martes, 17 de febrero de 2015

José Tomás volverá en Aguascalientes

«Es algo que me hace mucha ilusión, estoy muy feliz», ha dicho el diestro de Galapagar, que reaparecerá el dos de mayo

«Es algo que me hace mucha ilusión, estoy muy feliz». Éstas son las únicas palabras públicas de José Tomás tras hacerse pública su contratación para Aguascalientes (México) el próximo dos de mayo, cuando se cumplirán prácticamente cinco años del gravísimo percance que a punto estuvo de costarle la vida en esta misma plaza. Aquella tarde, el toro ‘Navegante’, de José Garfias, le hirió de extrema gravedad en el muslo izquierdo y se vivieron momentos de gran dramatismo hasta que el diestro de Galapagar fue estabilizado y pudo recuperarse. La esperada noticia de su regreso trascendió la tarde del viernes a través de un escueto comunicado emitido por la empresa que dirige el coso hidrocálido y que rezaba de la siguiente forma: ‘Espectáculos Taurinos de México S.A. confirma oficialmente que el maestro José Tomás hará el pasillo la plaza de toros Monumental de Aguascalientes el día 2 de mayo de 2015 dentro del ciclo taurino de la próxima Feria de San Marcos, la cual se desarrollará del 17 de abril al 10 de mayo’.
No ha trascendido nada más, ni los compañeros de terna ni los toros a los que se enfrentará el diestro de Galapagar, que a finales del año pasado designó un nuevo apoderado para América y que mantiene su equipo para España y Francia tras prescindir de Salvador Boix, el músico catalán con el que permaneció desde su reaparición en 2007 en Barcelona.  El comunicado de ETMSA finaliza con un este lacónico párrafo: ‘Próximamente se informará de la ganadería escogida para dicho acontecimiento y los espadas que acompañarán a José Tomás en el cartel de su esperado reencuentro con afición hidrocálida’.
Hace dos años la misma empresa negoció la contratación del torero madrileño también para la misma feria de San Marcos, sin que entonces llegara a concretarse por falta de acuerdo en el aspecto económico.

¿Toreará en Europa?
Como el mutismo en torno a su figura es absoluto, nada se sabe sobre si hará temporada en nuestro país o se limitará a las tres corridas de los últimos años. Eso sí, la ciudad a la que decida ir a torear le tocará la lotería como sucedió en 2014 en Granada, León y Málaga. El pasado mes de enero, el ganadero mexicano Julio Uribe compartió dos fotografías en su Twitter en las que se podía ver a José Tomás toreando en su finca. Sus allegados explican que torea en el campo más que nunca y que su preparación es absoluta y perfecta para poder torear en las principales plazas, pero la realidad es que desde la cornada de Aguascalientes sus apariciones de luces han sido cada vez más reducidas. Hace dos años, con la apoteosis de Nimes como colofón insuperable, sólo había toreado en Badajoz con ‘El Juli’ y en Huelva con Morante. Y es curioso, con aquellas tres corridas fue capaz de lograr los máximos premios de la temporada. Los aficionados europeos confían y le siguen esperando. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja


Faena de José Tomás en Aguascalientes (24/04/2010) from Pablo García-Mancha on Vimeo.

