sábado, 30 de abril de 2016

Comienza el Bolsín Taurino de La Rioja

Las dos semifinales se celebrarán el uno y el quince de mayo en Albelda y Villamediana y la final será en Lardero

La Federación Taurina de La Rioja, entidad que agrupa la mayor parte de las asociaciones taurina de la región, ha puesto en marcha la XIV edición del Bolsín de La Rioja, un evento de promoción del toreo en el que se celebran dos semifinales -con becerras y sin muerte- y una gran final (novillada sin picadores). En cada una de las dos semifinales participan seis jóvenes novilleros y de los doce actuantes, el jurado seleccionará a los tres finalistas definitivos. De esa cita definitiva, que este año se celebrará el día 9 de junio en Lardero, saldrá el ganador del concurso. Este año, como en las temporadas precedentes, las reses (tanto las vacas como los novillos) pertencerán a la ganadería riojana de Álvaro y Pablo Lumbreras, que todos los años dan un juego sensacional y que temporada tras temporada se ganan el derecho a repetir. El último ganador del trofeo fue el novillero gaditano Miguel Ángel Pacheco, que se dio un gran nivel en la final. La primera de las citas será mañana domingo uno de mayo en Albelda y participarán los novilleros Adrián Velasco Avilés (Alicante); Rodrigo Molina (Sevilla); Santiago Viloria Ríos (Colombia); José Rojo Sánchez (Cáceres); Álvaro Sánchez Moreno (Guadalajara) y Héctor Edo Serrano (Castellón). Esta cita se celebra a modo de clase práctica y con un caballo de picar para realizar la suerte de varas de la misma manera que se hacen en las plazas de campo de las ganaderías los tentaderos de hembras. Cada novillero lidiará una vaca (sin muerte) y como en la lidia normal trendrá derecho a efectuar un quite en la becerra del compañero que le preceda en el festejo. La segunda semifinal será el día 15 de mayo en Villamediana, también con reses de la vacada riojana de la familia Lumbreras.

o Primera semifinal. Albelda, 1 de mayo. Adrián Velasco Avilés (Alicante), Rodrigo Molina (Sevilla), Santiago Viloria Ríos (Colombia), José Rojo Sánchez (Cáceres), Álvaro Sánchez Moreno (Guadalajara), Héctor Edo Serrano (Castellón).
 
o Segunda semifinal. Villamediana, 15 de mayo. Ignacio Olmos (Toledo), José Manuel Vera Barragán (Sevilla), Javier Sánchez-Mira Cano (Valladolid), Juan Pedro ‘Calerito’ (Sevilla), Jesús Cuesta Caballero (Sevilla) y Héctor Gutiérrez Silva (México).

domingo, 24 de abril de 2016

El catedrático de la belleza

Morante dibujó en Sevilla una faena proverbial y define el toreo contemporáneo

El toreo actual es la suma de las diferentes corrientes estéticas y artísticas que han ido moldeando a lo largo de la historia la gramática de la lidia, la técnica y la expresión de las suertes. En cada momento han ido surgiendo creadores, toreros capaces de generar aportaciones que han sido cruciales para definir la armazón del toreo contemporáneo. En las dos primeras de siglo XX hubo dos genios que marcaron un antes y un después: la ligazón del toreo en redondo de Joselito 'El Gallo' y la quietud colocada en el eje y trágicamente apasionada de Juan Belmonte. Ellos fueron los creadores del actual lenguaje y también de ese toro bravo necesario para pasar del casi puro ejercicio atlético al artístico, para torear extraordinariamente despacio y crear la belleza que casi un siglo después depura Morante de la Puebla de una manera inusitada. Entre José y Juan y Morante de la Puebla existe una impresionante sucesión de nombres, alguno de ellos un poco oscurecido por los caprichos de la historia como Manuel Jiménez 'Chicuelo', autor en 1928 en Plaza antigua de la carretera de Aragón (donde hoy está el palacio de los Deportes) la faena precursora del toreo moderno, tal y como relató Federico M. Alcázar, en su crónica en 'El Imparcial': «Había empezado con dos tandas de naturales y siguió con cuatro redondos, ligando los pases en un palmo de terreno, describiendo el toro dos círculos a su alrededor para completar los redondos con lentitud. Nadie, hasta entonces, lo había realizado así. Los espectadores se volvieron locos, se abrazaban, cada muletazo era un alarido». Como alaridos hubo el viernes en La Maestranza con el toreo de Morante de la Puebla, merced a su capacidad para conjugar en su estética el aporte del toreo, como ese pase cambiado con el cartucho de pescao de Pepe Luis o la sublime y arrebatada medía con la muleta rota. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

EL MISTERIO DE RAFAEL

Inolvidable velada de flamenco la que se vivió el jueves para poner punto y final a la XX edición de un ciclo que ha dejado varias actuaciones para la memoria. Y quizás de eso, de la memoria, iba la noche de cante y toque que protagonizaron Estrella Morente y Rafael Riqueni; de la memoria de Enrique Morente, y partir de este lazo en común abrir un proyecto nuevo con dos artistas de una magnitud insuperable en el flamenco y del que tuvimos en Logroño el privilegio de asistir a la primera representación, desnuda de casi todo, sin apenas ensayos, pero que dejó a las claras que este encuentro está llamado a deparar algo realmente hermoso. Pero, sin duda, la función del jueves tuvo un protagonista asombrosamente mayúsculo, Rafael Riqueni, que cuajó una actuación casi indescriptible por maravillosa y que llegó al instante más sublime con el tema que hizo en solitario: ‘Benamargosa’, una delicadísima y sutil composición de fantasía en tono de rondeña con la que sencillamente fue capaz de parar el tiempo. Riqueni en su máxima plenitud de afinación y pulso, en una madurez en la que parecían asomarse a los dedos del sevillano el toque del Niño Ricardo, Sabicas, Ramón Montoya o cualquiera de los grandes maestros de la guitarra flamenca. ¡Qué precisión en el trémolo! Hubo momentos de inusitada belleza que parecía que hubiera tres o cuatro guitarras sobre el escenario... La ovación para la rondeña fue la más grande que este cronista ha visto para un guitarrista en los veinte años de Jueves Flamencos y en casi la misma suma de conciertos que ha tenido la oportunidad de ver por el ancho mundo. Y a su lado, Estrella Morente, que dibujó una siguiriya conmovedora, plena de cante e inspiración y que tuvo la inmensa generosidad de otorgar buena parte del protagonismo a Rafael, el tocaor de su padre, con el que se reencontró precisamente en Logroño. Estrella Morente cedió su lugar de privilegio y se entregó al cante para ser llevada con sutileza por un Rafael que se encuentra en el mejor momento de su carrera, en un momento único. Me imagino que la emoción pudo un tanto con la cantaora de Granada, que desde los primeros momentos de la actuación, cuando cantó por alegrías y tangos, parecía absolutamente pendiente de la guitarra de Rafael. Pero llegó la taranta, en la que lo bordó; o la mencionada siguiriya, que desde mi punto de vista fueron los dos palos en los que pudimos disfrutar por completo y en multitud de detalles de lo inmensa cantaora que es una de las voces y talentos más importantes del flamenco contemporáneo. Pero tengo la sensación de que Estrella anduvo contenida, emocionada al escuchar a Rafael tocar como los ángeles, tan despacito todo, tan como es él: el máximo maestro del toque.

XX JUEVES FLAMENCOS. Cante: Estrella Morente Toque: Rafael Riqueni Compás: Ángel Gabarre y Enrique Carbonell Teatro Bretón (lleno). Último concierto del ciclo. Jueves, 21 de abril de 2016. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

miércoles, 20 de abril de 2016

Estrella Morente: «Cantar flamenco es volver con mi padre»

Estrella Morente y Rafael Riqueni cierran esta noche (21 h.) la XX edición de los Jueves Flamencos en sustitución del bailaor Israel Galván

