jueves, 21 de julio de 2016

Roca Rey, viaje directo al podium del toreo

El joven diestro peruano arrasa también en San Fermín y confirma que está llamado a ser máxima figura

Desde la irrupción de ‘El Juli’ no se recuerda un torero como Roca Rey que haya sido capaz de derribar las principales puertas del toreo

Dos salidas a hombros en la recién finalizada Feria del Toro de Pamplona vuelven a poner en órbita a Andrés Roca Rey, el jovencísimo torero peruano de 19 años y menos de una temporada de alternativa que causa sensación allí donde torea por su increíble valor y que camina como un cohete hacia la cúspide máxima del toreo. Y es que desde la irrupción de ‘El Juli’ en el escalafón de matadores no se recuerda un caso igual de precocidad, valor y capacidad para andar y desenvolverse frente al toro como el de este jovencísimo diestro limeño que tomó la alternativa en septiembre del año pasado en Nimes (Francia) y que esta temporada ha marcado su territorio desde el mano a mano de Valencia con Talavante, el valor derrochado en Sevilla o la Puerta Grande de Las Ventas en la tarde de los toros de Núñez del Cuvillo. Dicen los cronistas que asusta al miedo con su toreo, y es verdad. En su primera tarde de Pamplona, ante astados de Fuente Ymbro, recibió una cornada en el escroto toreando en redondo de rodillas, pasó a la enfermería, donde fue suturada la lesión, y salió para cortar dos orejas al sexto de la tarde. En su segunda comparecencia recibió dos tremebundas volteretas. Roca Rey no se miró, siguió toreando y cortó dos orejas al tercero. Después, con el sexto, un animal de juego muy incierto, volvió a demostrar que pisa el sitio prohibitivo de los elegidos, que torea siempre en un campo de minas, con olor a napalm en su taleguilla. Máximos trofeos en Pamplona, todos los premios en el esportón y sigue para él una temporada que puede ser histórica y en la que le esperan dos plazas riojanas: Alfaro y Logroño, que aunque no ha cerrado todavía sus carteles, parece que hay un sitio asegurado para un diestro que el año pasado eligió el coso de La Ribera para hacer su presentación como matador de toros en España en una tarde en la que además se subió a las barbas del mismísimo Julián López ‘El Juli’. Otras plazas en las que ha triunfado por todo lo alto han sido Olivenza, Alicante, Burgos, Badajoz, además de un bueno número de cosos mexicanos y franceses. Todo esto en menos de un año, lo que indica la capacidad de este descollante diestro. Andrés Roca Rey nació en Lima el 21 de octubre de 1996, en el seno de una familia acomodada y taurina: su madre es asesora financiera y su padre es empresario del algodón. Además, su hermano es matador de toros y su tío empresario del coso de Acho. La siguiente generación de figuras la liderará un torero andino que asombra por su valor sin límites y su absoluta capacidad. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

viernes, 15 de julio de 2016

ODIO

Cuando ETA asesinó al periodista José Luis López de Lacalle, los muros de Andoáin se llenaron de pintadas brutales jaleando la matanza de aquel hombre que había bajado de casa con su paraguas a comprar el pan. No era la primera vez que el sañudo entorno etarra alentaba el desprecio de la memoria de un muerto, pero aquella deshumanización me pareció la expresión más inequívoca del odio que había visto en mi vida. Odio descarnado, odio sin contemplaciones, odio como materia tangible de la absoluta falta de compasión, de la más mínima brizna de humanidad. Odio sin fronteras, sin excusas, sin otra cosa que no fuera odio en sí mismo; odio destilado en puro odio, odio inconcebible pero odio nacido y mecido por la vileza de aquella gente, de un entorno putrefacto y endogámico. Estos días, asomándome a twitter, he tenido el mismo escalofrío que sentí al leer las pintadas sobre José Luis López de Lacalle. Odio, bajeza moral e intelectual para escribir –mejor dicho, vomitar– toda suerte de salvajadas, insultos y aberraciones en las redes sociales hacia la memoria de Víctor Barrio o de su propia viuda, una mujer que ha demostrado una entereza sencillamente colosal. ¿Pero de dónde surge tanta vileza? Cómo es posible que en una sociedad conectada, interconectada y con todos los accesos posibles a la cultura y el conocimiento se concentre tanta rabia y las mismas toneladas de odio que aquel entorno cerrado y concentrado del más agobiante Gohierri pro-etarra guipuzcoano. Es el mismo fenómeno: la alabanza de la muerte y el desprecio al muerto, la intoxicación como arma de destrucción masiva, la estupidez congénita como referente de la basura más reaccionaria. Y no son ‘trolls’, los tipos lo firman con nombres, apellidos y ponen su carita para que quede todo bien clarito. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

martes, 12 de julio de 2016

Ni el mulo ni el ciervo

Talavante roza la puerta grande tras una buena faena al quinto, un toro de grandísma clase, y López Simón paseó una oreja 'pamplonica'

Diego Urdiales se estrella en Pamplona con un lote insoportable de Jandilla

Ni el mulo que abrió la corrida ni el ciervo colorado de Jandilla que salió en el turno de la merienda. Ni el hondo primero llamado 'Fenicio' ni el disparatado cuarto -que parecía un venado por lo aparatoso de su encornadura color caramelo- dieron la más mínima opción a Diego Urdiales de materializar algo parecido a su tauromaquia ayer en Pamplona, en la primera corrida de figuras en la que el riojano ha hecho el paseíllo en La Monumental y de la que se fue con el sabor a hiel de ese desdichado idilio que parece haber pactado con el infortunio en los lotes. De seis hubo cuatro toros para poder torear y uno de ellos realmente excepcional, el quinto, bautizado 'Decana' y que derrochó clase, humillación, ritmo y una enorme profundidad. Este toro es ya candidato al premio al cornúpeta más bravo de la feria y Alejandro Talavante (que perdió las dos orejas por la espada) demostró con su embestida el gran momento por el que atraviesa. Su faena de fue de auténtico impacto, de mucho ritmo pero en la que quizás faltó la profundidad que desparramaba el nobilísimo toro. Talavante dibujó muletazos sedosos, largos, reunidos, pero quedó, como en casi toda su temporada, una extraña sensación de ligereza. El diestro extremeño está en un nivel casi inalcanzable, anda por el ruedo con una facilidad exultante pero no cuaja a los toros, especialmente con la mano izquierda, con esa hondura y la profundidad que lo convertirían en un torero extraordinario y único. Aunque hizo cosas increíbles, como la arrucina de rodillas con la que comenzó la faena al primero: porque hay que tenerlos de amianto para colocarse en el centro del ruedo de Pamplona y esperar al torazo aquél con la muleta de rodillas por la espalda y dejarle pasar por el costado con toda la furia intacta. A mí me levantó del sillón este Talavante rampante como un león, valiente y torero como pocos y que ensaya cosas realmente inauditas.
 La pena es que Urdiales apenas pudo hacer algo más que nada. El primero se paró a las primeras de cambio; se puede decir que no lo picó, pero echó la persiana tras el brindis del riojano al cielo de Víctor Barrio. En el cuarto, el alce que salió cuando la merienda, sucedió algo parecido. No le metieron las cuerdas y se desinfló en la primera serie. Diego lo intentó baldíamente por ambos pitones ante una embestida totalmente hueca. A los dos toros los pasaportó con habilidad y la tarde se le fue con más pena que gloria. López Simón cortó una orejita fácil al tercero y a punto estuvo de cortar otra más facilona al sexto. o Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja

