, una de las mejores de las muchas que ha dejado en Sevilla. Para Manzanares será la sexta tarde de Resurrección. En Las Ventas, Curro Díaz y José Garrido reeditarán el emocionante ‘mano a mano’ de la pasada feria de Otoño, en esta ocasión ante astados de Montealto, la misma ganadería que propició el primer éxito de López Simón en Madrid. El portal ‘Datoros.com’ pone de relieve que hace diez años que nadie sale a hombros en Las Ventas el Domingo de Resurrección. El último en lograrlo fue Alejandro Talavante en su confirmación de 2007 tras desorejar un toro de Puerto de San Lorenzo en una faena clásica en tablas repleta de emoción. Es la tercera vez que Curro Díaz torea mano a mano en Las Ventas. La primera vez fue hace casi trece años con Antón Cortés con toros de La Dehesilla y Alcurrucén y la segunda con José Garrido en la pasada feria de Otoño. En sus seis ejemplares se marchó de vacío. Para Garrido es su segunda vez. En 2016 sufrió una cornada con una dura corrida de El Puerto. Madrid y Sevilla dictarán sentencia en la primera gran batalla de una temporada que continuará el próximo domingo en La Maestranza con Diego Urdiales, ‘El Cid’ y Joselito Adame ante toros de Fuente Ymbro y que para el riojano tendrá continuidad en dos de mayo en el ‘mano a mano’ con Ureña en Las Ventas.

DOMINGO DE RESURRECCIÓN
o Sevilla. Toros de Núñez del Cuvillo para Morante de la Puebla, José María Manzanares y Roca Rey. Esta corrida se emite por Movistar Plus Toros. Inicio oficial de la temporada en Sevilla. El próximo domingo torea Urdiales en la Maestranza.
o Madrid. Toros de Montealto para Curro Díaz y José Garrido (mano a mano).
o Arles (Francia). Toros de Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, Alejandro Talavante y Thomas Joubert.  Concurso de ganaderías. Novillos de Aimé Gallon, San Sebastián, Philippe Cuillé, Oliver Fernay, Dos Hermanas y Los Galos, para Andy Jounes, Adrien Salenc y Tibo García (matinal).
o Aignan (Francia). Toros de Aimé Gallon y Camino de Santiago_ para Manuel Escribano, Iván Fandiño y Emilio de Justo. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

lunes, 10 de abril de 2017

MARAVILLOSA INTIMIDAD

Canciones que necesitaban ser cantadas, canciones que estaban en la memoria, impresas en el tiempo, luminosas, únicas, inolvidables... pero que no se merecían el silencio que había decretado el tiempo deteniéndolas en los anaqueles donde las cintas magnetofónicas duermen en sueño de los justos ante el desconcierto que a buen seguro les provocan las nuevas tecnologías, los ya desfasados ‘cedés’ o la música en ‘streaming’. Lole y Manuel en esencia misma de la pura esencia de su sentido más íntimo. Dolores Montoya, Manuel Molina y ahora su hija Alba Molina Montoya colocando las cosas en su sitio gracias a un concierto de maravillosa intimidad para poner un colofón de nácar a los conciertos del Salón de Columnas de esta inolvidable XXI edición de los Jueves Flamencos. Quizás, la de Alba ha sido la actuación más diferente de estas dos décadas de conciertos. No se escuchó el cante por siguiriyas, por soleá, por tientos, pero hubo compás de todos esos cantes, acentos de todos los estilos, ecos de todos los duelos del flamenco más gitano, el de los del bronce, que escribían los viejos revisteros. Alba Molina, mujer sanguínea y singularmente hermosa, hizo una velada distinta y convirtió en única la noche, el fragor de esos cantes de Manuel, de esa fuerza telúrica de Lole esquiva a cualquier razonamiento, distante del más mínimo conformismo. Libres como una brizna de hierbabuena, dulce como el amanecer en el Aljarafe sevillano y silencioso como el río aquel que se quedó dormido para que durmieran los gitanos nómadas en sus caravanas cuando iban de Córdoba a Sevilla. Alba Molina fue mucho más allá de una mera reivindicación familiar, cantó como los ángeles en un manojo de bellísimas canciones en las que fue coleccionando un inimitable caudal de recursos: desde el susurro más delicioso al requiebro gitano y primigenio, al grito puro del cante de los canasteros. De todo hizo pero sin abusar de nada; gotas que fue derramando en el estanque donde descansa el manantial de creatividad del para siempre inimitable e inolvidable Manuel. Cantó por Lole y por Manuel, sin ser ninguno de los dos y siendo los dos a la vez y por completo. Alba Molina, además, se trajo a Logroño a un aliado perfecto. Joselito Acedo, tocaor flamenco que dota a su sonido de una acusada modernidad y de un resabio de viejos toques. La vuelta que se dio por bulerías fue brutal, por ejemplo, gracias a uno de esos juguetillos donde se enredan la creatividad y el duende gitano, que es el duende que el jueves se apoderó de un Salón de Columnas que volvió a vibrar entusiasmado. Un ciclo magnífico de mujeres flamencas en vena, distintas todas y cada una de ella y soberbias cantaoras.