domingo, 15 de febrero de 2015

Pansequito o el tiempo detenido

El cante del maestro José Cortés ‘Pansequito’ tiene la virtud de transportar a los aficionados a esa esfera del tiempo detenida e inmarcesible que configura el clasicismo flamenco. Un etapa que quizás nunca haya existido nada más que en la gramática sesuda de los tratadistas pero que si fue tuvo que haber sido así, con ese punto de irrealidad que irradia este gitano del Puerto al cantar por tarantas o deshacerse en el sonido de su bellísima bulería, tan crujida de sí, transida de bellezas en las aliteraciones de los ritmos, en los juguetillos de la voz, en el aroma roto de los tercios negros unas veces o cristalinos otros, y siempre mecidos por un compás tan desnudo de artificios, tan preciso, que uno por momentos se sentía allí, en ‘Los Canasteros’, con Manolo Caracol al fondo mirando de reojo esa manera que tiene Manuel Valencia, de Jerez de la Frontera, de tocar la guitarra con el pulso de todas las generaciones que le han precedido. Y es que se atrevió con ‘Gloria al niño Ricardo’, ni más ni menos, una de las grandes composiciones de Paco de Lucía. Un solo para recordar, un solo para evadirse de la monotonía, para soñar el flamenco en esa ambigüedad tan suya que es capaz de trasladarse de la mayor de las catástrofes del alma al nihilismo absoluto de cantes como el de los cañaverales, que cuantos más cortaba, más le quedaban por desbrozar. Comenzó ‘Panseco’ por alegrías, y en este punto conviene agradecer al maestro la largura de cada uno de los palos: no eran afluentes cortos, eran ríos como el Nilo, en los que se podía disfrutar de las diferencias de cada cante, de los distintos territorios del flamenco. Las alegrías de ‘Pansequito’ no tienen sal, pues traen torturas del alma dichas así, con esa flamencura del cante hacia los adentros, para sin aparente esfuerzo dibujar en el aire melismas de retorcida belleza. Noche plena de cante, de las que se dicen para cabales: redonda en los ecos, contenida en el tiempo, paseada por distintas estaciones de este arte, y rematadas con unos fandangos ausentes de apoyo microfónico en los que el maestro lanceó por verónicas el aire para ahuyentar esos virus invernales que parecen confabularse con el frío de la Bética para desconcertar una garganta que es pura armonía, pura memoria de un tiempo que estuvo aquí aunque nunca hubiese existido.

o XIX JUEVES FLAMENCOS. Cante: José Cortés ‘Pansequito’ Guitarra: Manuel Valencia Jueves, 12 de febrero de 2015. o Esta crítica la he publicado en Diario La Rioja.

Diego Urdiales: «El toreo tiene que romper con los tópicos y dar una respuesta a los retos actuales»

Diego Urdiales vuelve hoy a los ruedos en Medellín (Colombia) y el lunes actuará en Ambato (Ecuador) en sus dos primeras tardes del año