lunes, 11 de julio de 2016

VÍCTOR BARRIO Y UN VACÍO INFINITO

Víctor Barrio, tentando en Alfaro. Por Luis Fernández
La relación del torero con la muerte es rutinaria y lejana. Siempre está ahí, acechando, a la vuelta de una esquina que ninguno quiere doblar pero que espera en cada tarde de corrida, en cada tentadero, incluso en el lance menos comprometido. El torero asume la cornada antes, incluso, de haber recibido la primera. Se sabe de ella y a veces se anhela para conocer íntimamente si se es capaz de superarla. Sin embargo, la muerte de un torero es un tabú para los toreros, que la apartan a las alcobas más lejanas del alma porque no pensar en ella produce una analgésica inconsciencia que permite ceñirse el vestido y pasarse los cuernos de un animal de quinientos kilos lo más lentamente posible a milímetros de las espinillas. Con la muerte en Teruel de Víctor Barrio (Gragera, 1987-Teruel, 2016) el toreo vuelve a pasar su inapelable factura, la que nadie quiere que le cobren y en la que ni un solo matador quiere tener tiempo para depositar ni un segundo de su más fugaz pensamiento.

Pero cualquier torero se sabe hombre muerto y hombre vivo a la vez. Los pitones cuando taladran la piel no atienden a ninguna lógica predecible. Y los cuernos del toro 'Lorenzo' (de la ganadería aragonesa de Los Maños) rompieron la frágil aorta de Víctor Barrio guiados por ese mismo instinto con el que el propio Barrio lo lanceaba unos segundos antes al natural siendo el tipo más feliz del mundo, porque torear produce para los que son capaces de hacerlo verdaderos cataclismos en el alma. Y Víctor era uno de esos elegidos.

La muerte le sobrevino a Víctor Barrio toda ella a la vez, en un instante de irremediable espanto, y sin darse cuenta lo que le estaba pasando ya había cerrado los ojos, como si continuara sin pensar en ella ni un segundo más que como había hecho ese mismo día para ponerse la piel de torero sobre su propia piel humana.

Un día me contó mi amigo Diego Urdiales que el vestido te transmuta, no por el brillo de alamar chillón, sino por esa manera que tiene de soldarse como una ventosa al cuerpo: epidermis de seda que se entrevera a tu propio forro natural para ser uno mismo, la misma cosa que te define y te protege con la exacta fragilidad de no llevar nada encima, sólo el peso místico y ético del rito salvaje y sublime del toreo. No existe más explicación que la del arte por el arte, no hay retruécano posible a este intercambio de identidades. Dar la vida por aquello que se cree y se ama puede parecer una temeridad, pero es imposible no hacerlo cuando se ha vivido el misterio inexplicable del toreo en tus carnes, en el espacio más recóndito e indescifrable de tu alma. Te atrapa, sencillamente y paradójicamente ya eres incapaz de vivir sin él aunque sepas que tú puedas ser el siguiente en pagar la puta factura que en ocasiones se cobra el destino.

Víctor Barrio fue el triunfador de la pasada feria de Calahorra en una corrida en la que sustituyó a Saúl Jiménez Fortes, que acababa de sufrir la segunda cornada en el cuello en la misma temporada y de la que increíblemente volvió a salir vivo. Llegó Víctor a Calahorra y cortó tres orejas, las que le habían dado la oportunidad de volver esta misma temporada a la capital de La Rioja Baja en su feria de agosto, donde ya no podrá hacer el paseíllo a pesar de que muchos de sus amigos de Alfaro lo hagan por él, porque Víctor Barrio era uno de los toreros habituales de los tentaderos de 'El Piteo' en el coso de las Cigüeñas, donde muchas mañanas de invierno se enfrentaba a las singulares ‘vacotas’ de este hierro riojano para preparar su alma y su cuerpo para las durísimas tardes de corrida.

Existe un vacío sin aliento en el cartel de la próxima feria de Calahorra, un vacío infinito de mirada de torero, de alma y corazón de un diestro que siempre estará en nuestra memoria.

El torero segoviano fue el último triunfador de la feria de Calahorra, donde estaba anunciado el próximo 28 de agosto

Era un diestro habitual de los tentaderos de la ganadería de Alfaro ‘El Piteo’, ciudad en la que contaba con un buen número de amigos y partidarios

Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja / La foto es de Luis Fernández

domingo, 3 de julio de 2016

Diego Urdiales debutará en Málaga en la 'Picassiana' del 17 de agosto

Diego Urdiales va a ver cumplido uno de sus sueños puesto que el próximo 17 de agosto debutará como matador de toros en el coso de La Malagueta en plena feria y en la Corrida Picassiana, que además será televisada por las cámaras de Canal Sur. El torero de Arnedo actuará ante toros de Torrealta con Miguel Ángel Perera, Joselito Adame y Saúl Jiménez Fortes en un cartel 'monstruo' de cuatro matadores. Los diestros Miguel Ángel Perera y Morante de la Puebla son los únicos que actuarán dos tardes y el resto de figuras contratadas son Enrique Ponce, Julián López El Juli, José María Manzanares, Alejandro Talavante y Cayetano Rivera. En la parte 'torista' del abono sobresale la corrida de Partido de Resina para Fernando Robleño, Domingo López Chaves y Javier Jiménez. Además, en la corrida de rejones se las verán cara a cara Pablo Hermoso de Mendoza y Diego Ventura, en un festejo en el que también actuará Manuel Manzanares. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

Perera entra en la feria de Alfaro con Padilla y Roca Rey, y Urdiales sale del cartel

El empresario Fontecha achaca la baja del diestro riojano a su presencia en Málaga y José Cutiño, su apoderado, asegura que «no hubo acuerdo económico»

«Diego Urdiales no viene a Alfaro como consecuencia de la feria de Málaga», así explica a Diario LA RIOJA Julio Fontecha, nuevo empresario del coso de la ciudad de las Cigüeñas, el cambio de última hora del diestro riojano por Miguel Ángel Perera en el cartel presentado ayer oficialmente para la corrida de la feria del próximo 16 de agosto. «No se ha debido a un tema económico, puesto que había llegado prácticamente a un acuerdo con su apoderado José Cutiño, pero se barajó la fecha del día 16 como entrada de Urdiales en Málaga y no podíamos esperar», declaró. Sin embargo, José Cutiño, representante de Fusión Internacional de Tauromaquia (FIT), apoderado de Diego Urdiales y a su vez empresario de Málaga, no está de acuerdo con las declaraciones de Julio Fontecha, ya que asegura que «no hemos llegado a un acuerdo económico con la empresa de Alfaro y nunca habíamos cerrado la contratación de Urdiales para esta feria. Lo que sí hubo es disponibilidad para esa fecha, pero nunca se cerró el acuerdo económico», recalcó. Cuestionado como empresario de Málaga si la corrida del día 17 en la que actuará el diestro riojano había entrado en conflicto con Alfaro, Cutiño desmiente dicha afirmación de Julio Fontecha: «En ningún caso, Urdiales tiene libre la fecha del día 16 y además, se da la circunstancia de que Perera actuará con Diego en La Malagueta el día 17 de agosto». El caso es que en la corrida presentada ayer el puesto que finalmente no tiene el torero de Arnedo será ocupado por Miguel Ángel Perera, siendo así ésta la única variación del cartel publicado por Diario LA RIOJA hace unas semanas y el que aparece en la web del Ayuntamiento de Alfaro en la plica presentada por Julio Fontecha, que a la postre fue la que más puntos obtuvo en las valoraciones de la mesa de contratación. Este periódico también ha conocido que el Ayuntamiento sabía desde mediados de junio que el cartel iba a sufrir cambios con respecto al original y que el apoderado de Perera hace unos 15 días que había enviado el contrato a Julio Fontecha. o Este artículo lo he publicado en Diario LA RIOJA el sábado 2 de julio de 2016