o XXI JUEVES FLAMENCOS (Alba Molina canta a Lole y Manuel). Cante: Alba Molina. Toque: Joselito Acedo. Salón de Columnas del Teatro Bretón (localidades agotadas). Jueves, 6 de abril de 2017.
o EsTa crónica la he publicado en Diario La Rioja

Alba Molina: "El flamenco tiene unas formas muy profundas"

Alba Molina canta a Lole y Manuel esta noche a partir de las 21 horas en el Salón de Columnas con el toque de Joselito Acedo 

Alba Molina, con la guitarra de Joselito Acedo, cierra esta noche (21 horas) los conciertos del Salón de Columnas del Teatro Bretón. La artista, que no se define como cantaora, presenta en Logroño la que asegura que es la obra «más importante de mi vida». Alba Molina canta a Lole y Manuel, canta a sus padres y a una forma musical basada en el flamenco pero que se introduce de lleno en la órbita de lo absolutamente contemporáneo por las formas tan especiales e inimitables de Lole y Manuel (recientemente fallecido) de hacer música.
-¿Se siente flamenca?
-Me siento más gitana que flamenca. Soy gitana por los cuatro costados; es una manera de vivir con la que me identifico por mis orígenes, por la inercia de mi vida y por mi forma de ser, aunque haya cosas de lo que se entiende por gitano con las que no esté de acuerdo. Ser flamenco es otra cosa y no es patrimonio solo de los gitanos. Me da mucho respeto el flamenco, el cante tiene unas formas muy profundas y yo no me veo cantando de momento en público por soleá o por siguriya... Aunque nunca se sabe por dónde va a ir la vida porque el futuro no existe.
-Viene Logroño a un ciclo de flamenco ‘jondo’. ¿Cómo espera que le reciba un público acostumbrado a la ortodoxia del cante más clásico?
-Las experiencias que he tenido están siendo maravillosas, hay como un respeto y un querer ayudarme encomiable. Me está encantando la forma en la que se me recibe en las distintas ciudades donde he llevado este disco.
-La música de sus padres marcó una época, fueron creadores de un estilo inimitable y llegaron a millones de personas. ¿Le costó mucho introducirse en esas formas y aportar su propia personalidad a estos temas?
-Es curioso, yo me he criado en un escenario, he vivido los estudios de grabación con una naturalidad absoluta desde que nací. Y quizás no he sido consciente de toda su trascendencia hasta ahora. Y me doy cuenta de lo que supusieron Lole y Manuel en España y en el mundo y que fue impresionante. Ahora lo estoy notando de una manera muy especial, muy evidente, como a flor de piel lo que le llegan a la gente estas canciones.
-¿Qué ha supuesto para usted hacer este trabajo?
-Estos temas me han acompañado toda mi vida, pero subirse a un escenario y cantarlos es algo muy distinto. Yo soy una persona que intenta manejarse con absoluta humildad. No tengo el timbre de Lole ni de Manuel, es otra forma de cantar distinta, pero a la vez estoy convencida de que hay algo genético que me hizo pensar en hacer este trabajo, que me unía a la música de Lole y Manuel. He buscado hacer mía cada una de las canciones.
-Son tan especiales que era imposible que crearan una escuela...
-Es cierto, es algo que nació con ellos y que ha quedado para siempre en su vida. Por eso creo que si alguien lo tenía que hacer era yo.
-Su padre Manuel, fallecido hace apenas dos años, ha sido uno de los músicos más peculiares de la música popular.
-Era un hombre fascinante en todos los sentidos. Su forma de crear, su estilo, la manera en la que hacía sus cantes de forma tan peculiar, cómo le brotaba la inspiración, se fijaba en cualquier detalle y a partir de ahí le surgía la música por todos los costados. 
-Una de sus palabras era la libertad. Cuando la pronunciaba aparecía con otro metal, con un diapasón diferente.
-Es cierto, siempre me ha obsesionado  cómo vivía esa sensación de hacer lo que a uno le parezca bien sin hacer nada a nadie. Para él en la palabra libertad se acurrucaban otras definiciones como respeto, honestidad, pureza... Es un tema que me interesa mucho. Hacer las cosas porque las queremos hacer, vivir este momento exacto sin tener que estar siempre haciendo cada cosa para conseguir un premio. Intento inculcar a mis hijos esos valores de libertad que tanto le gustaban a Manuel.
-¿Cómo va a desarrollar el concierto?
-Serán los temas del disco y otras canciones que no llegamos a publicar pero que están en ese mismo aire que todo el resto de la obra.
-¿Fueron Lole y Manuel unos pioneros?
-Crearon un estilo tan complejo como sencillo. No necesitaban nada más que una guitarra y almas. Pero con esa sencillez llegaron a una complejidad asombrosa. Estamos hablando de algo que sucedió a principios de los setenta y que lo escuchas ahora mismo y es totalmente nuevo. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja.