«Rafael Riqueni es como un mago», explica Estrella Morente desde su casa de Málaga unos días antes de volver a Logroño con Rafael Riqueni en un estreno absoluto de una andadura que acaba de comenzar diez años después de la última vez que estuvo su padre en Logroño, precisamente con Rafael a la guitarra, un músico por el que Estrella y el resto de su familia siente absoluta devoción. «Tiene el don de aparecer cuando menos lo esperamos y en mitad de esa lejanía que parecía que había marcado su existencia, de pronto dio un concierto en Granada del que yo me enteré casi cuando estaba terminando. No sabíamos dónde llamarle y me quedé bastante apenada por no poderlo ver. Pero de golpe y porrazo, sonó en casa el timbre tempranísimo y apareció Rafael Riqueni en la puerta. Fue un regalo porque somos su familia de Granada y no tuvo ni que llamar por teléfono para avisarnos. Vino a su casa, desayunamos juntos y nos preguntó si podía coger la guitarra de mi padre... Mi madre se puso a cocinar y comenzamos a conversar, hablar y a soñar. Los dos éramos absolutamente conscientes de que teníamos una historia pendiente. Mi padre nos dio el ejemplo de estar siempre al lado de Rafael y de permanecer vinculados tanto a su persona como a su obra. Mi hermano también va a hacer una cosa con él y sin hablarlo todos en casa somos conscientes de que nuestros caminos siempre van a estar muy cerca. Es que además, Rafael es capaz de sorprendernos siempre; cuando nadie sabía que estaba tocando se puso a dar cursillos en Sevilla. Están los guitarristas alborotados por el momento artístico en el que se encuentra y yo estoy muy emocionada por la idea de cantar con su toque. Además, hemos percibido que el público del flamenco le espera una barbaridad; al igual que otro público de la música en general que conoce su absoluta genialidad.
-¿Cómo se imagina que va a discurrir su encuentro?
-Vamos a hacer un recorrido juntos allá dónde nos lleve el flamenco y la propia amistad...
-Le ha salido una respuesta muy ‘morentiana’...
-Es verdad. De alguna manera cada persona reproduce lo que ve y lo que siente; lo que huele, lo que come, lo que oye. Por eso te digo que una vez que nos embarcamos en los sueños nunca se sabe dónde va a atracar el barco; lo que es muy importante es que la nave se lance a su singladura y va a ser en Logroño desde donde vamos a zarpar.
-¿Habrá un disco?
-Sí, un trabajo conjunto en el que se recordarán y se rememorarán a los flamencos antiguos; a los clásicos. Aunque quizás tardemos en grabarlo menos tiempo de lo previsto porque estamos viviendo una compenetración total. Mañana espero a Rafael en casa (la entrevista se hizo el lunes) para estar juntos y estoy segura de que lo que más vamos a hacer será hablar de mi padre. Y a partir de ahí, de recordar los cantes que le gustaba que tocásemos, las cosas que traiga Rafael y lo que yo tengo de Pastora... en cualquier momento puede surgir el disco.
-Enrique Morente hasta fundó el sello ‘Discos Pobreticos’ para grabar el disco ‘Maestros’ en 1994, una de las obras esenciales de Rafael...
-Pasaron muchas cosas en torno a aquel trabajo y con la composición de ‘Estrella Amargura’ Rafael definió para los restos el carácter sevillano de su guitarra, su aroma más clásico. Pero es que además sucedió algo inaudito en la historia, que un cantaor creara un sello discográfico para un guitarrista. Hoy es mucho más habitual, pero en 1994 fue una llamada de atención a las discográficas y un acto de defensa del propio flamenco para consigo mismo. Era como decir que los flamencos tenían todo el derecho del mundo a grabar lo que ellos quisieran, que no les viniera impuesto el estilo ni las formas.
-Cómo se encuentra musicalmente...
-Me siento preparada para hacer un concierto de cante clásico y tengo una ilusión tremenda. Yo vengo del cante jondo y mi casa siempre ha estado abierta a otras vertientes. Y sin darte cuenta te lleva una cosa a la otra; de grabar un disco de música brasileña a hacer dos versiones del Amor Brujo, la de orquesta sinfónica y la de cámara. Y ahora, aunque nunca he dejado el flamenco, vuelvo a mis orígenes.
-¿Tiene necesidad de cante flamenco?
-Es como volver a casa, a mis principios, a mis sentimientos más profundos. Tengo ganas de desarrollar mis conocimientos, mis registros como cantaora y como aficionada. Me siento preparada para afrontar un repertorio que más que nuevo lo defino como el cante. Yo puedo hacer el ‘Volver’ en una película de Almodóvar pero no deja de ser el ‘Volver’ que le he escuchado a Chano Lobato; igual que si canto ‘Cielito Lindo’, que me sabe a Pastora... Mi filtro es siempre el cante. En este momento hacer la cartagenera esa de que ‘tengo que por un espía / por ver si mi amor viene / al pie de Torre García’ me vuelve loca. Cantar eso para mí no tiene nombre ni parangón, descubrir ese secreto y rebobinar hasta que tenía doce o trece años junto a mi padre. Él no está ahora, pero tengo la escuela y el camino que me enseñó de escuchar a los maestros. Y en ello estoy ahora mismo, en la base y creo que tengo intacta la ilusión que siento al volver a mi casa que es el cante.

Rafael Riqueni, el talento oceánico de un músico único 
Rafael Riqueni vuelve a Logroño tras seis años de su último concierto en nuestra ciudad (lo hizo en Bodegas Ontañón y en solitario) y diez años después de que cerrara la X edición de los Jueves Flamencos en un inolvidable concierto con Enrique Morente. Aquella actuación los volvió a juntar y ahora, casi como un capricho del destino y por la lesión de Israel Galván, la historia se repite de la mano de Estrella Morente. Riqueni es la guitarra más creativa del universo flamenco y su vuelta a los escenarios es una extraordinaria noticia para el arte y los aficionados.
o Esta entrevista la he publicado en Diario La Rioja

domingo, 17 de abril de 2016

Vuelve Sol y Sombra a TVR

El programa analiza toda a actualidad taurina española e internacional de la mano del periodista Pablo García-Mancha y su equipo de colaboradores

Clickar en este enlace de la web de Sol y Sombra de TVR para verlo en cualquier momento

Sol y Sombra vuelve esta noche a las pantallas de TVR (21,45 horas) para llevar a todos los espectadores la actualidad del mundo de los toros, tanto la que se genera en España, como en el resto de los países taurinos: Francia, Portugal y América, especialmente México, donde el torero riojano Diego Urdiales está consiguiendo un gran cartel. Pablo García-Mancha, director del espacio, subraya que  ‘Sol y Sombra’ es muy global: «Trata de actualidad taurina para mantener informados a los seguidores sobre las corridas. El eje principal del programa es la información, los reportajes y también salir a recorrer el campo para conocer al toro bravo. Adelantamos el calendario de los festejos taurinos, los resultados y damos a conocer toda clase de eventos culturales como conferencias, mesas redondas y exposiciones que se realicen en torno a este tema. Pero el programa, aparte de ser informativo, tiene una sección de tertulia para analizar la actualidad taurina que es el eje en el que pivota la mayor parte del minutaje». El primer programa de este año va a ser muy especial, ya que como asegura Pablo García-Mancha, queremos que cada entrega tenga muchos motivos para que el espectador disfrute: «En esta ocasión dividiremos el espacio en tres bloques temáticos. En el primero de ellos vamos a analizar la actualidad taurina. Estamos en plena feria de Sevilla y el miércoles hubo una tarde histórica con el indulto del toro ‘Cobradiezmos’ de Victorino Martín, un animal maravilloso. Repasaremos las novedades de la temporada y tendremos imágenes de José Tomás, Morante de la Puebla y Diego Urdiales en México. Hay unas instantáneas de la Monumental del D.F. con 45.000 personas abarrotándola increíbles. En este capítulo, los invitados en el estudio serán Isabel Virumbrales, Diego Espuelas e Isidro del Pino. La segunda parte del programa estará dedicada a la labor que se desarrolla en el Aula de Cultura Taurina de Diego Urdiales: «Hemos invitado a los profesores y responsables Desirée Hernández y José Donaire. Además, nos acompañarán alumnos de la Escuela. Van a venir unos cuantos con sus capotes y muletas y la idea es que estén en el estudio y que incluso nos toreen de salón y nos cuenten sus impresiones, lo que hacen en la escuela y lo que disfrutan». Para terminar, tal y como explica Pablo García-Mancha, se hablará de la cultura taurina de La Rioja y la labor que se desarrolla desde el asociacionismo: «Vendrán al estudio: Alfonso Yustes (presidente del Club Taurino de Arnedo); Alejandro Lerena, de la Peña Taurina Cultural ‘El Quite y Conchi Martínez Rico, presidenta del Club Taurino Logroñés».

Programa para todos
Dice García-Mancha que ‘Sol y Sombra’ es un programa de toros, «pero no quiero que sea sólo un programa para aficionados taurinos. Si somos capaces de romper esa barrera e interesar a personas que no son especialmente aficionadas lo vivo como un triunfo. Algunas personas que no le gustan los toros me han comentado que le han gustado algunos programas que hemos realizado sobre los aspectos más desconocidos del mundo taurino. Eso ha sido algo maravilloso». En cuanto al modelo de programa, el periodista explica que «lo que deseo es que cada entrega constituya en sí misma una novedad; el esquema no está definido porque no es ni una tertulia al uso ni un discurrir de microespacios. Lo hacemos con el latido de la información como la principal referencia de cada entrega». o Este artículo lo ha publicado Diario La Rioja

martes, 12 de abril de 2016

Jandilla destrozó la tarde

Diego Urdiales sólo pudo cosechar una ovación en una tarde ganadera pésima

Lamentable corrida de Jandilla. Dijo Morante en la tele que se debía al profuso maíz que lustra la dieta de los toros; animales regordíos serios y anchos de mazorca que no regalaron apenas una gota de emoción, una embestida dulce para llevarse a la boca, sólo mansedumbre y tan escaso vigor que más parecían dramáticos estafermos que reses de lidia auténticas, a pesar de su imponente fachada y los desmesurados guarismos que depararon en la báscula. Pesos y tonelaje de Bilbao para una tarde de Sevilla de la que se esperaba casi todo por la categoría de los toreros, por ser el tercer paseíllo de Morante; la vuelta de López Simón y Diego Urdiales, que dejó sobre el amarillo albero cosas de enorme valor y una estocada de premio (la del primero de su lote), pero que se llevó a la postre un disgusto interior enorme por no poder redondear la tarde como mereció esa forma suya tan torera de andar por la plaza y plantear la faena, tan encajado, tan sobrio todo, tan de verdad y tan distinto al patrón habitual de la torería andante. Hubo una gran serie con la mano derecha en el primero de su lote, un cambio de mano repleto de compás y parsimonia que remató con un bellísimo y relajado pase del desprecio. Lo intentó al natural pero el toro se rebotaba dando brincos a la salida de cada muletazo, lo intentó de todas las maneras y dejó una estocada de canónica perfección: colocación, ejecución y velocidad, porque fue inopinadamente lenta y porque por sí misma valía una oreja. El toro se rindió sin puntilla y Sevilla se mostró entregada con esas formas de un torero que anda por los ruedos con una majeza especial, con una torería desusada y con un aroma radicalmente sevillano. El quinto fue otra mole, un toro manso y mentiroso que en la muleta se movió sin celo y sin humillar y con el que Urdiales volvió a intentarlo de todas la maneras, quizás demasiado porque era imposible catar un vino tan desaborido, tan amargo. Anduvo, de nuevo muy resolutivo con la espada y dejó en Sevilla no el crédito intacto, sino las ganas de volverlo a ver cuanto antes. Morante, que ha pasado de la pendiente del ruedo al torvo maíz, no tuvo la más mínima opción. Le anoté un esbozo de verónica en el primero. Eso fue todo. López Simón quitó los dos toros de Diego de muy malas maneras y dio una vuelta al ruedo con el tercero tras una faena basada en la mano derecha y una gran estocada.