Diego Urdiales vuelve a los ruedos la madrugada de hoy en el coso ‘La Macarena’ de la ciudad colombiana de Medellín. El torero riojano se ha convertido en uno de los diestros más esperados de la temporada y antes de comenzar en España (parece que finalmente entrará en Valencia y Sevilla) tiene dos tardes en América, puesto que el lunes regresa a Ambato (Ecuador) donde ya triunfó en 2010. Las sensaciones del riojano son muy positivas: «He disfrutado mucho este invierno, he tenido la oportunidad de prepararme a fondo en el campo y de compartir cosas muy hermosas con aficionados de Estados Unidos, Francia y especialmente en Barcelona, donde viví momentos muy emocionantes y de reconocimiento absoluto».
-Nunca había existido una expectación alrededor de su figura como está sucediendo este año. ¿Se lo esperaba?
-La verdad es que es impresionante porque la temporada pasada, a pesar de no torear mucho, fue la confirmación de esa forma de torear que yo siento y, a la vez, comprobar y sentir en primera persona la forma en la que llegaba a los aficionados y la hacían suya. En Madrid fueron tres tardes llenas de cosas muy auténticas y que se desataron con toda su intensidad en la Feria de Otoño. Pero claro, también Francia, donde he logrado identificarme de una manera absoluta con su afición.
-Le han dado el premio como triunfador en Francia con solo tres corridas...
-Sí, y me llena de orgullo puesto que cada tarde me la he ganado a pulso en todos los sentidos.
-¿Por qué le cuesta tanto entrar en los carteles?
-El sistema está muy cerrado en sí mismo. Yo voy por libre, sin empresas por detrás y todos los toreros que están en esta tesitura saben que es lo más difícil. Mi apoderado Luis Miguel Villalpando trabaja por mí con total lealtad, es mi amigo, mi persona de confianza máxima y eso no lo cambio por nada.
-¿Deberían abrir las figuras los carteles?
-Siempre ha sido así en la historia del toreo; es una responsabilidad de todos los estamentos del toreo, de las propias figuras y de las empresas.
-¿Por qué no se hace?
-Francamente, no lo sé. El año pasado entré en Zaragoza con Enrique Ponce y Alejandro Talavante y la plaza estaba llena, con autobuses de aficionados que llegaron desde Madrid. Ahí está el ejemplo más claro.
-El toreo vive momentos muy complejos. ¿Cree que hay solución?
-Desde luego, pero para ello tenemos que cambiar muchas cosas desde dentro. Unirnos, ser capaces de mantener un rumbo consensuado dejando intereses particulares a un lado. Eso es fundamental. El toreo tiene una fuerza artística tremenda, pero no puede estar encorsetado, hay que salir de los tópicos ya, tener capacidad de respuesta a los retos que se plantean desde fuera desde todos los puntos de vista: jurídicos, empresariales y culturales. El modelo de Francia es un ejemplo de defensa y promoción sin complejos, con autenticidad y con profesionales que lo están haciendo muy bien.
-Usted tiene su propia aula.
-Es una de las iniciativas que más me enorgullecen porque es una escuela de valores humanos, de esfuerzo, de amor al toro, de comprensión intelectual del hecho taurino. Estoy feliz con ella y con todos los chavales que se han apuntado porque me hacen sentir que esto está muy vivo.
-¿Se ve en Madrid en la corrida de Beneficencia?
-Uf, eso está todavía muy lejos. Siempre pienso en el día a día; ahora tengo dos tardes en Medellín y Ambato y estoy totalmente concentrado con estas corridas. América me motiva mucho, he tenido experiencias muy buenas en Bogotá, Chota y otras plazas y siempre he encontrado un calor muy especial de un público que siente el toreo de una manera increíble. Me gustaría que muchos aficionados de España vieran la fuerza y la pasión por el toreo que hay en América o en Francia.
-‘El Juli’ acaba de alabar su concepto públicamente. ¿Qué le parece?
-Le estoy muy agradecido porque es una gran figura, igual que lo que dijo Talavante o las palabras de Curro Romero. Que hablen así los profesionales es muy emocionante.
-¿Cómo espera la corrida de hoy?
-Triunfé hace tres años con los toros de Santa Bárbara en Bogotá. Es una buena ganadería. Estoy con muchas ganas de hacer disfrutar mucho a los aficionados de Colombia y Ecuador. o Esta entrevista le he publicado en Diario La Rioja.

jueves, 12 de febrero de 2015

Pansequito: «El cante bueno como el toreo hondo hay que sentirlo en el alma»

José Cortés ‘Pansequito’ acercará esta noche (21,30 h.) el flamenco más clásico y auténtico al Salón del Columnas del Teatro Bretón