Muere Juan Habichuela, patriarca del toque flamenco

Juan Carmona 'Habichuela' (Granada, 1933) falleció el jueves por la noche en la capital de España aunque será enterrado en su ciudad natal, donde era un flamenco legendario, patriarca y heredero de una saga de tocaores legendarios, como su abuelo 'Habichuela el Viejo' o su hermano Pepe, que hace unos días actuó con su hijo en Bodegas Muga de Haro. Juan, curiosamente, se inició como bailaor con Mario Maya, y después se presentó en Madrid danzando aunque acabó actuando ya con la guitarra en míticos escenarios como Torres Bermejas o El Duende. En Logroño actuó en varias ocasiones, con su hermano y acompañando a cantaores como Rancapino o Chano Lobato, con el que le unía un sentimiento flamenco muy especial. La última vez que estuvo en La Rioja data del año 2001, cuando actuó en el Salón de Columnas en un concierto en el que le acompañó al cante 'Guadiana'. Su toque era muy flamenco y estaba en la línea de maestros a los que admiraba, tales como Manolo de Huelva, Niño Ricardo y especialmente Sabicas, personaje por el que sentía una devoción muy especial. Juan era el padre de Juan José Carmona, 'El Camborio', y Antonio Carmona, del grupo 'Ketama'

domingo, 26 de junio de 2016

Mueve masas, corazones y dividendos

José Tomás apabulló el cielo del toreo el viernes en Alicante y generó un impacto de 8.325.000 euros 

El hecho de que el mítico torero de Galapagar haya agotado el abono de toda la feria de Alicante ha producido un movimiento económico insólito 

Según un informe de Anoet (Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos) la Feria de Hogueras tendrá un impacto económico de 8.325.000 euros en la ciudad de Alicante. Los datos hablan de un acontecimiento sin precedentes, ya que durante los seis días en los que hay programados festejos taurinos (el ciclo termina hoy) se prevé una asistencia de 65.000 espectadores, muchos de los cuales han llegado de distintos rincones del planeta al reclamo de José Tomás, que compartió cartel con los hermanos Manzanares este viernes y que cuajó una actuación clamorosa más allá de las tres orejas cortadas. Barquerito, en Colpisa, la describió de esta forma: «Cuatro tandas con la zurda por todo extraordinarias: el dibujo en semicírculo, una muñeca milagrosa, bragueta, la mano baja, muleta en vuelo raso. Toro soltado y tomado, y vuelto a soltar y a tomar. Una de cinco, otra de seis, otra más de cuatro y tres, y una penúltima casi igual. Remates distintos pero en cascada: la trincherilla cosida con un cambio de mano, o con un natural de propina y el de pecho a pies juntos, en dos tiempos, memorable. Pues, entre tanta cosecha, lo mejor estaba por llegar, y fue la coda de la faena a pies juntos, de perfil, intercalando muletazos por las dos manos, de una gracia muy particular, y al fin un desplante casi magnético, no encima sino separado José Tomás del toro. Entonces se vino abajo la plaza». Pero si es grande en el ruedo, fuera de él todo se multiplica. Según reza el informe de la patronal taurina, la masiva asistencia se debe en gran parte al llamado ‘efecto José Tomás’. El hecho de que el diestro de Galapagar se haya anunciado en el abono de Hogueras ha producido un movimiento económico insólito, que no sólo transciende al día de su actuación, sino a la feria completa, que cuenta con 10.000 abonos vendidos, algo que nunca antes había sucedido en la historia de la plaza de toros de Alicante. Para hacerse una idea de la magnitud del ‘efecto Tomás’, el informe de Anoet estima que sólo durante el 24 de junio, día de su actuación, la ciudad de Alicante habrá conseguido una inyección económica de 2.788.000 euros. La próxima corrida de José Tomás será en Huelva el cinco de agosto, y la siguiente –de momento– se celebrará el 14 agosto. Pues bien, el coso de Illumbe, que celebra cuatro festejos, está prácticamente vendido en su totalidad para las cuatro tardes. En la web de la plaza sólo se pueden comprar abonos de la filas 22 a 26 en la zona de sombra, por lo que el efecto de José Tomás se repetirá en San Sebastián en su semana grande. José Tomás decide cuándo torea y las noticias de las confirmaciones suelen llegar en el último momento. Todos los empresarios de España y Francia se lo disputan y tiene sobre su mesa una oferta de la empresa ‘Chopera’ –que lo ha contratado para San Sebastián– para venir a Logroño. Parece que puede cerrar su temporada en Nimes, plaza que compite con ‘La Ribera’. La afición riojana suspira porque cambie de idea. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

sábado, 25 de junio de 2016

Urdiales, El Fandi, Víctor Barrio, Sergio Domínguez y Sergio Galán, en los carteles de agosto de Calahorra

Por primera vez las corridas se celebran el fin de semana y para el día 31 se ha programado un festival con Jesulín y la matadora Conchi Ríos

La empresa Tauroemoción ya tiene prácticamente ultimados los carteles de la próxima feria taurina de Calahorra, que se dividirá en dos partes: dos corridas (una de rejones) el sábado y el domingo 27 y 28 de agosto, y un festival taurino en formato 'mano a mano' para el día grande de las fiestas (miércoles 31 de agosto) entre Jesulín de Ubrique y la recién alternativada torera murciana Conchi Ríos, una matadora que impresionó en su presentación como novillera en Arnedo y que después fue capaz de abrir la Puerta Grande de Las Ventas. Los festejos 'mayores' de la feria se dejan por vez primera para el fin de semana y están repletos de atractivos para los aficionados, ya que la empresa 'Tauroemoción', consciente de las dificultades que atraviesa el coso de Calahorra, ha diseñado dos carteles que tienen alicientes para poder disfrutar de ellos. La corrida del 27 cuenta con la presencia de Diego Urdiales, que vuelve a este coso después de cinco años (la última vez que hizo el paseíllo aquí fue en 2011 y salió por la puerta grande tras cortar dos orejas a un toro de Santi Domecq), David Fandila 'El Fandi' y Víctor Barrio, triunfador del año pasado, que además está apoderado por la empresa. Barrio es un torero vertical, de valor y con muchos argumentos para los aficionados. El domingo todo apunta a que habrá una corrida de rejones y en formato 'mano a mano' entre Sergio Galán y Sergio Domínguez, uno de los triunfadores de Madrid y el torero de casa que sigue en la lucha a pesar de los pocos contratos de los que últimamente disfruta. Sergio es un rejoneador con mucho que decir en el toreo y en Calahorra ha dejado tardes inolvidables. La idea de la empresa es seguir con la misma política de precios (Calahorra es una de las plazas más baratas del norte de España) y con políticas de máxima promoción de una feria que es importante en el calendario riojano y que lucha por salir de la decadencia de los últimos años. En ese sentido, tal y como ha podido saber Diario LA RIOJA, la empresa quiere organizar para el próximo día 15 de julio un acto de presentación de los carteles definitivos del ciclo en la propia plaza de toros con diferentes atractivos de cara al público. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

domingo, 19 de junio de 2016

Soliloquio con la belleza en la Costa Azul

Olivier Causse
«Necesitaba tener sensaciones buenas por mí mismo y por alguno más», dijo Urdiales en Canal Plus 