o Feria de Sevilla. Toros de Jandilla y Vegahermosa (2º y 4º) y un sobrero de Albarreal (1º bis): Muy desiguales de hechuras, atacados de carnes, serios pero vacíos, parados y muy deslucidos. El tercero se movió por el pitón derecho y fue el mejor. El primer toro de Urdiales se desfondó y el segundo sacó mal genio en la muleta. Morante de la Puebla: Silencio en su lote. Diego Urdiales: Ovación y silencio. Alberto López Simón: Vuelta y ovación. P laza de toros de la Maestranza. Martes, 12 de abril de 2016. Décima de feria. Lleno. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

«Estar en Sevilla hoy es como un sueño»

El diestro riojano actúa hoy en Sevilla con toros de Jandilla y Morante y López Simón en el cartel

«Cumplir un sueño». Así expresa Diego Urdiales las sensaciones que inundan su cuerpo horas antes de hacer el paseíllo en La Maestranza en una de las corridas más esperadas de la Feria de Abril, en la que esta tarde (18,30 h; TV ‘Movistar-Toros’) compartirá cartel con Morante de la Puebla y Alberto López Simón, ante toros de Jandilla.
-¿Qué se siente ante una corrida de tanta importancia?
-Es vivir un sueño que llevaba años acariciando: en ‘farolillos’, con Morante, con una ganadería como Jandilla... Desde que era un niño imaginada una tarde como ésta. Sevilla es una plaza que distinta a todas por su belleza, por la sensibilidad del público, por todo lo que rodea a su feria...
-¿Pensaba que iba a llegar un momento así?
-Siempre, aunque se ha hecho de rogar; había toreado antes aquí pero era de otra manera, en otros carteles, en otras fechas. He esperado muchos años y ahora me siento orgulloso de haberlo conseguido.
-¿Le presiona torear al lado de Morante?
-Le admiro profundamente como torero porque es extraordinario, tiene un compás único y Sevilla es su plaza. Pero al igual que le puede ocurrir a López Simón, cada uno va a lo suyo y cada torero desplegará en el ruedo sus argumentos. Lo que es verdad es que es un torero que motiva especialmente.
-Curro Romero se ha deshecho en elogios hacia usted. ¿Le esperarán con esta vitola en la corrida?
-No lo sé. Estoy muy agradecido al maestro porque ha sido muy cariñoso conmigo y me sus palabras me han ayudado mucho para seguir creciendo como torero.
-¿Siente que su toreo puede calar en Sevilla?
-El tiempo lo dirá; yo ahora estoy muy centrado en mi preparación en todos los sentidos.
-¿Le gusta la ganadería?
-Es una de mis grandes esperanzas. El año pasado dio una temporada extraordinaria y logré triunfar con ella en Logroño y en Dax. Me han dicho que la corrida tiene unas hechuras magníficas. Sólo me preocupa el tiempo porque las previsiones hablan de lluvia y viento...
-Va a estrenar un vestido muy original con motivos alegóricos al vino. ¿Cómo surgió la idea?
-Soy muy clásico en los vestidos y en los bordados, pero siempre me rondaba la idea de hacer algo con el mundo del vino porque me apasiona. Tengo un amigo de Arnedo, Carmelo Bayo, que es profesor de dibujo, pintor y escultor y que lleva toda su vida haciendo fotos de mis faenas. Le propuse la idea, le conté cómo lo quería y me hizo una propuesta que me encantó. Se la llevamos al sastre y la verdad es que ha quedado precioso.
-¿Un viñedo en La Maestranza?
-Algo así (sonríe). Estoy muy orgulloso de mi tierra y el vino es nuestra gran seña de identidad. Es como mi pequeño granito de arena, mi homenaje.
-¿Se ha enterado de la ILP animalista que quiere prohibir el acceso de los menores de 18 años a cualquier espectáculo taurino y a las escuelas taurinas en La Rioja?
-Lo he visto y me parece un ataque a la libertad de los padres a ofrecer la educación que deseen para sus hijos. Éste ansia de prohibir nos retrotrae a las épocas más negras de España y la presión que está sufriendo la tauromaquia está llegando a unos puntos de surrealismo difícilmente comprensibles. Yo tengo el Aula Taurina en Arnedo y sólo hace falta darse un paseo por allí para comprobar la educación que están recibiendo los chavales. Hablamos de disciplina, respeto, trabajo, esfuerzo y amor por los animales; en definitiva los valores que he aprendido en el toreo, que es una escuela increíble para la vida. o Esta entrevista le he publicado en Diario La Rioja

domingo, 10 de abril de 2016

Regusto clásico en Aranda

Foto: Isidro del Pino
Diego Urdiales cortó una oreja de peso ante un complicado toro de Santiago Domecq

Oreja importante para Diego Urdiales ayer en Aranda de Duero en el tradicional festival benéfico de la Asociación Española contra el Cáncer que concitó en el enorme coso burgalés alrededor de cuatro mil personas. El torero riojano calentó motores de cara a la corrida del próximo martes en Sevilla, una de las citas más importantes de su vida y en un cartel de verdaderas campanillas en plena semana de farolillos. Urdiales se la jugó e hizo un esfuerzo importante ante el animal más serio y complejo del muy desigual envío de Santiago Domecq; de hecho, de los seis astados jugados, el que le correspondió en suerte al riojano fue el más serio, el de más cuajo y volumen y el de peor juego, ya que además de violencia desarrolló genio y aspereza a partes iguales. Apenas pudo hacer nada con el capote y fue con la muleta en la mano derecha donde logró momentos de gran importancia. Faena basada en dos puntos cardinales esenciales: la colocación y la firmeza. Desde el primer momento se colocó en el suelo que quema y se quedó extraordinariamente quieto para ligar los lances con singular asiento. La violencia que desarrolló el astado encontró la respuesta de la sutileza, de la muleta suelta, asida con la yema de los dedos para ligar sin enmendarse a pesar de que a la segunda embestida de cada tanda el toro ya se quedaba debajo de la jurisdicción. Intentó Urdiales repetir lo mismo por la mano izquierda, pero el toro se sintió podido y se mostró remiso a regalar una mínima embestida más. Así que el riojano, a tres días de Sevilla, decidió meterse entre los pitones para ligar muletazos por abajo y consentir demasiado a un toro que no merecía tanta calidad en el trato. Se lo llevó a las tablas por bajo y un pinchazo antes de una estocada atravesada fue suficiente para que rodara el ‘funo’ y lograra una oreja más para él que para las estadísticas. La corrida comenzó con un hecho extraño, ya que Ángel Sánchez, el novillero del festival, fue el encargado de abrir la tarde, algo nunca visto y seguramente como consecuencia de la presencia de Ortega Cano en el cartel. Cano navegó con dificultad en su novillo y apenas pudo hacer gran cosa frente a un animal noble que lo desbordó en todo momento. Uceda Leal logró una estocada maravillosa; Juan Bautista cortó dos orejas tras no dar ni un muletazo reseñable y Morenito de Aranda, que toreó ante su público y que logró otras dos orejas, destacó especialmente a la verónica en el recibo del sexto toro. Con las banderillas destacó Víctor García ‘El Víctor’, que se ha convertido en el compañero esencial de Urdiales en los ruedos. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