«El cante bueno como el toreo hondo hay que sentirlo en el alma». Así se expresa José Cortés Jiménez, ‘Pansequito’ (La Línea de la Concepción, Cádiz, 1946), que actúa esta noche en los Jueves Flamencos del Salón de Columnas con el tocaor jerezano Manuel Valencia. ‘Pansequito’ es uno de los cantaores de referencia, una voz iniciática, purísima, intemporal, adornada de ese metal de la sangre tan indescriptiblemente gitano, tan alejado en ocasiones del tiempo y diametralmente opuesto a cualquier moda.
-¿Da la sensación de que su voz flota en el espacio?
-Bueno, han dicho cosas muy hermosas de mi cante, pero a mí lo que me gusta es que me escuchen con respeto, que traten de entenderme, que los aficionados se dejen rozar por lo que uno hace desde el escenario. El flamenco y su sentimiento es algo muy íntimo, muy personal.
-¿Y es capaz de notar ese respeto desde que sale al escenario?
-Desde luego, pero no es sólo por la primera ovación que te pegan en seco, es por algo que respiras en el ambiente que es difícil explicar pero que lo sientes en la piel al segundo.
-Ha venido en varias ocasiones a Logroño. ¿Ha notado en nuestra afición dicho pálpito?
-Desde luego, en Logroño hay un gran respeto por el cante bueno, por la profundidad del flamenco. La prueba es que este ciclo lleva casi dos décadas y que se cuenta con artistas que representan la pureza del flamenco. Creo que este teatro es un ejemplo de amor por el arte.
-Se habla de la pureza pero usted es el único cantaor que tiene un premio a la creatividad en el Concurso Nacional de Córdoba. ¿Cómo es posible?
-Bueno yo siempre digo que soy el único que lo tiene y eso querrá decir que ha sido el único que ha creado... Pero la realidad es otra, yo fui a cantar pero no a competir a un concurso e hice las cosas que me salieron de dentro, del alma. Así que el jurado me dio el premio y siempre lo he llevado conmigo. Me gusta porque salí a mi forma, a mi aire, haciendo lo que sentía.
-¿Y se puede crear en el flamenco?
-Desde luego, pero es muy difícil. Ahí está la figura de Caracol, la creación es patrimonio de los grandes artitas, de esos que están tocados por la varita.
-Siempre ha admirado mucho a Caracol...
-Era un artista impresionante en todo lo que hacía: cantando, paseando por el escenario, hablando. Tenía una personalidad inigualable, un sentido del arte único.
-¿Es el cantaor que más le ha influido?
-Más que influirme me ha inspirado. Yo nunca canto cosas de Caracol, pero su eco está dentro de mi. Él me llevó a ‘Los Canasteros’ de Madrid para inaugurar su legendario tablao. Y lo más increíble de todo es que no me concocía. Le hablaron de mí, le dijeron que había un rubito en el Puerto que cantaba muy bien. Le gusté porque cantaba bien.
-¿Qué es cantar bien?
-Cantar flamenco, tener compás, inspiración, modularte por los adentros, sentir lo que uno hace. Cantar bien es cantar como Caracol, como la Niña de los Peines, como Talega o Juan Pavón, como Marchena o como Don Antonio Chacón. Esas voces son las cumbres del arte flamenco.
-¿Existe el cante gitano y el payo?
-Son dos concepciones diferentes. Hay un sonido especial en el cante gitano, un barroquismo, una hondura, un aire. Eso no quiere decir que los demás canten peor, es distinto. Fíjese como cantaba Marchena o Antonio Chacón, dos maestros insuperables, dos voces auténticamente legendarias.
-¿Y el compás?
-Eso está en el toreo y en el cante. Yo soy muy aficionado a los toros y en La Rioja tienen ustedes un torero repleto de compás y de arte: Diego Urdiales. Soy muy amigo de Curro Romero y hablamos de toros y me dijo que hay un muchacho del norte que tiene un sentido del temple muy especial. Y es Diego Urdiales, al que admiro mucho por su pureza.
-¿Qué tienen el flamenco y el toreo en común?
-Muchas cosas, hasta el silencio interior. Recuerdo una vez en Sevilla cómo le tocaron la música a Curro Romero con el capote por esa forma suya tan personal de sentir las cosas con las muñecas. Hay un compás silencioso, que se siente hacia adentro que lo sacan los toreros en la plaza y los cantaores en el escenario. Hay que vivirlo para sentirlo. El cante bueno como el toreo hondo hay que sentirlo en el alma
-Su cante por soleá y por siguiriya ha sido glosado por los grandes de la crítica... ¿Son sus predilectos?
-Los que más me gustan son los que se cantan bien. Claro que me gusta delizarme por siguiriya o por soleá, son los pilares del cante, pero es mucho más difícil cantar por bulerías. Y no sólo cantar, sino tocar y bailar. Ahí se ve la grandeza de un cantaor.
-Pues casi todo el mundo piensa lo contrario.
-Cantar bien de verdad por bulerías es muy difícil por el compás que tiene, por el ritmo. Cuando se canta grande por bulerías se es capaz de hacerlo bien por otros palos. Al menos es lo que siento yo al escuchar los cantes.