viernes, 7 de abril de 2017

«Contamos el toreo con pasión»

Regresa Sol y Sombra, el espacio taurino dirigido por Pablo García-Mancha inicia hoy su temporada a partir de las 23,30 horas en TVR

CLICK AQUÍ PARA VERLO ONLINE

Un año más regresa ‘Sol y Sombra’ a las pantallas de TVR (23,30 horas - Redifusión domingo a las 15,00 h.) de la mano de Pablo García-Mancha, periodista y crítico taurino de Diario LA RIOJA. El programa tendrá carácter semana y viene repleto de novedades: «Es un año muy importante para la tauromaquia y creo que tenemos que estar a la altura de las expectativas?», explica.
-¿Cómo definiría ‘Sol y Sombra’?
-Es un programa que basa su esencia en la pasión que sentimos hacia la tauromaquia. Creo que esa es la principal clave: contamos los toros como un acontecimiento artístico en el que suceden cosas asombrosas. Donde se pone en riesgo la vida, donde la muerte es real, donde no valen medias tintas. Esto no significa que huyamos del análisis, todo lo contrario, pero ponemos en una balanza todo y lo que nos queda es la emoción.
-¿La base del programa son las imágenes?
-Son vitales. Son la historia a través de la cuál fluye el mensaje. El programa de esta noche, primero de la temporada, lo vamos a abrir con una conmoción que se vivió en Madrid el domingo. Un novillero prácticamente desconocido en la segunda tarde de la temporada en Las Ventas se encontró con un magnífico utrero de ‘La Quinta’ y toreó con el alma. Los 10.000 espectadores que tuvieron la suerte de estar en la plaza se quedaron atónitos con la forma de torear de Ángel Sánchez, con la manera tan auténtica y desprovista de artificios con la que lanceó superando al viento. Los olés fueron increíbles....
-¿Cómo se cuenta el toreo?
-Es lo más difícil del mundo cuando se llega a esa belleza de la que le hablaba. Pero me obsesiona buscar las claves técnicas de cada faena. El toro es como una partitura cambiante y sobre la que no se puede ensayar. El torero tiene que interpetar los mesajes que va emitiendo el toro. Es como ir descifrando un acertijo en cada momento: la distancia, los terrenos, la forma en la que presentar la muleta.
-¿Se presenta la temporada con novedades?
-En Arnedo se vivió una gran Feria de San José, con mucha gente en los tendidos y una buena corrida de Victorino Martín que no decepcionó. Valencia ha dejado patente el increíble momento que está viviendo Alejandro Talavante y la irrupción del peruano Andrés Roca Rey, que en menos de un año se ha convertido en esencial para las ferias. Está a punto de comenzar Sevilla y el primer San Isidro de Simón Casas está a la vuelta de la esquina. Creo que el año taurino tiene trazas de ser apasionante, con toreros consagradísimos como Morante, Enrique Ponce y ‘El Juli’ y una camada de jóvenes valores con muchas ganas de abrirse paso.
-¿Y Diego Urdiales?