LA COARTADA ANIMALISTA

La recién presentada ILP animalista ante el Parlamento de La Rioja contiene en su infinito número de propuestas sancionadoras (algunas de ellas absolutamente disparatadas y surrealistas como la que los pequeños mamíferos crepusculares o nocturnos deben disponer de espacios adecuadamente oscurecidos para que puedan retirarse a ellos) un ataque directo a la tauromaquia en el artículo 6 del Título I titulado ‘Disposiciones generales y principios’. En concreto en el punto tres se lee lo siguiente: «Se prohíbe la entrada a espectáculos taurinos a personas menores de dieciocho años, así como su asistencia a escuelas taurinas». Y además, «se prohíbe toda actividad relacionada con la tauromaquia que vaya dirigida a menores de 18 años». Es decir, se corta por la base el acceso al toreo. El texto se escuda en una presunta resolución de la ONU en la que se tacha a la tauromaquia como «una actividad violenta a la que se expone al niño vulnerando su integridad física y mental». El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid encargó un informe sobre los posibles efectos psicológicos de la tauromaquia en los niños. Profesores de la Complutense, La Coruña, Pontificia de Salamanca y Autónoma de Madrid dictaminaron que «no se puede considerar como peligrosa la contemplación de espectáculos taurinos por menores de 14 años, cuando se trata de niños psicológicamente sanos y que acuden acompañados de adultos. No hay bases suficientes para sustentar científicamente una medida como la prohibición de entrada de los menores de 14 años». Además, la ley 18 de noviembre 2013 para la Regulación de la Tauromaquia como Patrimonio Cultural «garantiza el derecho de todos los ciudadanos al acceso a las diferentes manifestaciones de la tauromaquia». Esperemos que los partidos riojanos se retraten ante semejante ataque a la libertad. o Este artículo lo he publicado en Diaro La Rioja

jueves, 7 de abril de 2016

LOS CANTAORES VALIENTES

El último de los conciertos del Salón de Columnas volvió a colmar los anhelos de los aficionados con una velada de cante gitano protagonizada por la voz y el alma de David de Jacoba, un cantaor que a pesar de su juventud tiene el aroma del cante antiguo impreso en sus entrañas. Su voz es telúrica, como un pasillo oscuro que te lleva al inconsciente, que te retrata frente al dolor, que te produce una sensación de hondo desconsuelo. Voz gitana teñida de sangre, aliento de cante rancio, de puro cante. Pero no es una voz plana. Es capaz de afilarse y sacar matices entre los claroscuros de enorme brillo, de cadencia de absoluto compás, o gritar para enfrentarse al silencio con un metal de indómita belleza. A veces da la sensación de que David canta para sí mismo, sin importarle nada ni la presión del público ni lo que tanto se espera de él; por eso la siguiriya maravillosa llegó al final del concierto, después de la bulería, de los tientos, de la soleá o de la novena malagueña de Chacón, aquella de ¡viva Madrid que es la corte, ¡Málaga la bella! y para puertos bonitos Barcelona y Cartagena. Y cómo fue esa bella siguiriya transida de cavilaciones y desvaríos, rota de quejío, asolerada y hermosa como un vaso de vino y un buen cante. El concierto tuvo la irregularidad propia que propicia más allá de una hora de actuación. Y dio la sensación, de que David a medida que iba calentándose lograba gustarse más y más, disfrutar con su respiración y el compás siempre medido de su hermano Carlos, siempre a su lado en la guitarra, marcando los tiempos, disponiendo los momentos para acelerar o frenar, para templar como Dios manda a un cantaor tan poderoso como es David, que mucho más allá de su potencia enigmática, es capaz también de pasear por el abismo de la sutileza para lograr expresiones bellísimas en su garganta. Una gran noche que terminó en el segundo bis con una reinterpretación bellísima y emocionante del ‘Romance de Valentía’, una copla que le sonó a gloria al gran David de Jacoba. El día 21 acaba el ciclo con la lamentable caída del cartel de Israel Galván, pero como no hay bien que por mal no venga, la sustitución con Estrella Morente y Rafel Riqueni es extraordinaria y tendrá rango de absoluto acontecimiento y estreno mundial.

o XX JUEVES FLAMENCOS Cante: David de Jacoba. Toque: Carlos de Jacoba. Salón de Columnas (lleno). Jueves, 7 abril de 2016. Esta crítica la he publicado en Diario La Rioja

David de Jacoba: «Subirse a un escenario con Paco de Lucía es como volar»

El cantaor de Motril, el último del grupo de Paco de Lucía y que deslumbró el año pasado con José Maya, cierra las veladas del Salón de Columnas

«Paco de Lucía me hizo volar, era alucinante cantar para él. Recuerdo que el primer día que me subí a ensayar no podía ni articular media estrofa. Estaba muerto. Era increíble cantar para alguien que había sido mi ídolo, una persona a la que admiraba tanto y un músico descomunalmente perfecto». Así recuerda David de Jacoba (Motril, Granada 1985) su encuentro con Paco de Lucía con el que cantó en sus últimas giras y que esta noche (21 horas; Salón de Columnas) se presenta ante la afición de Logroño.
-¿Tiene que ser muy grande acompañar a un genio de la categoría de Paco?
-Ha sido la más hermoso que me ha pasado en mi vida profesional. Yo era camaronero y me sabía de memoria todos los discos suyos con el toque de Paco. Su forma de tocar, su estilo,... todo me conmovía. Cuando me dijo Niño Josele que me iba con él me quedé alucinado. No me lo creía... Luego, cuando te subes al escenario es que realmente vuelas. Todo va surgiendo, hay un juego de miradas, una forma de hacer las cosas tan perfectas que parecen increíbles.
-A Paco le gustaba mucho el cantaor tipo ‘camaronero’. ¿Es usted de esa estirpe?
-Me encanta Camarón, me hice aficionado al cante por él, por sus formas... Pero creo que cada artista tiene que buscar su propio camino, sus maneras de sentir el cante. No me gusta que me encasillen en ningún lado.
-¿Le costó mucho asentarse en el grupo?
-Al principio iba de apoyo con Duquende, luego me quedé solo y cuando llegó ese momento ya estaba todo encarrilado. Paco me ayudaba, me tranquilizaba y lograba una atmósfera impresionante. Crecí como músico, como artista y como persona. El día que llegó su desgracia fue el peor de mi vida.
-¿Cómo comenzó cantar y a interesarse por el flamenco?
-Mi padre es muy aficionado y mi hermano Carlos toca la guitarra (que esta noche actúa al lado de David). Recuerdo que de niños nuestro padre nos levantaba de la cama para cantar y aprender nuevos cantes. Mi hermano ensayaba en casa con un chico que cantaba para un pequeño festival en mi pueblo. Yo escuchaba y canta a hurtadillas sin que nadie me oyera porque era muy tímido y me daba mucha vergüenza cantar. Pero resulta que el día del concierto el cantaor no vino y me arranqué y le dije a mi hermano que subía yo. Lo hice y fue mi debut.
-¿Y el paso al cante profesional?
-Mi hermano se fue a Madrid. En 2008 había una crisis terrible, me quedé sin trabajo en casa y él mismo me dijo que podía subirme a la capital y buscarme la vida porque creía que tenía condiciones. Así que me fui a Madrid y ahí comenzó mi carrera profesional.
-Llegó a Madrid ese año y empezó directamente con alguno de los más grandes: Niño Josele, El Güito, Joaquín Cortes... y fue reclamado por el Maestro Enrique Morente para el espectáculo ‘Fedra’. ¿Todo muy rápido?
-Uf, la verdad que sí, trabajar con esa categoría de maestros es impresionante. El nivel es altísimo y la responsabilidad también lo es. Sabes que tienes que estar a la altura cada día, cada actuación, cada ensayo... Y eso te hace crecer.
-¿Qué le aportó la experiencia de trabajar con Enrique Morente?
-Era un cantaor absolutamente grandioso. Enrique era acérrimo a la música. Todo lo que hacía lo bordaba de una manera. Llevo un tiempo escuchando su disco ‘Despegando’, que fue una revolución en su tiempo, y es alucinante todas las cosas que se pueden aprender de él, qué manera de cantar, de hacer los cantes tan suyos y tan flamencos a la vez. Enrique Morente es una de las voces esenciales del cante, una de las principales fuentes.
-¿Qué cantaores antiguos admira?
-Hay muchos. Caracol es extraordinario; La Niña de los Peines, Chaqueta...
-¿Qué siente por la pureza?
-Hay mucha confusión con esos términos. El flamenco grande está hecho. Es perfecto. Esa malagueña, la soleá, los tangos... Es increíble. Pero nosotros no nos podemos quedar estancados haciendo siempre lo mismo. Hay que darle color. Respetar y amar el cante grande, pero buscar otros caminos.
-Pero su disco Jubileo es un disco de cante
-Es que yo no sé hacer otra cosa. El cante es lo que me conmueva.
-Su hermano Carlos parece esencial en su carrera...
-Siempre digo que él es mis manos y mis pies. Tiene un conocimiento muy profundo del flamenco, del cante porque es un gran aficionado y me pone en la pista de esos flamencos esenciales per tan difícil de encontrar: El Carbonerillo, Tío Borrico, El Chozas... Me ayuda mucho en todos los sentidos y en el disco su aportación ha sido fundamental.
-El año pasado vino en la compañía de José Maya en una actuación en la que impactó por su forma de cantar a los aficionados. ¿Lo recuerda?
-Mucho. Trabajar con José Maya fue una experiencia impresionante porque es bailaor increíble. Él va a su rollo, vive en París y siente el flamenco. Valorar lo que yo hice en el escenario lo tienen que hacer ustedes.
-¿De dónde viene lo de Jacoba?
-Cuando decidimos cantar había que buscar un nombre y mi padre nos habló de nuestra abuela, que se llamaba así. No hubo más que hablar. o Esta entrevista la he publicado en Diario La Rioja

martes, 5 de abril de 2016

El valor de la economía taurina

La actividad de la tauromaquia genera 1.600 millones de euros de impacto

Óscar Chopera: «Por cada euro ingresado, el toreo genera 2,8 euros de impacto económico»

Carlos Herrera: «Este informe desmonta la teoría de que el toreo vive de subvenciones»

La Asociación Nacional de Organizadores de Espectáculos Taurinos (ANOET) presentó esta semana el informe económico ‘Los Toros en España, un gran impacto económico con mínimas subvenciones’. El trabajo ha sido elaborado por la Universidad de Extremadura y dirigido por el profesor en Teoría Económica, Juan Medina, autor del libro ‘Tauronomics’. Óscar Chopera, presidente de la patronal taurina y responsable de cosos como el de La Ribera de Logroño, señaló en la presentación que «los empresarios somos conscientes de que la economía no es el principal argumento, se trata de un espectáculo de muchos valores y nadie quiere reconocerlo. Nuestro objetivo con este estudio es demostrar en números auténticos la realidad. Se ha tenido acceso a los datos de los Ayuntamientos, Juntas, Diputaciones, Ministerios y se basa en datos concretos». Uno de los objetivos del estudio es aclarar la calumnia de las subvenciones multimillonarias que recibe la tauromaquia y que es la principal línea de argumentación de los ‘lobbies’ antitaurinos. El estudio refleja que la única partida relacionada con los toros en los Presupuestos Generales del Estado asciende únicamente a 30.000 euros y que son dedicados al Premio Nacional de Tauromaquia. Esta cifra supone el 0.01% del total destinado a actividades culturales en las cuales, por ejemplo, se emplean cerca de 50.69 millones de euros para el cine español, 92.07 millones de euros en música y danza o 53.16 millones de euros para el teatro. Paradójicamente y por lo contrario, los toros contribuyen 43.86 millones de euros en concepto de IVA, un importe muy superior de lo que aporta el cine, 14.4 millones de euros, los 10 millones de euros de la música clásica y la danza o incluso por encima de los 35.42 millones de euros del teatro o los 31.18 millones de euros de la música popular. En el ámbito regional sucede prácticamente lo mismo, únicamente el 2.8% de las subvenciones culturales van a parar inversiones en la tauromaquia.