«Manuel Valencia puede ser uno de los grandes» 
Pansequito viene esta noche a Logroño con el toque de Manuel Valencia, un joven guitarrista de Jerez del que habla maravillas: «Es muy joven, pero tiene rasgos, talento y actitudes para convertirse en uno de los grandes de la guitarra flamenca», asegura. Y la afición de Logroño lo sabe puesto que ha venido en varias ocasiones a nuestra ciudad con cantaores de la talla de Jesús Méndez o Tomasa Guerrero ‘La Macanita’, entre otros. Manuel nació en la Barriada de la Asunción de Jerez de la Frontera en 1984 y creció con una guitarra bajo el brazo bajo la atenta mirada de su tío Fernando Terremoto, que además de ser un cantaor excepcional fue un gran aficionado y conocedor del toque. También se ha formado al lado de Gerardo Núñez. Se puede decir que su carrera no ha hecho nada más que comenzar pero ya acumula una experiencia a tener en cuenta fuera y dentro de nuestras fronteras. Además, el jerezano ha experimentado también en otras vertientes, como el acompañamiento para bailar. Ha tenido la oportunidad de tocar al lado de guitarristas como el propio Gerardo Núñez o ‘Moraíto’ y en su guitarra destaca la firma de Paco de Lucía, del que reconoce que es uno de los grandes referentes de su carrera. o Esta entrevista la he publicado en Diario La Rioja

lunes, 9 de febrero de 2015

‘El Cid’ y las incongruencias

El diestro de Salteras anuncia a bombo y platillo que quiere seis toros de Victorino en San Isidro

Manuel Jesús ‘El Cid’ ofreció el jueves una rueda de prensa en la Maestranza de Sevilla para anunciar que como cumple quince años de alternativa desea hacer cosas especiales: «Voy a lidiar varias corridas de Victorino Martín en plazas de primera categoría, pero hay algo que me ilusiona por encima de todo, que es matar seis toros de Victorino en solitario en Madrid. El año pasado ya quise hacerlo y no fue posible. Espero que este año se cumpla este deseo personal que sería un broche perfecto a mi relación con la plaza madrileña y con esta ganadería». El anuncio fue muy bien recibido por Victorino Martín, que no tuvo empacho en reconocer la idoneidad de la gesta propuesta por el torero de Salteras: «Yo ya sabía que tenía ganas de hacerlo desde Bilbao en 2007. Si él tiene ganas, adelante. Si hay alguien capacitado para hacerlo, ése es ‘El Cid’, ya que se trata de un especialista de la casa». Obviamente, la empresa de Las Ventas no ha dicho nada el respecto, pero parece que la encerrona de ‘El Cid’ con los toros de la A coronada será uno de los carteles de San Isidro. Al tiempo.

Otras historias
Sin embargo, tras este anuncio del diestro sevillano se dan cita otras historias que tienen que ver con la forma en la que éste ha manejado su carrera en las últimas temporadas, años en los que ha llegado a torear cuatro tardes en Sevilla y hasta tres en Madrid, habiendo desaprovechado una cantidad de toros de triunfo inaudita y participando en un gran número de carteles de la más mínima exigencia. Además, y lo peor de todo, es que ha entrado descaradamente en el cambalache de los intercambios con otras empresas por parte de sus apoderados, muy cercanos ambos a los responsables de Sevilla.

La decadencia de El Cid
Da la sensación de que la decadencia de ‘El Cid’ es tan profunda que se agarra ahora a una extremadamente dificultosa gesta con los victorinos en Madrid después de haber tenido un gran número de toros de inmensa calidad y no haber estado a la altura en infinidad de faenas, por mucho que una parte de la prensa lo haya protegido hasta límites insospechados.  Seis toros para un torero en tiempos en los que otros compañeros como Alberto Aguilar, Fernando Robleño, Javier Castaño, Luis Bolívar suspiran por esa tarde en Las Ventas con todo merecimiento se antoja mucho más una estrategia de supervivencia personal que una cuestión de méritos actuales. Hace dos años fue Alejandro Talavante quien se las vio en solitario en Madrid con seis ‘grises’ y el fracaso no pudo ser más rotundo: «Lo que no quiero que se vuelva a repetir son experimentos con toreros que no son especialistas con nuestros toros», ha dicho Victorino con demasiada distancia en el tiempo, ya que en su momento recibió con alborozo la decisión de Talavante e incluso organizaron ambos un tentadero propagandístico en la Tiesas con la prensa invitada para ver al extremeño ante varias ‘victorinas’.