-Hace unas semanas en Fitero ofreció una lección de toreo. Tras dejar la FIT se abrió un periodo de incertidumbre porque el año pasado fue durísimo, pero su apoderado Luis Miguel Villalpando ha sido capaz de plantear un inicio de temporada envidiable: Sevilla el domingo 23 con la corrida de Fuente Ymbro y a partir de ahí nada menos que tres tardes de Madrid: mano a mano con Ureña en la Goyesca del Dos de Mayo, la corrida de ‘El Pilar’ y a final de San Isidro la de Victorino Martín con Talavante y Ureña. La verdad es que es impresionante el calendario que tiene por delante en este inicio de temporada.
-¿Seguirá con el mismo equipo de colaboradores de las anteriores temporadas?
-Hay dos personas esenciales. Isabel Virumbrales, que aporta una frescura impresionante con sus comentarios e Isidro del Pino, que posiblemente sea uno de los mejores aficionados que conozco. Es capaz de coger su moto e irse a cualquier pueblecito de España o Francia a ver a un novillero. Además de ellos, contamos con muchos amigos aficionados y colaboradores del programa que siempre están dispuestos a compartir un buen momento de conversación con los telespectadores. Creo que se trata de informar, entretener y trasladar a la gente la pasión que sentimos por este mundo. o Este artículo se ha publicado en Diario La Rioja

miércoles, 5 de abril de 2017

Diego Urdiales actuará el 6 de mayo en Aguascalientes

El diestro riojano participará en una corrida con toros de Montecristo junto a Paco Ureña y el mexicano Juan Pablo Sánchez

Diego Urdiales regresa a México y lo hará el próximo 6 de mayo en la Feria de Aguacalientes, en el coso Monumental, el coliseo taurino más importante del país mesoamericano tras el embudo de Insurgentes de la Ciudad de México. El torero riojano, que el año pasado logró el premio a la faena más clásica de la feria capitalina y que este año ha causado baja en los carteles del Distrito Federal, regresará al coso hidrocálido el 6 de mayo ante toros de Montecristo con Paco Ureña y el mexicano Juan Pablo Sánchez como compañeros de terna. La feria de Aguascalientes presenta un total de once corridas de toros, una de ellas mixta, más dos novilladas y un espectáculo de recortadores. Además del riojano, en la feria se anuncian los españoles Morante de la Puebla, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera, Paco Ureña, Ginés Marín y Hermoso de Mendoza, además del francés Sebastián Castella y los peruanos Andrés Roca Rey y Joaquín Galdós. No faltarán los mexicanos Joselito y Luis David Adame, Diego Silveti, Armillita o Juan Pablo Sánchez, entre otros. La ganadería de 'Montecristo' está ubicada en el Estado de Hidalgo y su origen es San Mateo vía Mimiahuapan, Jaral de Peñas, Reyes Huerta, Garfias, San Martín. Es propiedad de Germán Mercado Lamm y 'El Juli' indultó uno de sus toros en México. Lidia entre seis y diez corridas l año y todo lo demás lo juega en novilladas. Esta divisa se considera como una de las mejores ganaderías mexicanas por la regularidad del juego de sus toros a lo largo de los años. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja 