25 millones de espectadores
En cuanto al impacto que tienen los toros en la sociedad, se encuentran datos tan reveladores como que en 2013 se vendieron 5.715.919 entradas para festejos taurinos y que hubo cerca de 25 millones de espectadores que presenciaron algún tipo de festejo taurino ya sean corridas de toros, novilladas, festejos populares, festejos en las calles o encierros. Este enorme número de aficionados a la tauromaquia en España supuso un impacto económico inducido en el conjunto de la economía de más de 1.604 millones de euros, cerca de 200 millones de euros más de lo que ha destinado en 2016 el Ministerio de Cultura, Educación y Deporte para Becas Académicas, 1.472 millones de euros, por ejemplo.  La secretaria de Anoet, Mar Guitérrez expuso una serie de diapositivas que justificaron los datos expuestos e hizo hincapié en «la mentira de los 600 millones de subvenciones» arrojados por el informe Bosch, un estudio realizado por ERC, dirigido por Alfred Bosch y utilizado por la antitaurinos como base a sus argumentos económicos, introduciendo cifras de un subsidio del 33% que no existe y que es el que se ha utilizado para presentar por toda Europa». o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

sábado, 2 de abril de 2016

Diego Urdiales debuta hoy en Córdoba

El riojano actúa en el Festival de la AECC con diestros como Enrique Ponce, Finito, El Fandi, Julio Benítez ‘El Cordobés’ y Ginés Marín

Diego Urdiales actúa hoy en Córdoba en uno de los festivales taurinos con más arraigo popular en Andalucía, el tradicional Festival a beneficio de la Asociación Española Contra el Cáncer que se celebra esta tarde a partir de las 17,30 horas en el coso de los ‘Califas’. El cartel es de campanillas, ya que además del torero riojano, figuran Enrique Ponce, Juan Serrano ‘Finito de Córdoba’, David Fandila, ‘El Fandi’, Julio Benítez ‘El Cordobés’ y el novillero extremeño Ginés Marín, ganador hace dos años del Zapato de Oro y que tomará la alternativa en la próxima feria de Nimes. Las reses serán de la ganadería de Zalduendo, propiedad de Alberto Bailleres, el empresario mexicano que dirige la Fusión Internacional de la Tauromaquia (FIT) y que apodera, además de al torero riojano, a diestros como Morante de la Puebla, Alejandro Talavante o Joselito Adame.
Para Urdiales supone su debut como matador de toros en Andalucía más allá del coso de ‘La Maestranza’, plaza en la que hará el paseíllo el próximo martes 12 de abril en ‘farolillos’ y en un cartel de máxima expectación, con Morante de la Puebla y Alberto López Simón: «Entro en una fase de la temporada muy importante; estoy disgustado porque he perdido varias orejas por fallar con la espada, pero tengo muy buenas sensaciones». Urdiales, además, manifiesta su apoyo al taurinismo de Córdoba: «La decisión de quitar los 36.000 euros que se daban a los eventos taurinos es demagógica. La mitad era para este festival en entradas para personas mayores y el resto para la feria, una ridiculez en comparación a lo que genera el toreo en esta ciudad. La afición está muy concienciada y el festejo (para el que se espera una gran entrada) va a demostrar que ya está bien de atacar de forma gratuita a un sector que es perfectamente legal. Además, estamos hablando de algo realmente importante como es el respeto y la libertad». El torero riojano, antes de la corrida de Sevilla también participará el próximo fin de semana en otro festival, en esta ocasión en Aranda de Duero. A partir de ese momento todo estará enfilado hacia Sevilla. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

domingo, 20 de marzo de 2016

Alejandro Gardel, nuevo Zapato de Plata de Arnedo

Justo Rodríguez
Alejandro Gardel, alumno de la Escuela Taurina de El Juli, se proclamó ayer ganador del XV Zapato de Plata de Arnedo. El torero de Pinto se impuso en la votación final a Ángel Téllez y especialmente a Diego Luque, que fue a la postre triunfador numérico de la novillada al cortar dos orejas y salir a hombros del Arnedo Arena en el festejo que puso final la Feria de San José. A pesar del frío, el coso arnedano volvió a registrar una extraordinaria entrada y los aficionados pudieron disfrutar de una novillada variada y entretenida en la que destacaron dos buenos ejemplares del desigual envío de la ganadería de ‘Los Ronceles’, los corridos en segundo y tercer lugar y que a la postre propiciaron las dos faenas más interesantes de la corrida, entre ellas la del nuevo Zapato de Plata, Alejandro Gardel. Ese segundo novillo tuvo un son superior por el pitón izquierdo y la principal virtud de Gardel fue la capacidad que tuvo para ajustar la velocidad del engaño a la noble embestida, que curiosamente era más y más agradecida cuando el vuelo de la muleta viajaba con más suavidad. Gardel cuajó una faena limpia, de trazo impecable y medida de fondo y forma. Hubo naturales muy buenos aunque pecó por momentos de escaso ajuste. Pero la sensación que dejó fue buena y la estocada le sirvió para lograr, de lejos, la faena más importante de la corrida. El segundo de sus oponentes fue un novillo muy deslucido, altiricón y sin celo, muy poco propicio para el triunfo. Diego Luque se llevó el mejor lote, especialmente con el cambiante tercero de la función, un ejemplar con una acusada querencia hacia las tablas en los primeros tercios pero que desarrolló gran nobleza en la muleta. Tuvo mucha clase este novillo con el que Luque intentó torear bien con la mano izquierda sobre todo en los inicios de cada muletazo. Es curioso, con el sexto pareció otro torero, con la figura excesivamente forzada y abusando de un discurso demasiado demagógico con el toro, un animal rajadito pero noble con el que se perdió mucho más en efectismos que en el toreo verdadero. Hubo momentos realmente desafortunados con la mano izquierda citando totalmente fuera del sitio y varios rodillazos que causaron muy mala impresión entre los aficionados por la brusquedad de su toreo. Cortó dos orejas, salió a hombros, pero la decisión del jurado fue distinta al veredicto del público asistente. El peor parado de la tarde fue Ángel Téllez, que tuvo delante los dos peores novillos del encierro y que fue volteado varias veces. En el primero en el inicio de rodillas, y en el segundo de su lote (cuarto de la tarde) en un casi incontable número de ocasiones. Pero Téllez no se miró nunca. De hecho, en ese novillo, el diestro vivió una pelea interior consigo mismo de la que salió victorioso. Es cierto que en ocasiones pareció a merced de una embestida que se metía por dentro y que lo arrollaba, pero lejos de acobardarse, Téllez fue buscando el sitio al novillo presentando cada vez mejor la muleta. Valentía, coraje, entrega, sacrificio, voluntad; es decir, una vergüenza torera a prueba de cualquier contratiempo y que estoy absolutamente seguro de que le hará crecerse como torero. Tiene valor, valor de verdad, valor para pasarse las embestidas por los tobillos y no mirarse tras las volteretas.

o Feria de San José (Arnedo) Novillos de Los Ronceles, desiguales de presencia, pero serios y de juego dispar. Los dos mejores, los corridos en segundo y tercer lugar. Ángel Téllez: Ovación tras aviso y ovación tras dos avisos. Alejandro Gardel: Oreja y silencio. Diego Luque: Oreja y oreja. Plaza de toros de Arnedo. Casi tres cuartos. Alrededor de 2.500 espectadores en una tarde muy fría. Alejandro Gardel logró el Zapato de Plata tras la votación del jurado.