¿Y Sevilla?
En Sevilla, además, ‘El Cid’ quiere dos o tres corridas «porque he salido cuatro veces por la Puerta del Príncipe, sólo superado por los maestros Curro Romero y ‘Espartaco’. De hecho, entre las cosas que más me gustarían está la de salir por quinta vez para poder unir mi nombre al de estos dos mitos del toreo sevillano», ha dicho. Y, además, ha pedido que una de esas corridas sea con toros de Victorino. ¿Permitirán que debute Diego Urdiales con los de la A coronada en el Baratillo? Porque hay escándalos impresentables en el toreo y éste es uno de ellos, de los más inexplicables y que sólo se puede comprender para defender su propio terreno, aunque lo negará siempre, como en tantas ocasiones ha negado ante los micrófonos su infinita suerte en los emparejamientos.
o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

domingo, 8 de febrero de 2015

FLAMENCO PURO

Jorge Pardo tiene el flamenco en el alma, en el corazón y hasta en el torrente sanguíneo porque de lo contrario es de todo punto imposible ofrecer un concierto tan emocionante y original transportándonos con el acento de su instrumento por los caminos de una soleá o de esa «tarantita» sublime que dijo que le enseñó Camarón y con la que llegó a dibujar momentos de insondable belleza y emotividad. Y es que es alucinante cómo puede trasladar su línea melódica de la voz de un cantaor a su instrumento sin desvirtuar ni el cante ni el instrumento, sintiendo cada nota, acentuando los melismas, gustándose, doliéndose o emocionándonos desde esa forma que tuvo de comenzar con el Amor Brujo de Falla y su fuego fatuo a solas con su travesera componiendo una serie de imágenes musicales realmente originales y ensimismadas. Luego llegó Josemi Carmona y su guitarra acústica, y lo bordó con un sonido que alimentaba el alma hasta que el concierto tomó velocidad de crucero con ‘El Bandolero’ y las alegrías aquellas de la Perla de Cádiz, siempre con Camarón y su talento milenario en la cabeza. Una belleza todo el conjunto en sí: un homenaje al sonido y el compás de Paco de Lucía, a su capacidad creadora, a su fuerza sobre el escenario. Me entusiasmó con su bolero, al igual que la soleá con el saxo o la bulería del final con ese aire a ‘Jazzpaña’ o a los encuentros de Paco de Lucía con Al Di Meola, Larry Coryell y John McLaughlin en ‘Friday Night in San Francisco’, aquel disco memorable e inimitable con el que la guitarra flamenca se hizo más internacional que nunca. Grandiosa noche flamenca con una flauta travesera que tenía dentro de su garganta una filarmónica, como decían siempre del inolvidable Camarón.

o XIX JUEVES FLAMENCOS   Flauta travesera y saxo: Jorge Pardo  Guitarra flamenca: Josemi Carmona Percusión: El Bandolero Jueves, 5 de febrero de 2015.

sábado, 7 de febrero de 2015

Paco Aguado: «Vivimos los momentos más duros de los últimos cincuenta años»

El periodista Paco Aguado abrió las jornadas del Club Taurino de Alfaro: «Hay futuro, pero hay que cambiarlo casi todo»