martes, 4 de abril de 2017

ÁNGEL SÁNCHEZ, LA RARA FRAGILIDAD

Ángel Sánchez impresionó a Madrid el domingo pasado en la segunda novillada de la temporada de Las Ventas porque destiló el toreo. El novillo 'Pavito', de La Quinta', de aires mexicanos merced a la supina lentitud de su embestida, se resbaló por la muleta con un aire de engañosa facilidad. Cualquier tirón, cualquier violencia podía descomponer su embestida. Ángel tuvo que lidiar al toro y cuidarse de las incómodas rachas de viento para que ese airón que se metía por debajo de los vuelos no descompusiera la rara fragilidad de cada uno de los naturales. Me impresionó la forma sutil y extraordinariamente eficaz con la que manejó la ayuda para sujetar la tela en esos momentos en los que el toreo brotaba con especial dulzura. El público cayó rendido ante aquella lentitud, ante la dichosa forma de arrastrar el vuelo de la muleta en los lances finales de cada serie como si fueran una caricia en los propios belfos del toro al ruedo venteño. He visto más de cincuenta veces estos naturales insospechados de Ángel Sánchez en Las Ventas y hacía tiempo que no disfrutaba tanto del toreo.

o Coda para los creyentes. Desde la irrupción de Talavante de novillero en Las Ventas nadie había vuelto a hacer algo así.


Angel Sánchez con el novillo Pavito de La Quinta en Las Ventas from Pablo García-Mancha on Vimeo.

domingo, 2 de abril de 2017

CELIA ASPIRA A REINA


Los Jueves Flamencos continúan su camino en el calendario instalados en la excelencia. Los dos últimos conciertos entrañaban el riesgo de lo desconocido para la mayor parte de los aficionados: la veterana Antonia Contreras y la novísima Celia Romero. Y ambas actuaciones han sido magníficas y como prueba de ello no hacía falta otra cosa que ver la forma en la que los aficionados, puestos en pie, despidieron este jueves a la artista extremeña y a Paco Cortés después de algo más de una hora de entrega absoluta y de cante grande. Celia Romero es un tesoro, un portento de flamencura y pasión por el cante, un diamante increíble que con apenas veinte años lo tiene todo por decir y cantar. Posee una de esas voces cinceladas por el tiempo, una voz con acento oscuro y rancio; vieja y nueva a la vez, poderosa, con ese punto de rango salvaje que tanto conmociona en el flamenco. Pero es una voz que todavía tiene que evolucionar y matizar esos relieves que si la cantaora sigue por este camino de pureza y entrega la pueden hacer grande. Además tiene alma cantando, contenido y esa tensión que sabe poner para precipitarse con embrujo en los tanguillos o con solemnidad dramática por soleá. Es decir, que tiene tablas y que es capaz de llenar con su sola presencia todos los ángulos de un escenario en la que se la ve feliz y dichosa. Y además, Celia es inteligente y se hizo acompañar por una de las guitarras más expresivas del flamenco para los cantes. Paco Cortés está instalado en el Olimpo y tiene la grandeza y la generosidad de los grandes para estar al lado de los que empiezan y dotarles de esa sabiduría de su compás del tiempo, de su elegancia flamenca, de su maestría. Y la conjunción de ambos fue una maravilla tanto para los aficionados como para el público que rota en los conciertos y sale asombrado de estas bellísimas actuaciones. Celia comenzó con cantes de Trilla con algo nunca visto en este ciclo. Salió por detrás y fue dejando cada tercio en tres paradas por el patio a milímetros de los espectadores. El compás lo depositó en sus pisadas. Maravilla con la que conmocionó y captó la atención con el primer ‘quejío’. Y no fue el suyo un concierto liviano. En absoluto, ya que cada uno de los cantes que hizo fueron de los de máxima exigencia y de tener muchos recursos para hacer la granaína y la media tan profunda y después jugar con la esencia de esos tangos de Badajoz en los que sonsacó las entretelas de sus orígenes. Me gustó por soleá; la taranta fue conmovedora y sólo al final rebuscó en los cantes de compás rítmico, como las alegrías, las bulerías y esos tanguillos gaditanos que aprendió con Mariana Cornejo. Se despidió por fandangos, el público puesto el pie, la afición contenta y Celia y Paco hechos un brazo de mar con esa sonrisa que ofrece la felicidad de la espuma del cante, tan esquiva, pero tan plena cuando nos roza. 