El torero de Arnedo se reencuentra con su mejor versión en Istres en una corrida en la que volvió a pechar con el lote con menos posibilidades

Tuvo la actuación de Diego Urdiales ayer en Istres algo de soliloquio, de reflexión interior y en ocasiones a solas a pesar de estar en el centro del ruedo del repleto coso de ‘El Palio’ y que la corrida fuera emitida por Canal Plus Toros. El torero de Arnedo comenzaba campaña en Francia después de un inicio de temporada extremadamente duro, sin opciones de triunfo ni en Madrid ni en Sevilla en un año del que se espera todo del maestro arnedano. Hay quien ha llegado a aventar en un medio regional que el paso de Urdiales por Las Ventas había sido «horrible»... Muchas cosas se precipitaban en la cabeza de un torero absolutamente fiel a un concepto tan destilado, que en ocasiones su severidad gestual (cada vez más acentuada) le llega a pasar factura por torear sin la menor adjetivación que no sea necesaria. Los cuchillos ‘cachicuernos’ le sobrevuelan mientras él torea. Y ayer, en esta coqueta plaza de la Costa Azul, a cincuenta kilómetros de Marsella, dejó un recado en los micrófonos de Canal Plus con muchas lecturas: «Necesitaba tener sensaciones buenas por mí mismo y por alguno más…». Y dio los mejores muletazos de la tarde al lote con menos opciones del encierro de ‘El Tajo’ y ‘La Reina’, propiedad de Joselito. Dos astados nobles, sin gas y sin apenas fondo. El toro de la corrida fue el segundo, un ejemplar soberbio al que desorejó el galo Joubert en una faena de entrega pero de poco toreo. Él mismo fue su mejor crítico: «Creo que lo puedo hacer mucho mejor. Ha sido un toro bravo y nunca se puede estar satisfecho». Urdiales demostró su calidad con el capote en un precioso quite por chicuelinas al primero y en dos verónicas al cuarto. Después, en dos faenas en las que tuvo que ayudar mucho a sus toros, se gustó con la mano derecha en varias series de ésas que él es capaz de mecer, toreando para adentro, con lentitud y una reunión tan desusada como difícil de ejecutar. Marca diferencias Urdiales en su concepto y en la mala suerte en los lotes. Es su sino y agarrado a él vive con oregullo. Tras pasaportar a su primero, declaró en la tele que había «disfrutado mucho, al toro le ha faltado fondo. El toro requería torearlo por fuera porque profundo le podías hacer las cosas muy justitas. He sentido el cariño de esta plaza». Y tras despenar al cuarto, no se anduvo con rodeos y manifestó, con media sonrisa en los labios: «El toro le ha costado romper para adelante, ha habido momentos en los que he disfrutado, necesitaba tener sensaciones buenas por mí mismo y por alguno más…». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

Diego Urdiales en Istres, por Olivier Causse

Diego Urdiales - Istres 18.06.16

martes, 14 de junio de 2016

Padilla, Urdiales y Roca Rey, en el cartel de la feria taurina de agosto de Alfaro

El Ayuntamiento firma hoy con la empresa 'Tauroejea' el contrato de la gestión del coso taurino por 25.000 euros

El Ayuntamiento de Alfaro oficializará durante la jornada de hoy que la empresa 'Tauroejea', liderada por Julio Fontecha, será la encargada de ofrecer la Feria Taurina de Agosto ya que su propuesta ha sido la mejor valorada de las cuatro que se han presentado a la licitación por 25.000 euros de la gestión de los espectáculos taurinos para las próximas fiestas. Y es que contemplando cada una de las plicas, la propuesta de Julio Fontecha supera en 19 puntos al resto de las presentadas en cuanto a la calidad de los carteles presentados, algunos tan extraños como la propuesta de 'Casa Toros', que da a elegir entre las ganaderías la de 'El Ventorrillo' o Dolores Aguirre. La propuesta de 'Tauroejea' es la de mayor calidad, con una corrida de toros para el 16 de agosto con la presencia de Juan José Padilla (triunfador de Sevilla), Diego Urdiales (triunfador de Bilbao) y el 'emergente' Andrés Roca Rey, torero peruano que tomó la alternativa el año pasado en Nimes, que se presentó como matador en España en la Feria de San Mateo de Logroño y que este mismo año ha salido por la Puerta Grande de Las Ventas. Es decir, un cartel de un nivel que hacía muchos años no se daba en Alfaro. En el capítulo ganadero hay tres nombres: Torrestrella, Alcurrucén o Valdefresno. Además, en el pliego hay una jornada de toreo popular y una exhibición de escuelas taurinas, además de un descuento del 5% en el precio de las entradas. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

domingo, 12 de junio de 2016

UN PALCO RIDÍCULO

Me resulta imposible adivinar qué cosa se le pasó al presidente de la corrida de ayer en Haro para marcarse un ‘Matías’ con ‘El Fandi’ después del indecoroso bajonazo con el que había despenado al quinto toro de la corrida. Y es que hizo un ‘Matías’ en toda regla. Miró allí, allá, acullá... Cogió el teléfono, conversó un segundo no se sabe con quién y sacó los dos pañuelos al unísono como si Fandila hubiera parado el tiempo en la fresquita tarde de ayer en el más que centenario coso jarrero. El asesor le miraba incrédulo, la veterinaria se moría de la risa, el público flipaba en colores y ‘El Fandi’ no se lo podía creer. «¡En qué manos estamos!», le gritó un aficionado. «¿De dónde ha salido este hombre?», reponía la que debía de ser su señora mientras el resto de la afición pasó de la sorpresa a la chanza y de ahí al bocata o a la rebequita, porque la tarde era fresca y la cosa no estaba para enfadarse más allá de lo justo y menos por un triunfo menor, aunque revestido de la solemnidad de dos pañuelazos como en raras y contadísimas ocasiones ha sacado el presidente de Bilbao, don Matías González, un caballero sabio que sabe que los grandes gestos son para la ocasiones gloriosas. No como ayer, en la que el presidente a lo ‘Matía’s emponzoñó con su gesto una plaza que no merece semejante incompetencia en el palco. Y como el sexto fue un gran toro y la faena de Castella parecía la de Manolete al lado de lo que había hecho Fandila, la emoción de los aficionados sólo pasaba por la respuesta del palco ante la mayoritaria petición de los máximos trofeos. La señora le dijo al que debía de ser su marido que le tenía que dar el rabo. «¡Quiá!», contestó él... El presidente volvió a sacar a la vez los dos pañuelos entre el choteo generalizado del público, la mirada ausente del asesor y la sonrisa de la veterinaria, ya curados de espanto ante semejante ridículo. Es lamentable que la autoridad sea pasto del cachondeo generalizado del personal. Más que nada porque uno puede hacer el ridículo cuando le venga en gana, pero subirse a un palco, ponerse allí sin chaqueta y tomar decisiones tan absurdas va en contra del valor de los trofeos, de la mínima seriedad de un espectáculo taurino y sólo favorece la banalización al que se quiere arrastrar el toreo contemporáneo. A mí, como si le dan una pata o el presidente baja al coche de cuadrillas a pedirle un autógrafo a ‘El Fandi’, pero que no lo haga en mi nombre o el de los miles de aficionados que se dieron cita. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

viernes, 10 de junio de 2016

Rodrigo Molina logra el Bolsín de La Rioja

Foto: Justo Rodríguez
El sevillano dejó pasajes de gran calidad y el sexto novillo de Lumbreras fue premiado por su bravura