LA GAYUMBADA DE DOMINGO

Miguel Pérez-Aradros
Ayer era sábado pero Domingo Hernández (segundo hierro de Garcigrande, que era la corrida anunciada en Arnedo pero que nadie la vio) mandó a La Rioja una auténtica ‘gayumbada’, que en la jerigonza taurina expresa a las claras una limpieza de corrales en toda regla, con bureles asombrosamente mal construidos que hicieron dramáticamente imposible el milagro de la embestida emocionante. Domingo de ‘gayumbada’ en una tarde de sábado de frío pelón y de niebla pegada como una lapa al Isasa y a las diferentes estribaciones que abrazan la industriosa ciudad del calzado. Todo perfecto (o casi todo) hasta que comenzaron a salir por toriles los ‘gayumbos’ de Domingo, seleccionados por Justo Hernández (ganadero titular) y no se sabe muy bien qué pléyade de veedores. Pléyade seguro que eran, veedores lo dudo, a no ser que fueran a la contra de los intereses de los dos toreros que hicieron el paseíllo ayer en Arnedo: el riojano Urdiales (que le ha mirado un tuerto con esta ganadería en su casa) y Alejandro Talavante, eficaz con la espada, variadísimo con el capote y tremendamente listo con la muleta en ristre para aprovechar como él solo sabe los resquicios que le dieron sus toros y abrir la puerta grande de Arnedo en una tarde en la que anduvo con una superioridad brutal por el ruedo. Tan superior estuvo Talavante que en ocasiones a su toreo le falta profundidad, compromiso cierto. Ayer cortó tres orejas y no hay nada más que objetar, pero me cuesta recordar lances suyos auténticamente buenos, templados, reduciendo la embestida, embraguetándose por derecho con el toro. Me dejó una cierta sensación de muleta volandera, de empeño en muletazos invertidos, arrucinas, bernadinas y todo un arsenal de fuegos artificiales que no puede tapar la ligereza de su toreo. Hubo un punto de intrascendencia en su actuación que me despista y que desconozco a ciencia cierta a qué se debe. Ojo, Talavante no estuvo mal, pero sí muy lejos de esa capacidad suya innata para torear sin aderezos: es decir, para torear. Diego Urdiales vivió una tarde casi imposible, una tarde dura, auténticamente a contrapelo. Tres toros prácticamente imposibles por mansos, secos e inadvertidos, como ese primero con el que rompió la corrida y con el que tuvo que hacer un enorme esfuerzo para lograr series en redondo con ese final roto por abajo. O el tercero, con el que se extendió –quizás demasiado- y al que dibujó dos naturales excelsos en un océano de esfuerzos baldíos. Todo esto, rematado por el mansísimo quinto, castaño, acaramelado de cuerna, y un baldón para cualquier ganadero que se precie de ser tal cosa. Y con esa cosa, Urdiales obró el milagro con el capote con un saludo a la verónica inverosímil, de esos con los que en Sevilla se arranca la música por la precisión y la belleza del sutil lance, con el torero arrobado y el toro prendido de esa cadencia tan imposible como rara y extraña pero que a Diego le surge con una naturalidad sin concesiones. Y ahí quedó la cosa, porque la fiera se convirtió en un ‘gayumbo’ febril y comenzó a correr por el ruedo como un alocado fan tras la estrella tras un concierto. Y detrás Urdiales, queriéndola torear a sabiendas que era una misión prácticamente imposible. Lástima que una tarde de tanto postín no contara con una corrida como el día merecía y sí con seis ‘gayumbos’.
o Una reflexión que publiqué el pasado domingo en Diario La Rioja

sábado, 19 de marzo de 2016

Alejandro Talavante corta tres orejas y sale a hombros en Arnedo

Justo Rodríguez
Diego Urdiales borda el toreo a la verónica en una tarde en la que se estrelló con tres toros infames de una decepcionante corrida Domingo Hernández

La plaza de Arnedo casi se llenó en el inicio de la Feria de San José

Horripilante corrida de Domingo Hernández; gayumbada de libro e impresentable regalo de una ganadería que desgraciadamente no estuvo a la altura de la expectación que generó la tarde. Casi lleno en Arnedo Arena a pesar del frío pelón y de la lluvia que azotó sin compasión durante toda la jornada. La corrida tuvo un claro triunfador, un Alejandro Talavante que contó con los toros de más posibilidades de la tarde y que fue capaz de aprovechar su variedad con la muleta y la efectividad de su espada para cortar tres orejas: una al cuarto y dos al sexto. La faena de su gran triunfo llegó en el último de la función, un toro noble, mansito y con buena clase por el pitón izquierdo con el que el diestro extremeño se explayó al natural en dos series de trazo muy limpio en la que logró muletazos muy ligados y suaves. El toro era completamente distinto por el derecho, por donde se rebrincaba constantemente y con el que el torero sacó a relucir su gran técnica para tapar ese defecto. La faena tuvo continuidad y la estocada le puso las dos orejas en su mano. Con el segundo de su lote, Alejandro Talavante (que estuvo muy variado con el capote) se hincó de rodillas para comenzar en redondo de hinojos e intentar una arriesgada arrucina para rematar la serie. Estuvo a punto de ser volteado ya que el toro se le quedó debajo y volvió a la cara del burel de nuevo de rodillas y rematando ya con un pase de pecho. Faena de acento rápido, sin solemnidades y con un Talavante en esa expresión suya de la creatividad y los muletazos inverosímiles. Buen aire pero todo muy matizado por el poco fondo del toro, que se fue apagando a medida que su labor acumulaba muletazos. Paradójicamente, los mejores momentos de Talavante los logró en su primer burel, un animal que se lesionó en la mano izquierda, pero que dejó las embestidas más profundas de la corrida. Talavante lo entendió a la perfección y dibujó muy buenas series al natural, templadas, suaves y con esa forma tan personal que tiene de gustarse al soltar el vuelo del engaño. La estocada cayó baja y perdió la que podía haber sido la primera oreja de la corrida.

Urdiales, lo mejor a la verónica con el quinto
La cruz se la llevó Diego Urdiales, que contó con un lote de tres toros infames. Seco como el esparto el primero; adherido al suelo el segundo y mansísimo el alocado castaño con el que cerró su tarde en Arnedo. Sin embargo y a pesar de la dureza infame de su sorteo, conviene decir que es complicado torear mejor con el capote, especialmente a la verónica, tal y como lo hizo al quinto, ganando terreno, soltando el vuelo y acompañado con la cintura. Fue, de lejos, lo más torero de una tarde que pasará pronto al olvido. El primero de Urdiales fue un toro sin ninguna clase con el que logró pasajes destacados por la derecha. Todo muy mediatizado por el poco empuje del animal y porque por el pitón izquierdo se quedaba siempre debajo. Hizo un esfuerzo baldío y tras un pinchazo despenó al toro con una estocada efectiva. El segundo de su lote fue otro animal mentiroso con el que alargó la faena por ese afán suyo de quedar bien con su gente. Logró varios naturales excelentes de frente, alargó el viaje lo máximo que pudo en redondo y remató la labor con una coda de molinetes vaciando al toro por los adentros para aprovechar su escaso recorrido. Pinchó y perdió la oreja. Con el quinto lo intentó de nuevo a sabiendas de que el animal se escupía de manso de cada muletazo y que no había parado de correr por el ruedo desde que salió de toriles. 'Frailón', que así se llamaba, fue el ejemplar más deslucido de la tarde. Dos series aguantó con la derecha y después ya no quiso más a pesar del esfuerzo por agradar del torero de Arnedo, que se fue de la plaza con rodeado de una clamorosa ovación de sus paisanos.


Ficha de la corrida
Seis toros de Domingo Hernández. Mal presentados, de feas hechuras y de mal juego en líneas generales. (1º, parado y áspero; 2º, noble, se lesionó de la mano izquierda; 3º, sin recorrido; 4º noble pero sin fondo; 5º manso y gazapón; 6º manejable). Diego Urdiales, saludos tras aviso, silencio tras aviso y saludos tras aviso; y Alejandro Talavante, ovación, oreja y dos orejas. Entrada: Casi lleno en tarde de mucho frío. Los dos toreros recibieron una gran ovación al inicio de la corrida y Alejando Talavante salió a hombros. o Publicada en larioja.com

jueves, 17 de marzo de 2016

Las incógnitas de José Tomás

Ha agotado los abonos y las entradas para su regreso el 7 de mayo en Jerez en tiempo récord

Ésta es la fuerza de José Tomás: arrasa en las taquillas como ningún otro torero en el mundo

De la temporada de José Tomás sólo hay dos cosas que se sepan a ciencia cierta: que está anunciado en la próxima feria de Jerez el siete de mayo con toros de Núñez del Cuvillo y que ha regresado con Salvador Boix como apoderado, al que llamó a Barcelona tras la corrida del DF para que volviera su lado. Prácticamente todo lo demás son especulaciones más o menos certeras entre las que se habla de un número no superior a diez corridas y de distintas plazas de toros. He aquí alguna de las más comentadas entre los periodistas taurinos por ‘lo bajini’: Málaga, Valladolid, Badajoz, San Sebastián, Palma de Mallorca y hasta Logroño, un coso en el que la última vez que estuvo anunciado fue en 2000 pero en el que su último paseíllo lo hizo con un memorable triunfo ante un toro de Loreto Charro. Los ‘tomasólogos’ han descubierto distintos fenómenos tectónicos en este regreso del mito. En primer lugar lo hace con la persona que estuvo desde la reaparición barcelonesa de 2007, el músico Salvador Boix, un personaje peculiar y muy comprometido con la cultura taurina precisamente desde un punto de vista ‘contracultural’ del propio toreo. Otro detalle es que Tomás actuará en Jerez ante toros de Cuvillo, una ganadería con la que había ‘roto peras’ tras unas declaraciones del propio ganadero en una corrida en Francia. Hace unos días se presentó en Barcelona de forma sorpresiva y en el congreso de la Federación de Entidades Taurinas de Cataluña dijo que «la llama del toreo sigue viva en Cataluña». Nadie se esperaba su presencia y ante un teatro abarrotado de aficionados volvió a demostrar su compromiso con la tauromaquia en cualquier rincón del mundo. Y es que su tirón sigue estando intacto. El de Galapagar ha agotado los abonos y las entradas para su regreso el 7 de mayo en Jerez en tiempo récord. La nota de prensa de la plaza jerezana no daba lugar a ninguna duda: «Los abonos y localidades para la Feria del Caballo de Jerez se han agotado apenas 24 horas después de abrirse las taquillas. La venta se ha realizado tanto en taquilla física como de forma online y telefónica y se han atendido peticiones de todos los lugares del mundo». Ésta es la fuerza incontrolable de José Tomás: arrasa en las taquillas como ningún otro torero en España desde la época de Manuel Benítez ‘El Cordobés’ y además parece que este año, repleto de novedades, quiere arrimar su hombro a varios cosos acosados por frentes políticos antitaurinos. Habrá que esperar... o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

lunes, 14 de marzo de 2016

El Monosabio vuelve a arrimarse

«Los progresistas amamos la fiesta con la misma fuerza», afirma el exministro Mariano Fernández Bermejo en esta publicación taurina 