 o XXI JUEVES FLAMENCOS Cante: Celia Romero. Toque: Paco Cortés. Salón del Columnas del Teatro Bretón (localidades agotadas). Jueves, 30 de marzo de 2017. Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja

sábado, 1 de abril de 2017

ES DIVERTIDO SER DE CIUDADANOS

Es divertido ser de Ciudadanos. Según cómo salga el día, los estrategas de la formación anaranjada sacan la escuadra y el cartabón y comienzan a establecer las líneas maestras de su devenir parlamentario. Obviamente, con el nublo piensan distinto que con el anticiclón de las Azores: con el cierzo barruntan ‘a’; con el solano son más partidarios de ‘b’, y cuando el ventarrón cálido sopla como lo hizo ayer, abrazan un rato las consonantes líquidas y otro las haches inspiradas o las palabras esdrújulas. Es lo que tiene estar al día, pensar sin molestar para no molestarse en pensar; intercambiar las ideas mejor que albergarlas, convenir para no discutir, dar la razón para evitar en la medida de lo posible fijar una posición. Hoy me siento Flex, mañana Pikolín. Y así todo. Ayer en el Parlamento llegaron a la cúspide de la flexibilidad. Tomás Martínez Flaño, portavoz de la causa naranja, dijo en el estrado que «somos partidarios de la libertad y comprometidos en su defensa, por eso estamos en contra de prohibir los toros». Así que acorde con su estrategia incomprensible para el resto del mundo que no sean ellos, se abstuvo, exactamente como hizo Podemos. En la toma en consideración de la ILP Animalista del año pasado, como «las tradiciones taurinas no deben censurarse o prohibirse utilizando una vía administrativa contraria a derecho», votaron a favor. Todo muy razonable y lógico en la lógica de la anaranjada formación y sus espumosos analistas políticos. Yo, que muy listo no soy, no les termino de coger el aire. Lo intento pero no puedo discernir en el sudoku de su razonamiento algo parecido a la coherencia. Quizás es que se han instalado en la posverdad y piensan que vale todo. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

jueves, 30 de marzo de 2017

Celia Romero: «Soy muy nueva y sé que el flamenco es una carrera de fondo de gran recorrido»

La ganadora más joven de la Lámpara de la Unión debuta hoy en el Salón de Columnas (21 horas) con el toque de Paco Cortés