Calor pegajoso y sahariano en el coso de Lardero para vivir el último y decisivo capítulo del Bolsín Taurino de La Rioja. Chavalería en los tendidos, buenos aficionados en los corrillos y Carlos Lumbreras, ganadero de casa, hecho un brazo de mar y con la confianza intacta depositada en sus seis preciosos pupilos, especialmente los dos ‘coloraos’ que abrían y cerraban la función. El sexto, un dije, una armonía de hechuras: cortito de remos, las manos siempre juntas, la expresión de bravura y un temple al embestir de lujo supino. Un novillo que justifica una novillada pero que no puede ocultar la codicia del primero, al que costaba un mundo despegarlo de la muleta o el son del tercero, el que propició el triunfo al sevillano Rodrigo Molina, un torero que me recordó en su armonía a aquel compás vallisoletano de Fernando y su sobrino Roberto Domínguez, con esa manera suya tan personal de ofrecer el medio pecho. El novillo tenía son y teclas, ya que embestía a varias velocidades en cada muletazo. Molina lo cuajó, en una faena de tiempos, como si fuera abriendo durante la lidia distintos escenarios. Justo triunfador de este torero sin coartadas, valiente, sincero y que busca la pureza. Se las vio con el primero, el más exigente de la corrida porque se comía literalmente los engaños y no le dudó ni un instante. Este ‘Cigarrero’ también dejó el pabellón de la vacada riojana en lo alto por su entrega total, por su codicia. Es cierto que no tuvo la calidad del sexto, pero fue un novillo capaz de medir las virtudes de cualquier torero. Juan Pedro García ‘Calerito’ le hizo a este burel un quite superior a la verónica con la particularidad de jugar los brazos con un compás dotado de una rara facilidad. Fue lo mejor de su actuación, ya que luego no se acopló con los dos atados más dificultosos, especialmente el quinto, que soltaba la cara siempre por dentro y que deslucía el final de los muletazos. Álvaro Sánchez se le vio sin demasiadas ideas con el deslucido tercero, pero en el sexto pareció transfigurarse y logró tres series de enorme calidad por el derecho. Fue volteado varias veces, pisoteado, zarandeado... Y hecho un ‘Ecce homo’ volvió a la cara del astado con la dignidad del que quiere ser, sin mirarse, sólo pendiente de sus trebejos toreros. Yo le hubiera dado la oreja, de hecho se la pedí. Y más todavía después del merecido pañuelo azul al novillo de Carlos. El chaval se había jugado la vida como un hombre y aquella entrega merecía un premio más palpable que el de la vuelta al ruedo clamorosa.

XIV BOLSÍN DE LA RIOJA
Novillos de Álvaro y Pablo Lumbreras, bien presentados y de juego desigual. Destacaron por su bravura el primero (muy codicioso) y el sexto, ‘Culebro’, premiado con la vuelta al ruedo. Rodrigo Molina: saludos y oreja. ‘Calerito’: vuelta en ambos. Álvaro Sánchez: Silencio y vuelta. Plaza de toros de Lardero. Tres cuartos de entrada en tarde muy calurosa. Al finalizar el festejo se leyó un manifiesto elaborado por todos los presidentes de los clubs taurinos de La Rioja a favor de la libertad de ir a los toros. El Trofeo al mejor subalterno de la tarde fue para el banderillero Juan Carlos Donaire. 

Adiós al torero de las suripantas

Ha muerto Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, el diestro mexicano más heterodoxo

El Brujo de Apizaco falleció a los 64 años después de ser cogido en la plaza de Ciudad Lerdo

A Rodolfo Rodríguez ‘El Pana’, panadero, sepulturero, vendedor de gelatinas, campesino, brujo y torero se le cerraron los ojos 32 días después de que el toro ‘Pan francés’ lo volteara sin miramientos en la plaza de Ciudad Lerdo, donde el viejo torero de Apizaco deambulaba en una de esas corridas sin sentido por las que tanto se prodigaba. Cayó al ruedo rebotado y del tremendo golpe se fracturó de manera irreversible la médula. Era un muerto en vida, paradoja íntima y cruel de un tipo que había bordeado la muerte y que el destino le había reservado la sorpresa más infecta. Por eso, el fatal desenlace ha sido como una liberación para un extraño ser que hablaba de sí mismo en tercera persona cuando se refería al torero: «El Pana es un ente espiritual de fe inagotable, que nace antes de las cuatro de la tarde, cuando comienza a vestirse de luces y termina su ciclo de vida, esa imagen torera, cuando se quita el traje. Ahí es cuando regresa a su dimensión terrenal, y viene la cosa humana, ésa en la que se pide perdón por los errores», decía. Nació en Apizaco (Tlaxcala) y fue panadero –de ahí lo de pana– paracaidista en las tientas, sepulturero e incluso, vendedor de golosinas. Se hizo torero para mitigar su pesadumbres: «Y mire lo que son las cosas, yo vengo de una época en la que uno quería ser matador para triunfar y comprarle una casa a su madre; ahora los chavales tienen que vender la casa de su madre para ser toreros». Y aunque logró gran fama de novillero y en las primeras temporadas como matador, pronto cayó en el ostracismo debido a sus múltiples adicciones. Eso sí, antes se tiró como espontáneo a La México para conseguir una oportunidad. En 1978 y con casi treinta años, tumbó dos orejas a un novillo y llenó el circo más grande del mundo compitiendo con César Pastor. Tras tomar la alternativa, prodigó los insultos a los toreros más importantes y sufrió el veto de las empresas. Pasó más de nueve veces por la cárcel y un día que visitaba el presidente de Francia el país azteca, se volvió a tirar de espontáneo con un cartel en el que se leía: «¡Chirac, ya párale, cabrón, con tus bombitas!». El empresario no lo contrató más. Sin embargo, el entonces rector del coso más grande del mundo, José González ‘Chiolín’, le propuso en 2007 que emprendiera una recuperación de sus adicciones y si lo conseguía le dejaría volver al ruedo de México y tener una despedida digna. Y así fue. La curiosidad se apoderó de los tendidos desde que apareció montado en calesa, fumando un puro, sujetando otro, con la coleta natural y embutido en un terno rosa y plata. Todos los noticieros se hicieron eco del triunfo y de su memorable parrafada: «Brindo por las damitas, damiselas, princesas, vagas, salinas, zurrapas, suripantas, vulpejas, las de tacón dorado y pico colorado, las putas, las buñis, pues mitigaron mi sed y saciaron mi hambre y me dieron protección y abrigo en sus pechos y en sus muslos, ’y acompañaron mi soledad. Que Dios las bendiga por haber amado tanto».