La revista del Ateneo 'Orson Welles' analiza la perspectiva política del toreo 


A mi juicio, cuando el acontecimiento taurino llegue a ser para los españoles un simple espectáculo, los fundamentos de España en cuanto nación se habrán transformado. Si algún día el español fuere o no fuere a los toros con el mismo talante con que va o no va al cine, en los Pirineos, umbral de la Península, habría que poner este epitafio: 'Aquí yace Tauridia'; es decir, España. Esta afirmación -más allá de ser discutible, como todas- es obra de Enrique Tierno Galván, que fuera alcalde de Madrid y que tal y como explica la periodista Covadonga del Peso en un nuevo número de 'El Monosabio', «el socialista que desentrañó el sentido social de la tauromaquia». Esta revista, editada por el Ateneo Cultural Taurino 'Orson Welles' y que será presentada el sábado de la semana que viene en Logroño en las actividades de la peña 'El Quite', ha vuelto a la escena para enfrentarse a uno de los problemas más acuciantes que vive la tauromaquia en la actualidad, su relación con la política y su interesada identificación por parte de determinados sectores con la 'derecha'. Y es que tal y como se explica en la publicación, «la tauromaquia es anacrónica. No hay duda. Como las pirámides o el teatro. Goebbels proponía acabar con este último, una vez que disponía del cine,
mucho más moderno y eficaz para sus fines abyectos. Al fin y al cabo, las copias de una película se pueden controlar, pero lo que pasa dentro de cada teatro no. Revisando la Historia, uno se sorprende (escribe su director, el médico Eduardo Gavín) al ver que gran parte de los intentos de prohibición de las corridas vienen de las fuerzas más negras de la política. Desde los papas más siniestros del Renacimiento, a Salazar en Portugal, pasando por los recién llegados y despóticos Borbones. Sin embargo, el florecimiento de la tauromaquia se da en las épocas de mayor esplendor de la ilustración, el afrancesamiento, el liberalismo, las repúblicas o incluso la movida madrileña. Hasta muchos antitaurinos 'noventayochistas', como Ramón María del Valle Inclán, acabaron rendidos al Pasmo de Triana, Juan Belmonte. Y va más allá: «Afirmar que las corridas de toros son un resquicio del franquismo es una ignorancia aplastante, pues el rito taurino se pierde en la prehistoria y pasa por Grecia, Roma y el Medievo, hasta nuestros días. Decir que pertenecen a las clases privilegiadas es propio de quien desconoce al pueblo y al mundo rural. Querer acabar con ellas por motivos políticos es atentar contra la costumbre, fuente de derecho, y la cultura popular de muchas naciones. Una triste maniobra globalizadora y homogeneizadora». En este número hay entrevistas a dos políticos, Pío García Escudero (presidente del Senado y miembro del PP) y a Mariano Bermejo, socialista y ministro de José Luis Rodríguez Zapatero. También hay artículos sobre la tauromaquia de Remy Danton, las distintas prohibiciones históricas que ha vivido la tauromaquia o cómo eran las corridas en la España napoleónica de José Bonaparte. Un trabajo extraordinario que vuelve a colocar a esta publicación en la vanguardia del pensamiento y el activismo taurino. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

sábado, 12 de marzo de 2016

INOLVIDABLE

Manuel Carmona Heredia, cantaor de Santa Fe (Granada), gitano de la emigración a Cataluña, gitano fragüero que dejó el jueves uno de esos conciertos en los que uno encuentra la razón más profunda por la que ama al flamenco, al cante jondo, al cante que es capaz de explicar en cada sílaba -componiendo los tercios con una asombrosa e insuperable dialéctica- todo el sentimiento y todo el bello acervo cultural que posee esta maravillosa expresión artística. Una voz que se desliza por todos los cantes con un sentimiento antiguo. Tano es así que, a veces, durante el concierto cerraba los ojos y pensaba que estaba en el interior de una de aquellas grabaciones de ‘Rito y Geografía del Cante’, el mítico programa de Televisión Española en la que se retrataba al flamenco desnudo, en la pura e inconcreta ‘zona cero’ de lo jondo. Pero estábamos en el Salón de Columnas y allí arriba, en el escenario, ‘Nene de Santa Fe’, roto sin tremendismos por unas malagueñas (la de Chacón y la doble, como él mismo relató) sencillamente colosales, íntimamente flamencas, dichas y cantadas, contadas, deletreadas a pulso de respiración, masticando el flamenco en esos tonos medios tan complicados, tan sutiles, de trazo tan limpio, pero tan herméticos por improbables, por poco transitados y porque a Manuel le nacían del alma en esa cantidad impresionante de pronunciaciones distintas. Duró casi dos horas la maravilla y se nos pasó en un suspiro. Y el público, a veces tan apegado a los efectismos, reaccionó desde el principio a toda la belleza desplegada por Manuel alentado por esa forma de cantar tan personal que se diría que es única. Manuel canta con precisa musicalidad, es un reloj de sinfonía y recursos, un maestro largo de cantes (romance, siguiriya, caña, soleá, tarantos, bulería, alegrías…) Brutal su conocimiento y brutal también la noche que desplegó Paco Cortés, un soberbio tocaor de Granada que tantas veladas nos había dejado su aroma, especialmente en los inolvidables conciertos de Chano Lobato, al que acompañó en su última actuación en Logroño. Paco está enorme y demostró lo difícilmente hermoso que es tocar tan bien para cantar, acariciando la voz de Menuel y ahondando en su talento a compás en los momentos de sus falsetas, todas bellísimas, todas perfectas y nítidas. ¡Qué gran noche de cante y qué gran ciclo!

 o XX JUEVES FLAMENCOS. Cante: Manuel Carmona Heredia, ‘Nene de Santa Fe’ Toque: Paco Cortés. Salón de Columnas del Teatro Bretón (localidades agotadas) Jueves, 10 de marzo de 2016. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

jueves, 10 de marzo de 2016

«A Mairena hay que conocerle como maestro pero luego tienes que volar»

El maestro granadino trae el eco del flamenco perdido al Salón de Columnas (21 h.) con el eco y la cadencia del toque de Paco Cortés

Manuel Carmona Heredia, ‘Niño de Santa Fe’

Admirador del universo de Antonio Mairena –«alfa y omega de los palos flamenco pero no un laberinto en el que encerrarse»–, hijo de la fragua, emigrante en la Cataluña de la Peña Fosforito de Cornellá, cantaor libre, libérrimo de profundas convicciones flamencas y antiguo bajista rock, Manuel Carmona Heredia, ‘Niño de Santa Fe’ (Granada, 1949) es uno de los eslabones vivos de ese flamenco perdido, insondable, lejano y muchas veces inalcanzable que por virtud de los programadores del Teatro Bretón esta noche dejará su huella en el Salón de Columnas a partir de las 21 horas. Un cantaor invisible para muchos pero que lleva el cante bueno y más auténtico a flor de piel, un maestro de flamenco sin alaracas.
-¿Tantos años cantando y que poco se deja ver?
-Son cosas de la vida. Estoy orgulloso de mi cante y mi camino, de la búsqueda que emprendí desde que era casi un niño y la oportunidad que me ha dado el flamenco de comunicar mi sensibilidad donde han querido escucharla y sentirla.
-¿Cuál es su historia?
-Soy gitano, de Santa Fe, donde las Capitulaciones entre Cristóbal Colón y los Reyes Católicos. Mi familia era fragüera, una ocupación muy característica de nuestras gentes. Pero llegó la mecanización de la agricultura y se acabó el trabajo. Como tantos andaluces, extremeños o gallegos, en los años sesenta nos tocó emigrar. Primero fui con mi padre a Barcelona a buscarnos la vida en el negocio de la venta de ropa, cuando nos asentamos regresamos a por mi madre y el resto de los hermanos.
-¿En qué contexto comenzó a cantar?
-Mi padre me enseñó las primeras cosas, más que nada de oírle. Pero yo cantaba desde niño, siempre he tenido esa inquietud por la música. Y fue allí, en Barcelona, donde me formé en mis primeros capítulos como cantaor. Había mucha afición, mucho respeto al cante; se cantaba en las casas y en las peñas, como las de Antonio Mairena o la de Fosforito. Pero no era lo mismo cantar por intuición o cantar en la familia que cuando querías formarte para cantar con verdadero conocimiento de causa. Ahí recurríamos a las grabaciones, e incluso a los discos más viejos de pizarra para ir a las fuentes más puras.
-Cómo se dio cuenta de que le faltaba ese conocimiento...
-Porque cantaba bien, me decían, pero me faltaba esa base de formación auténtica y por eso no ganaba los concursos. La Antología de Mairena fue esencial en mi formación. Él es el maestro por excelencia del flamenco, no hablo como cantaor, sino por su conocimiento enciclopédico de todos los cantes, los básicos (tonás, tangos, siguiriyas y soleares) y el resto. Pero que quede claro que a Mairena hay que conocerle como maestro, pero una vez que se le conoce hay que dejarlo en su sitio y crecer cada uno como cantaor con sus formas personales.
-¿Cuáles son las voces que a usted le suenan mejor y que más le emocionan?
-Hay muchos maestros que me encantan y me han influido: Caracol, Mojama, Talega, Pepe Pinto, Marchena, Camarón... Yo no me cierro en banda ni en solo estilo porque eso sería reducir el cante, empobrecerlo. Me gusta estudiar los cantes, las diferencias que existen entre ellos, aunque sean de una misma familia, como la soleá, la de Triana, la de Utrera de la Serneta, la de Lebrija, todas ellas tan hermosas, tan profundas y tan misteriosas. El cante es un mundo enorme, sorprendente, inacabable. Por eso cuando te introduces en su estudio, en su latido más íntimo, te das cuenta de su inmensidad.
-Le gusta algún cante en especial.
-Todos, aunque sí es verdad que la soleá tiene un rajo muy gitano, muy bueno, que me gusta mucho.
-¿Cree en la fusión?
-Sí pero sin romper los cantes. A mí me encanta catar con guitarra eléctrica y con batería, pero sin distorsionar la estructura del flamenco. Estuve varios años con Morenito de Íllora en un grupo de rock al que llamamos ‘Pureza’ y disfruté mucho. Pero en aquellos años me gustaban grupos como los ‘Sirex’ y todo aquello que llegaba con el influjo de los Beatles.
-¿Cómo es el cante en Granada?
-Hay cosas muy buenas pero lo guardamos dentro de las casas y eso no vale. Hay que cantar para el mundo.