Paco Aguado, responsable de la información taurina de la Agencia EFE, ofreció el viernes en el ciclo de conferencias del Club Taurino de Alfaro, una ponencia de un extraordinario calado en el que analizó la situación interna y externa del mundo taurino: «Estamos en un momento crítico por muchas circunstancias, tanto por la incapacidad que ha demostrado el propio sector para organizarse y defenderse como por la evidente destaurinización de la sociedad. Sin duda el toreo vive la época más grave de los últimos cincuenta años».
-No hace muchas temporadas se daban más corridas que nunca. ¿Qué cree que ha sucedido para llegar a la situación en la que nos encontramos?
-En 2007 se dio el récord histórico de festejos con más de mil corridas de toros solo en España, y el descenso hasta la actualidad ha sido superior al 60 por ciento. La verdad es que el hundimiento ha sido brutal. ¿Razones? Muchas. Aquellas vacas gordas provocaron una desmesura de todo, ganaderías, corridas, subvenciones municipales. Se dio el fenómeno del llamado ‘ladrillero’, personajes de fuera de la tauromaquia con mucho dinero que desmesuraron todo, que utilizaron la fiesta para sus intereses y que dejaron con la crisis convertido todo en un erial. Muchos ayuntamientos querían tener en sus plazas de 3.000 personas a las máximas figuras y se acabó arruinando todo. Cuando llegó la crisis económica la gente del toro vio la forma en la que aquello se desmoronó y siete años después siguen sin demostrar que no tienen ninguna capacidad de reacción. Ni tienen dinero, y lo que es peor, ideas para sacar adelante un espectáculo que tiene tantas contradicciones internas que hace que resulte tan cara montar una corrida en un pueblo como hacerlo en Madrid.
-¿Cree que no ha habido capacidad de organización?
-Ni la más mínima. Pero en todos los sentidos. Uno de los sectores taurinos que más está sufriendo la crisis es el de las novilladas, tanto con picadores como sin caballos, y es el futuro. Los gastos de Seguridad Social e IVA de estos espectáculos los hacen absolutamente inviables en la mayoría de los casos. Pues bien, no ha habido la más mínima respuesta del sector para plantear a las instituciones la necesidad de revisar todas estas cuestiones. Se da la paradoja que un veterinario de una novillada puede cobrar más que un banderillero. Pero han sido incapaces de plantear nada. Durante los años de la burbuja en las plazas de propiedad pública se licitaban los cánones de arrendamiento con unas exigencias a los empresarios casi rocambolescas. Pero como todo el mundo las quería, las mejoras de los propios empresarios hicieron que aquellos cánones se sacaran de madre mucho más todavía. Ahora, con todo al revés, los pliegos siguen siendo inaceptables por irreales. No se pueden programar corridas en Valencia a las cinco de la tarde el lunes previo al día grande de las fiestas. La forma de vivir el ocio de los españoles ha cambiado y el toreo no puede seguir instalado en modelos decimonónicos.
-Y los toreros... ¿qué responsabilidad tienen?
-Ellos son hijos de su época. Ahora estamos viviendo un momento en el que hay figuras que llevan quince años en lo alto del escalafón con los mismos honorarios que en los mejores momentos. Esto no se ha vivido nunca. Por eso torean menos y se agrupan más entre ellos para no permitir que otros diestros puedan entrar en ese privilegiado pastel de los primeros espadas. Acaban de salir los carteles de Castellón y son prácticamente los mismos que hace cinco años. Sin apenas novedades. Eso hace que el interés decaiga, que la gente vea que casi siempre son los mismos.
-¿Por qué no aparece una figura nueva con la fuerza que tuvo ‘El Juli’ en sus comienzos?
-‘El Juli’ fue quizás el último de los toreros que salió con fuerza del impulso de la televisión. Su alternativa, que se emitió desde Nimes por TVE, llegó a millones de personas. Este año, por poner un ejemplo, Miguel Ángel Perera ha salido dos veces por la puerta grande de Madrid y es un gran desconocido para la mayoría de la población.
-¿Puede ser Francia el modelo?
-En muchas cosas están demostrando que sí, en su organización interna, en el hecho de buscar una transversalidad social de la fiesta. Aquí en España parece que ser taurino es ser de derechas, cuando nunca ha sido así. El PSOE mantiene una ambigüedad tremenda y el PP, que se ha mostrado a favor de palabra, en realidad tampoco ha hecho nada real para apoyar el toreo. La fiesta es del pueblo.
-¿Hay futuro?
-Claro que sí, pero hay que cambiar todo el modelo. Son necesarias nuevas ideas y empresarios con ganas de cambiarlo todo. o Esta entrevista le he publicado en Diario La Rioja.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)