EL MÍTICO BRINDIS
Así fue: «Brindo por las damitas, damiselas, princesas, vagas, salinas, zurrapas, suripantas, vulpejas, las de tacón dorado y pico colorado, las putas, las buñis, pues mitigaron mi sed y saciaron mi hambre y me dieron protección y abrigo en sus pechos y en sus muslos, y acompañaron mi soledad. Que Dios las bendiga por haber amado tanto». En 2007 en 'La México', en el que iba a ser su último toro.

lunes, 30 de mayo de 2016

José Tomás, el ‘torostiarra’

El diestro de Galapagar vuelve a San Sebastián y dispara la expectación para su Semana Grande taurina

Actuará el próximo 14 de agosto con Hermoso de Mendoza y ‘El Juli’, ante toros de Garcigrande

José Tomás toreará el 14 de agosto en San Sebastián y se ha convertido no sólo en la gran atracción de la Semana Grande donostiarra si no en el gran revulsivo de una feria y de una plaza cerrada (desde 2012 hasta 2014) por el alcalde de Bildu y sometida a una fuerte presión antitaurina por los sectores más radicales de la política guipuzcoana. Los antitaurinos reunieron 10.000 firmas para solicitar que se celebrara una consulta y prohibir las corridas en Donosti; el alcalde del PNV se mostró a favor de las votaciones, pero el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco anuló el reglamento municipal de consultas, por lo que se han paralizado todo el proceso.
En este contexto, la empresa ‘Chopera’ logró ponerse de acuerdo con José Tomás para actuar en Illumbe y se hizo oficial su contratación el mismo día que el diestro recibía en Madrid uno de los Premios de Cultura de la Comunidad. Tomás, que donó íntegramente la cuantía del premio al Banco de Alimentos de la capital de España, reivindicó en su intervención el «innegable valor cultural» de la tauromaquia y defendió sin ambages el «derecho democrático del pueblo» a participar de «su emoción, espiritualidad y misterio». José Tomás también resaltó «el compromiso de la Comunidad en la preservación del toreo como uno de los más preciados tesoros artísticos y culturales» y reclamó a todas las administraciones públicas el «compromiso» para que faciliten el acceso de los ciudadanos a la cultura y la tauromaquia para «que podamos ser todos más libres». El diestro de Galapagar también dijo que «nadie puede tener libertad sin tener cubiertas sus necesidades básicas y es responsabilidad de todas las administraciones que estén cubiertas para que haya justicia social». José Tomás, que actuará en una corrida mixta precedido por Pablo Hermoso de Mendoza y con ‘El Juli’ ante toros de Garcigrande, regresará a San Sebastián, ciudad en la que no hace el paseíllo desde 2007, aunque había toreado en 1998 y 1999. La próxima corrida del diestro será en Alicante el 24 de junio, la expectación es máxima y ha logrado que el abono del coso supere las 10.000 localidades, lo que puede suponer que no se abran las taquillas para la venta de entradas sueltas y, únicamente, se ponga a la venta el 5% obligatorio. El empresario de Alicante ha declarado que «se han vendido abonos a Inglaterra, Alemania, México y Colombia; y desde Francia vendrán unas 40 peñas».

LA FERIA 
o Sábado, 13 de agosto. Toros de Fuente Ymbro para Diego Urdiales, Paco Ureña y Joselito Adame.
o Domingo 14. Fermín Bohórquez y Garcigrande para Pablo Hermoso de Mendoza, José Tomás y El Juli.
o Lunes 15. Zalduendo para Sebastián Castella, Alejandro Talavante y Roca Rey.
o Martes 16. Juan Pedro Domecq para Enrique Ponce, José María Manzanares y López Simón.

domingo, 29 de mayo de 2016

Urdiales actuará dos tardes en Bilbao y se las verá con Morante el 24 de agosto

El riojano lidiará las corridas de Alcurrucén y la de Jandilla en una gran Semana Grande bilbaína 

Diego Urdiales, máximo triunfador de las Corridas Generales de Bilbao del año pasado, ha logrado para la próxima feria de la capital vizcaína un espacio de privilegio, ya que tal y como se desveló ayer, actuará dos tardes: el miércoles 24 de agosto ante toros de Alcurrucén con Morante de la Puebla y Andrés Roca Rey como compañeros de terna, y el domingo 28, ante astados de Jandilla y con Iván Fandiño y David Mora en el cartel. Dos corridas de máxima expectación, especialmente la primera de ellas, con las que el torero de Arnedo se convierte en uno de los máximos pilares de un abono muy rematado en el que sólo se echa de menos la presencia de Alejandro Talavante, que quería la corrida de Garcigrande, copada finalmente por Enrique Ponce, El Juli y López Simón. La feria, que se celebrará entre el 20 y el 28 de agosto con motivo de la ‘Aste Nagusia’, repite su estructura respecto al pasado año: siete corridas de toros, una de rejones y una novillada con picadores. Sólo repiten Diego Urdiales y los llamados toreros emergentes: Roca Rey, López Simón y José Garrido, que alternarán cada uno de ellos en una corrida con figuras y además competirán en una entre los tres ante bureles de Torrestrella. La corrida de rejones la abrirá Pablo Hermoso, con Andy Cartagena y Lea Vicens, y se vuelve a echar de menos la competencia con Diego Ventura, un año más fuera de Bilbao. Enrique Ponce y El Juli irán juntos y salta de la feria Manzanares, un clásico de Bilbao que tampoco hará el paseíllo en Vista Alegre. La corrida de Victorino Martín será un mano a mano entre Manuel Escribano y Paco Ureña, triunfadores ambos en Sevilla y Madrid, respectivamente. La corrida de Fuente Ymbro será  para Sebastián Castella, Miguel Ángel Perera y José Garrido, y la del  Puerto de San Lorenzo la lidiarán Juan José Padilla, Joselito Adame y Juan del Álamo. El domingo 21 se celebrará la novillada con astados del bilbaíno José Cruz para Alejandro Marcos, Pablo Aguado y Luis David Adame. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

sábado, 28 de mayo de 2016

DEBUSSY ME HABITA

DEBUSSY ME HABITA from Pablo García-Mancha on Vimeo.