Celia Romero lleva el cante en la sangre: «Vivo el flamenco las veinticuatro horas del día», asegura una artista asombrosamente precoz que ganó la Lámpara Minera con la insultante edad de 16 años en 2011 y que continúa con paso firme su carrera por el flamenco sin ninguna prisa pero sin pausa: «Actuar en la Gira del Norte es un compromiso maravilloso y tengo muchas ganas de debutar en Logroño; vengo con Paco Cortés a la guitarra y lo que puedo asegurar es que voy a dar lo mejor de mí misma en el escenario».
-¿Cómo se puede explicar que una cantaora de 16 años gane un premio tan exigente como la Lámpara Minera?
-Bueno, llevaba mucho tiempo preparándolo porque canto desde que tenía siete años. Lo preparé muy a fondo, ésa es la verdad y fue la primera persona que lo ganó siendo menor de edad.
-Pero los cantes de Levante y de las minas son extremadamente complejos...
-En el flamenco hay que estudiar, escuchar, estar muy atenta siempre a todos los detalles. Desde pequeña escuchaba y me quedaba con las cosas. Mi padre toca la guitarra y es profesor y quizás esa vertiente didáctica suya me ayudó mucho.
-Fue la primera persona menor de 18 años en ganar el premio. ¿Le dio vértigo?
-Un poco sí, fue emocionante y me ha servido de mucho en mi carrera.
-Sin embargo, ha cuidado mucho su trayectoria...
-El flamenco es una carrera de fondo muy largo. Yo tenía claras varias cosas, una de ellas es que me quería dedicar profesionalmente al cante pero que también me tenía que formar en otros aspectos. Estoy terminando el Grado de Educación Infantil y luego ya veremos.
-Este año el ciclo se ha dedicado a la mujer en el cante. ¿Se canta distinto al ser mujer?
-Como sucede en todos los ámbitos de la vida, y el flamenco es uno de ellos, la preponderancia del hombre por encima de la mujer ha sido evidente. Pero todo eso ha cambiado radicalmente. Ha habido cantaoras extraordinarias y hay en este momento un manojo de ellas deslumbrante. Se canta distinto porque nuestra expresión es diferente. Yo nunca me fijo en un flamenco si es hombre o mujer, lo que busco es que sea capaz de trasladarme una emoción.
-Siempre menciona a ‘La Paquera’ como una de las cumbres del cante. ¿Qué es lo que más le emociona de ella?
-Era impresionante la fuerza y la personalidad tan poderosa que tenía sobre el escenario. Su empaque, su empuje, era un auténtico torrente. La verdad es que lo tenía todo.
-También admira a Carmen Linares...
-Es una cantaora soberbia, una mujer que ha hecho grandísimas cosas por el flamenco y que en su carrera ha rescatado cantes casi perdidos. El flamenco le debe mucho a una de las cantaoras más de las últimas décadas.
-¿Cómo se define?
-Es algo que me cuesta mucho hacer. Busco el cante clásico; eso sí. Luego está el público y los críticos para adjetivar y valorar lo que hago sobre el escenario.
-¿Escucha otras músicas más allá del flamenco?
-Claro, hay dos artistas que me gustan mucho: Alejandro Sanz y Manolo García.
-Ha hecho cosas con Dulce Pontes e incluso versiones de Manolo Tena... ¿Le enriquecen como flamenca?
-Desde luego, se establece un diálogo con otras músicas y eso es bueno porque te dan una visión de los diferentes registros musicales que existen.
-¿Y cómo canta? ¿aparece el acento de su flamenco?
-Quieras o no sale a relucir tu forma de concebir la música, tus tonos; hay ribetes flamencos pero no es flamenco. El cante es único.
-¿En qué artistas flamencos estudia el cante?
-Muchos, desde Antonio Mairena a Caracol y también los extremeños como Guadiana, Ramón ‘El Portugués’, La Marelu, Caíta o el Indio Gitano... Siempre se aprende de todo el mundo. Yo me considero una artista en formación y siento que es esencial la humildad y las ganas de aprender.

-Viene con Paco Cortés, un tocaor de cabecera de flamencos como Enrique Morente o Carmen Linares. ¿Esa maestría se nota?

-Es un extraordinario guitarrista con una experiencia increíble. Estar a su lado en el escenario es un verdadero seguro y me ofrece una confianza tremenda a la hora de interpretar cada uno de los cantes de mi repertorio.

Paco Cortés, uno de los grandes del toque para cantar. 
El tocaor granadino Paco Cortés es uno de los grandes de la guitarra de acompañamiento. Se presentó en los Jueves Flamencos en 2002 con Carmen Linares y ha venido después con Talegón de Córdoba (2003), Rocío Segura (2004), María Toledo (2005), Chano Lobato (2007), Luis ‘El Polaco’ (2008) y con el ‘Nene de Santa Fé’ el año pasado; además de ‘Guitarras de Graná’, con Miguel Ochando y su hermano Miguel Ángel en un inolvidable trío de guitarras. Paco Cortés nació en Granada en el año de 1957,   comenzó su carrera siendo todavía un niño, formándose a la par que trabajando en las zambras del Sacromonte granadino, barrio en el que nació bebiendo las fuentes del flamenco en el propio ámbito familiar. A los catorce años de edad comenzó a trabajar en giras internacionales, acompañando para bailar a Mario Maya. Ha grabado con Morente o Carmen Linares, dos de los principales flamencos con los que ha trabajado a lo largo de su dilatada carrera profesional. En Logroño ha dejado veladas para la memoria y se trata de uno de los guitarristas que mejor domina todas las técnicas, además de su gran sensibilidad didáctica. o Esta entrevista la he publicado en Diario La Rioja

lunes, 20 de marzo de 2017

Fernando Plaza consigue el Zapato de Plata

Foto: Sonia Tercero
El diestro de Madrid logró la única oreja de la final ante una astifina novillada de Daniel Ramos y el buen nivel de sus compañeros