El sonido cristalino y nítido del compás de Pacó Cortés
Paco Cortés (Granada, 1957) comenzó su carrera siendo todavía un niño trabajando en las zambras del Sacromonte granadino, barrio en el que nació bebiendo las fuentes del flamenco en el propio ámbito familiar. A los catorce años de edad comenzó a trabajar en giras internacionales acompañando para bailar a Mario Maya. Durante más de ocho años trabajó al lado de Enrique Morente con el que participó en la grabación de varios de sus discos. Ha acompañado habitualmente a Carmen Linares, con la que se presentó en Logroño, escenario en el que ha actuado con artistas de la talla de Chano Lobato. Según Paco Cortés, tocaor y cantaor es importante que se conozcan. El tocaor puede conocer así las cualidades y características del cantaor: sus tonos, sus letras, dónde se para y dónde termina cada cante. Aunque ha grabado varios discos en solitario, Paco Cortés se ha convertido en una de las referencias del toque para cantar por su conocimiento de los estilos. o Esta entrevista la he publicado en Diario La Rioja

domingo, 6 de marzo de 2016

Urdiales se estrena con una obra maestra

Foto: Arjona
El diestro riojano corta una oreja en Olivenza tras una faena primorosa y repleta de empaque 

Talavante salió por la puerta grande tras una pavorosa voltereta en una faena de impresionante exposición, de máxima figura del toreo

Migue Ángel Perera reapareció ante su público tras la gravísima cornada de Salamanca 

 Diego Urdiales cortó ayer la primera oreja de la temporada en una tarde repleta de matices en una abarrotada plaza de Olivenza (Badajoz) que vive un intensísimo fin de semana taurino con tres corridas de toros y dos novilladas. La tarde era, además, la de la reaparición de Miguel Ángel Perera tras su gravísima cornada de la feria de Salamanca el pasado mes de septiembre. Y si en aquella aciaga corrida le sobrevino el percance recibiendo al toro con el capote de rodillas, en la tarde de su regreso se presentó ante el público de la misma guisa, amortizando así de primeras cualquier torvo recuerdo o la más mínima brizna de mala memoria. Así se comportan los toreros, una suerte de personajes únicos y extraordinarios, capaces de burlar la muerte como hizo ayer, sin ir más lejos, Alejandro Talavante en una faena de puro huevo en la que resultó feísimamente prendido por el mismo cuello en unos segundos de angustioso dramatismo. Talavante superó todas las líneas rojas como si no le importara la muerte. Sin mirarse apenas salió vivo del envite; salió victorioso y triunfador de la tarde en una actuación de máxima figura ante sus paisanos. La faena de la oreja del diestro riojano fue un primor de armonía y reposo con un toro noble que le dejó expresar su tauromaquia con ambas manos, con series muy puras por la derecha y especialmente bellas al natural, con esa forma suya tan personal de reunirse con la embestida formando un solo cuerpo de sutiles movimientos, sin más adjetivos que el de la armonía. La coda con la mano izquierda fue como una verdadera declaración de intenciones, con el compás abierto en la penúltima serie y de frente y a pies juntos el último racimo de naturales. Fue una belleza la faena del diestro de Arnedo, acunada con ese compás tan suyo, con esa gramática del muletazo realmente largo por su duración y lentitud más allá de longitudes extremas y de esa rápida y a veces obsesiva ligazón para tapar las incorrecciones de la velocidad en ocasiones terminal. No era fácil meter al público en el primer toro en una tarde inopinadamente fría y ventosa en una Extremadura con aire de primavera y frío húmedo de un invierno que ha llegado en marzo. La faena era de dos orejas pero un pinchazo previo a la estoconazo que cobró le arrebató el segundo trofeo. Pero mucho más allá de los premios está el toreo y las sensaciones que emite el riojano son de temporada grande, muy grande. El segundo toro de su lote fue el de mayor volumen del envío y quizás el más complejo para discernir su cambiante embestida. Con el capote se desplazó mejor al principio por el izquierdo; se lo sacó más allá de las rayas, y fue por el derecho por donde logró dos carteles a la verónica. Y ahondó por ese palo en un quite para mecer los vuelos y abrochar la tanda con dos medias maravillosas: abelmontada la primera y aromáticamente sevillana la segunda, con los pies juntos y recordando a un tal Pepín Martín Vázquez. Brindó la faena al público –la primera lo hizo a Perera– y quiso comenzar por alto en un terreno muy cercano a las tablas. Pero el toro se desestabilizó al comerse el vuelo y se dio un volatín de costado espectacular. Hubo de cambiar de estrategia y se lo llevó a los medios ofreciéndole mucha distancia para aprovechar la inercia de la embestida lanzada. El toro llegaba rápido pero se quedaba bajo la jurisdicción del torero, que tuvo que emplearse al máximo para alargar el viaje con los últimos flecos de la pañosa. Hubo muletazos sueltos extraordinarios y una grandísima serie al natural con varios lances de inopinada profundidad. Con este toro complejo Urdiales dio esa dimensión de una templada torería al alcance de muy pocos elegidos y cada día está más seguro que el camino que ha emprendido carece de vuelta atrás. El mano a mano con Talavante en Arnedo se ha puesto a cien y somos muy afortunados de que así sea. o Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja

domingo, 28 de febrero de 2016

ROCÍO MÁRQUEZ Y EL ÉXTASIS

Es complejo, se diría que casi imposible, convertir en palabras las emociones que se desataron el jueves en el Teatro Bretón con el concierto de Rocío Márquez, posiblemente el más esperado del ciclo y también uno de los más gozosos de estos últimos veinte años en Logroño, que se dice pronto pero que en ningún caso supone una exageración o un desafuero de este cronista obnubilado por el cante de Rocío desde que la vio por primera vez. El concierto fue un éxtasis de flamencura desde la malagueña inicial hasta ese final por fandangos respirados ya con la lumbre del gentío completamente desbocada. Y es que hasta a Rocío se le había trasfigurado el gesto de tanto cante que fue capaz de declinar con una rara mezcla de poderío y gusto, de elegante tensión dramática y de un sinfín de bellezas destiladas en melismas, remates, tercios, arabescos y frases extraordinariamente complejas y bellas como el aroma de un vino excepcional, un vino macerado en paciencia y conocimiento, un vino único como única es la voz de esta flamenca providencial. Hubo tantos momentos únicos que es difícil recopilarlos. La siguiriya fue fascinante con el pregón del uvero; o esos caracoles del alma, o la complejísima petenera mecida de una manera excepcional por Miguel Ángel Cortés, que estuvo sencillamente colosal toda la noche, desde el trémolo de la malagueña a los juguetillos de los cantes marcheneros. Qué encuentro más poderoso de dos artistas únicos y unidos por el talento y el desarrollo de un lenguaje flamenco que sin abandonar ni un ápice el fondo tradicional de esta manifestación artística, lo encaraman, además, a un plano creativo sorprendente porque existe detrás de cada nota un planteamiento intelectual, una búsqueda, una pasión que no desmerece antiguos sabores porque no se basa en ningún raro artilugio para crecer; se basa en el conocimiento más radical de lo que se hace sobre el escenario. Y es que Rocío, además, se dejó la vida cantando. Hubo tantos perfiles cantaores: Pastora, Marchena, Vallejo, Morente... Todos ellos y más revivieron el jueves en el escenario del Teatro Bretón gracias a una voz clave del cante contemporáneo: Rocío Márquez. o Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja 

o XX JUEVES FLAMENCOS
Cante: Rocío Márquez. Toque: Miguel Ángel Cortés. Compás: Los Mellis. Teatro Bretón (lleno). Jueves, 24 de febrero de 2016

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)