Reverie de Claude Debussy tiene el raro afán de transportarme a una especie de ínsula imaginaria que además de protegerme como una coraza, me aísla para que no me arañe la realidad, mejor dicho, las realidades inventadas que me acosan. Existen mundos paralelos que no nos tocan y por eso no les temo. Con los años me he ido dando cuenta de que me incomodan más los mundillos que el propio mundo, universos esquemáticos poblados la mayoría de las ocasiones por el típico sabio del tópico, aquellos ‘flamencólicos’ que decía Paco de Lucía porque le amargaban, tipos que sienten la peor de las nostalgias: amaron una novia a la que nunca llegaron a tocar o a un vino que jamás cataron ni catarán. Pero para esta gente no hubo ni habrá hembra más hermosa ni caldo con mejor concentración de taninos. Como decía Agustín García Calvo del mundo que yo no viva... Debussy en la ‘Serenata para Miss Dolly’ hace que los brazos del pianista rayen la inconsciencia mecánica, una especie de subyugación por el estilo abandonando casi la forma. El tiempo y el ritmo se convierten en un tortuoso camino impredecible. Entonces ya no me siento en la ínsula, desciendo a mi propio yo más arrinconado y oscuro. Me he dado cuenta sin saberlo de que cuando toco el piano de mi hermana sueno a Debussy, introduzco mis notas ágrafas en esa especie de divagación que supera cualquier mundillo amorfo (prefijos y sufijos incluidos) y me echo a reír relamiendo mi mala suerte por la angustia que siento en mi alma cuando no me entiendo, cuando no soy capaz de comprender que lo natural es lo más infrecuente. Esa realidad paralela quizás sea yo mismo buscando subterfugios para tratar de comprender que cuando más claro lo veo todo es que no soy capaz de entender nada. Exactamente al contrario de los listos que me rodean. # Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

miércoles, 25 de mayo de 2016

Mora y ‘Malagueño’, ¡mágicos!

David Mora abre la Puerta Grande en una tarde imposible para Diego Urdiales

El torero riojano hizo un esfuerzo sin recompensa con el geniudo primero y quedó inédito con el mansísimo cuarto

Malagueño y David Mora reventaron Madrid en una faena de antológica emoción. Toro y torero fusionados como un daguerrotipo para la memoria en una especie de volcán de perfiles magníficos. Reencuentro de un torero que se había dejado media vida hace dos años en este mismo ruedo con la misma vida que brotaba a raudales de un toro extraordinario de Alcurrucén, tan bravo como aquel Jabatillo del año pasado y tan hermoso como una pintura. Largo, hondo, armado y tocado de pitones para coronar una anatomía pintada en negro, bragada y chorreada en morcillo, además de un punto meano y axiblanco. El toro, premiado con una merecidísima vuelta al ruedo, fue bravo en varas y aguantó un tercio de quites en los medios de Roca Rey y Mora, que brindó la faena a Máximo García Padrós, cirujano salvador de tantos y tantos toreros. El inicio fue estremecedor. El toro en el burladero y Mora dispuesto a cambiárselo por la espalda en un espacio imposible para la maniobra. Lo cogió de lleno y el volteretón resultó tremebundo. Los peores presagios se adueñaron de la plaza... Se levantó conmocionado pero dispuesto a continuar, blanco como la cera, pero con ese punto de inmortalidad con el que coquetean los toreros. Y en ese mismo momento comenzó la gran faena. Como en un suspiro y sin tiempo a la descongestión, se había hecho de día. Amanecía el toreo; Mora en sazón; pronto y en la mano y la locura en una faena de honda entrega, de las que cortan la respiración, de la que todo se apodera por la conmoción de lo vivido. Lo mejores muletazos arribaron con la mano derecha llegándose a abandonar en los que precedían a los pases de pecho. Quizás sobró la última tanda, con el toro ya venido a menos. Se tiró a matar como un jabato; los pitones rozaron sus axilas y el toro salió rodado de los vuelos de la muleta. Puerta grande de oro puro, triunfo de ley en Madrid. A Urdiales las cosas le rodaron en el extremo de la moneda de Mora. Su primer toro fue un astado muy exigente, imposible por el izquierdo, al que consiguió domeñar por la derecha tomándolo muy en corto y arriesgando sin hacer un mal gesto. Toro duro, engañabobos y de escaso fondo. El cuarto, de casi seiscientos kilos, fue un manso de carreta. No se dejó picar, salía rebotado de los petos y buscó la huida desde que compareció en el ruedo. Las banderillas fueron un quinario y la faena no pasó de esbozo puesto que salía huyendo hacia las tablas antes de los embroques. Una tarde imposible para un Urdiales que ha pasado por Madrid sin las más mínimas opciones de triunfo. A Roca Rey le midieron con una exigencia absoluta. Es el mismo torero de la puerta grande de hace unos días. Pero Madrid ayer sólo tuvo ojos para un Mora triunfal.

o Toros de Alcurrucén. Corrida muy seria aunque de tipos y hechuras dispares. El mejor fue el segundo, ‘Malagueño’, bravo, con motor, de hondas embestidas, premiado con la vuelta al ruedo. El primero de Urdiales fue un toro muy exigente, con genio y con un pitón izquierdo imposible; el cuarto -segundo de su lote- fue un manso de libro de imposible lucimiento. Diego Urdiales: silencio en su lote. David Mora: dos orejas y silencio; salió por la puerta grande. Andrés Roca Rey: saludos y silencio. Plaza de toros de Las Ventas (Madrid). Lleno. Martes, 24 de mayo de 2016.

domingo, 22 de mayo de 2016

Miguel Fernández: «El torero es consciente del riesgo y lo asume del todo»

Foto: Justo Rodríguez
El cirujano de la plaza de Logroño y Haro ofrece hoy el tradicional  ‘Pregón de Primavera’ del Club Taurino Logroñés

El cirujano Miguel Fernández Ruiz ofrece hoy el tradicional Pregón de Primavera del Club Taurino Logroñés a partir de las 20,30 h., en la Sala Cajarioja-Bankia (Gran Vía, 2). El doctor Fernández ejerce en varias plazas riojanas y especialmente en los cosos de Haro y Logroño: «Comencé a finales de los ochenta en la centenaria plaza jarrera, con aquellos festivales que organizaba Manolo Muga con Curro Romero, Antoñete y Rafael de Paula; entré después en el equipo del doctor López Urbano en el coso de La Manzanara y cuando falleció me quedé al frente de la enfermería». Estos son los inicios de un profesional reconocido y admirado por los toreros tanto por su trayectoria como por su gran humanidad.
-Los momentos de la cornada tienen que ser de una presión límite en la enfermería.
-Nosotros guardamos la calma como es nuestra obligación pero son instantes complicados. Lo primero que hacemos es estabilizar al herido y explorar para saber a ciencia cierta con qué nos encontramos.
-En caso de cornada. ¿Meten el dedo en el orificio?
-Es la forma más precisa para conocer las trayectorias que realiza el cuerno en el cuerpo. En una cornada suele haber varias y es muy importante no dejar ninguna sin curar por las posibles infecciones y las complicaciones que puedan derivarse.
-¿Cómo se comportan los toreros en la enfermería?
-Ellos son muy conscientes de lo que se juegan y de lo que les ha pasado. Lo primero que hacemos es desvestirlos y el traje es complicado en todos los sentidos para quitárselo. Además, tratamos de no estropearlo porque es una obra de arte.
-¿Se percibe el dolor?
-Claro, pero ellos tienen el cuerpo muy despierto; son personas jóvenes y físicamente muy bien preparadas. Conocen el riesgo y lo asumen. La verdad es que no hay quejas.
-¿Tiene relación con ellos?
-Son cordiales y agradecen mucho nuestro trabajo, pero de alguna manera nos ignoran porque no quieren pensar en las cornadas.
-¿Cuál es la cornada más dura que ha vivido?
-Fue en un encierro y pasó bastante desapercibida porque no era un profesional del toreo. Pero he vivido en Logroño las de Miguel Abellán, Víctor Puerto, Joselito Adame o la de ‘El Víctor’. Afortunadamente en La Rioja no ha habido cornadas muy graves. Una de las más mediáticas fue la de ‘El Juli’ en Calahorra.
-Se montó un revuelo impresionante...
-Estaba en su primera temporada como matador llenando las plazas todos los días y fue su primer percance importarte. Afortunadamente todo salió muy bien.
-¿Cómo están equipadas las enfermerías riojanas?
-Muy bien, pero se da una paradoja curiosa. Las mejores enfermerías están en las plazas importantes y muy cerca de hospitales de referencia.
-¿Qué es lo más importante al tratar una cornada?
-Sin duda el poco tiempo que pasa entre la voltereta y la herida y el tratamiento.
-Cuando un torero está herido, qué le parece que se queden en el ruedo.
-Es una decisión personal y respetable, pero prefiero que entren y curarlos.