Fernando Plaza logró ayer la actuación más completa de los tres finalistas del Zapato de Plata y se llevó merecidamente el premio por una actuación muy seria y torera ante el único eral de la exigente, astifina y muy seria novillada de Daniel Ramos, que rompió a embestir por abajo con clase, ritmo y entrega. Y eso que el astado, en similar línea que sus hermanos, cabeceó tanto en el capote como en banderillas, pero el joven madrileño se percató de la codicia del eral por el pitón izquierdo y logró acoplarse muy pronto a una embestida que se hacía más dulce cuanto más sutileza aplicaba el coletudo a los engaños. El novillo, curiosamente, era muy distinto por el otro pitón, por eso Plaza se fajó con la zocata en una faena que sustentó su arquitectura en el temple, la búsqueda de la ligazón y algo que marcó diferencias toda la corrida, la reunión que imprimió a su toreo. Se pasó una y otra vez muy cerca al astado y fraguó los tiempos de la faena con solemnidad pero sin afectación. Actuación cuajada, abrochada con bernadinas de riesgo y la mejor estocada de una tarde de muy deficientes espadazos. La oreja era sinónimo del Zapato de Plata, pero más allá del premio quedó la rúbrica de un novillero con muchas posibilidades, con personalidad y valor. En su primer eral estuvo muy serio con un animal que se venía recto y con poder pero que se desinfló demasiado pronto.

Los compañeros de terna a buen nivel
Aarón Rodríguez y Jaime Casas también cuajaron una tarde importante. El primero de ellos rozó la oreja en sus dos toros pero su calamitoso manejo de los aceros dejó su esportón vacío. Con el primer novillo, un animal muy manejable, hizo una faena muy asentada y torera, limpia, ligada y con buen aire por ambas manos. Toreó Aarón muy relajado y con extrema facilidad, tanto que el público arnedano le devolvió las tandas con demasiada indiferencia. Tiene un corte magnífico pero tiró todo por el suelo con la espada. El quinto fue el novillo más manso. Embestía a oleadas y arrollando a cuantos engaños se le ponían por delante. Salió decidido Aarón y dibujó una faena de entrega bajo la fenomenal pitada que se llevó el presidente por no dar permiso para que el director de la banda atacara el pasodoble. El público coreó la faena en plan guasa a pesar de lo poco consistente de una actuación mediatizada por la mansedumbre del eral. Aarón volvió a marrar con la tizona y todo quedó en una generosa vuelta al ruedo.
Jaime Casas se presentó con un arriesgado farol de rodillas al tercero. Torero espigado y seco, también destacó al natural manejando con inteligencia  las distancias y los terrenos. El novillo no humilló apenas y a base de colocación logró muletazos con calado. El astado que cerró plaza sacó motor pero poca entrega. Casas quizás se aceleró un punto y logró lo mejor de su obra por el pitón derecho, aunque se le amontonaban los muletazos y la faena no terminó nunca de tomar el vuelo que el torero y el público esperaban.

o Feria de San José. Plaza de toros de Arnedo. Domingo, 19 de marzo de 2017. Segunda de feria. Final del Zapato de Plata. Algo menos de media entrada. Novillada sin picadores. Erales de Daniel Ramos, serios, astifinos y de juego manejable, aunque sólo humilló el quinto. Aarón Rodríguez, de verde hoja y oro: saludos y vuelta al ruedo. Fernando Plaza, de verde manzana y oro: silencio tras aviso y oreja. Jaime Casas, de azul noche y oro: silencio y vuelta al ruedo tras aviso. Fernando Plaza fue proclamado ganador del XVI Zapato de Plata. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)