Birlibirloque regresa al anaquel

La Editorial Renacimiento reedita la obra taurina fundamental de José Bergamín

«El arte no puede ser artificial, como el estilo no puede ser estilizado» 

Se acaba de reeditar, y con el prólogo escrito por José Antonio Morante de la Puebla, la obra 'El Arte de Birlibirloque', escrita en 1930 por José Bergamín, escritor, dramaturgo, poeta benjamín de la Generación del 27, exiliado, creador de la revista 'España Peregrina', comunista y antifascista. En esta libro, Bergamín se decanta en el toreo por la figura de Joselito 'El Gallo': «Las virtudes afirmativas del arte del birlibirloque de torear, son: ligereza, agilidad destreza, rapidez, facilidad, flexibilidad y gracia. Virtudes clásicas: Joselito. Contra esas siete virtudes hay, en efecto, siete vicios correspondientes: pesadez, torpeza, esfuerzo, lentitud, dificultad, rigidez y desgarbo. Vicios castizos: Belmonte castizo hasta el esperpentismo más atroz y fenomenal. El predominio de la línea curva y la rapidez son valores vivos de todo arte (Joselito). El de la lentitud (morosidad) y la línea recta, son valores muertos invertidos (Belmonte)». Es decir, en la polémica entre los dos más grandes toreros de la historia, Bergamín se decanta por el 'Rey de los toreros' porque «el arte no puede ser artificial, como el estilo no puede ser estilizado. El arte tiene su propia naturaleza artística, y, naturalmente (artísticamente), su graciosa naturalidad, que es la más pura perfección artística. El artificio, por el contrario, es siempre afectación. En el arte de birlibirloque de torear, Belmonte fue la afectación artificiosa; Joselito, la artística naturalidad; volvía el arte del birlibirloque de 'Pepe-Illo' a su inocencia bella, clásica, anterior a la caída casticista: con toda la fuerza y la gracia primaveral del más nuevo renacimiento». Morante, en su prólogo, termina de interpretar a Bergamín: «El poeta tenía que dejar claro por qué Joselito era el arte real, el verdadero, el que no necesitaba del esfuerzo visible, el que brillaba con luz propia, y que en el toreo de Belmonte existía una tendencia clara a parar el toreo, pero no por valor, que por su puesto lo tenía, sino por sus limitadas condiciones físicas, por lo que el poeta temía que el toreo derivara en un quietismo estático que supusiera la pérdida de todo un arte en movimiento». Morante confiesa en el arranque de su prólogo que al ir leyendo a Bergamín ha ido «poniéndoles palabras» a sus «sentimientos como torero», unos sentimientos que, añade, hasta el momento de esta lectura no había sabido explicar: «Para mí, este libro ha supuesto un despertar espiritual en mi concepción artística», añade el matador para calificar lo que le ha supuesto esta lectura como «una revelación». Publicando este libro en plena apoteosis belmontista, recuerda Morante, Bergamín debió ganarse un número importante de detractores, «pero fue valiente y lo hizo porque le sobraba personalidad». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

sábado, 21 de mayo de 2016

Flamencos de arte en Ontañón

Un viaje por el flamenco contemporáneo a través de conversaciones de Pablo García-Mancha con más de 30 cantaores

La bodega presentó un canal de entrevistas en Casa Patas, de Madrid

El conservatorio flamenco 'Casa Patas' acogió ayer en Madrid una velada en la que se unieron dos mundos universales: el vino de Rioja, a través de Bodegas Ontañón, y el cante jondo, con la presentación de un canal de entrevistas en las que el crítico de este rotativo, Pablo García-Mancha, conversa en la sala de barricas con más de 30 cantaores, guitarristas y bailaores. «Nombres esenciales del cante contemporáneo que han venido a Logroño en los últimos años al calor de los 'Jueves Flamencos' y que han sido entrevistados en la sala de barricas de nuestra bodega-museo de Logroño, con el Centauro de Miguel Ángel Sáinz, o en el botellero, al lado de Perséfone», tal y como explicó ayer durante el acto la directora de la bodega Raquel Pérez-Cuevas. Bodegas Ontañón siempre has sentido un especial sentido de afinidad por el arte: «Nos comentó Pablo García-Mancha que tenía este proyecto tras haber sido en un principio un programa de televisión y nos encantó la idea. El trabajo de grabación lo ha realizado la empresa JPEG y estamos muy agradecidos tanto a Gabriel Radeff, responsable técnico de las entrevistas, como a Justo Rodríguez, uno de los miembros de la productora». A la presentación de ayer acudieron periodistas de cuatro sectores de la información: vino, flamenco, gastronomía y toros. «Buscamos unir mundos que nos apasionan», además Madrid hierve con San Isidro y por la noche hubo un concierto en solitario en la Sala García Lorca de Rafael Riqueni, que hace apenas unos días entusiasmó a la afición de Logroño merced a su magnífica actuación en el colofón de los Jueves Flamencos. Pablo García-Mancha presentó su proyecto en el acto: «Me gusta llamarlas conversaciones porque más que entrevistas se han producido diálogos emocionantes con personajes maravillosos como Chano Lobato, Mayte Martín, Arcángel, Rocío Márquez, Guadiana... Me es imposible definir qué momento ha sido más inolvidable. Agradezco profundamente a Ontañón su apoyo, al igual que a Antonio Benamargo, productor y Jorge Quirante, director del Teatro Bretón, por sus facilidades para sacar todo el proyecto y convertirlo en una realidad». El periodista riojano cree que el trabajo tiene dos singularidades: «Hablar de flamenco en una bodega, en el silencio de una nave de barricas, supone hacer convivir dos mundos que se encuentran a través de enormes afinidades. Estilos, aromas, el peso de una tradición increíble que, contrariamente a lo que muchos puedan pensar, hace que la vanguardia sea aún mucho más interesante. Hay un sentimiento de creación en las nuevas voces que, a su vez, se inspiran en las formas más antiguas. Se abrazan dos fenómenos para generar nuevas perspectivas y metas que además significan buena parte de cómo se nos ve a los españoles en el mundo, mucho más allá de manidos tópicos y de lugares comunes». Tras la presentación del canal, Jesús Arechavaleta presentó tres vinos de Ontañón: Reserva, Blanco y Dulce y se celebró la cata.

 
Resumen Flamencos en Ontanon from Flamencos en Bodegas Ontañon on Vimeo.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)