viernes, 15 de febrero de 2013

MI APLAUSO A TONI CANTÓ

A Toni Cantó le han dado hasta en el cielo del paladar por explicar lo evidente: los animales no tienen derechos ni obligaciones. El derecho es un artificio moral e intelectual creado por el hombre para organizar la convivencia. Los hombres firman contratos en un plano de igualdad y a sabiendas de que ambas partes se comprometen a cumplir lo pactado. A los animales los tratamos, los utilizamos e incluso nos los comemos. Un atún no tiene derechos, de la misma forma que tampoco los tiene un calamar o una golondrina, ni una alcándara, ni tan siquiera tiene derechos la cabra de la Legión. Como dice Francis Wolff, nuestra sociedad se tambalea en una especie de animalismo falsamente compasivo: se critican las corridas de toros pero se desconoce profundamente su naturaleza y la naturaleza de los propios animales bravos, que son como son y no como le gustaría que fueran a Lucia Etxebarría o a Julia Otero. El filósofo argentino Carlos Nino aseguraba que los derechos básicos son aquellos de los que gozan todos los seres con capacidad potencial para tener conciencia de su identidad. Ahí está la clave y esa identidad humana se empobrece cuando se pasa del trato al maltrato, de la muerte ritual de nuestras matanzas del cerdo a la escondida en la negritud de esos mataderos industriales en los que nadie repara. En la corrida no hay tortura por el hecho decisivo de que no tiene como objetivo hacer sufrir al animal: el toro no huye, pelea hasta morir (en la plaza o a campo abierto) y tiene la oportunidad de vender cara su piel poniendo en riesgo la vida del propio toreo. Como subraya Wolff, la tortura es una práctica abominable y aplicar este término a un festejo taurino no es más que una banalización simplista y una frivolidad inaceptable. Aquí la cuestión es que si hablamos de eslóganes o hacemos un debate en serio.

# Este artículo lo he publicado en Diario La Rioja en una serie que se titula Mira por dónde y que aparece los jueves.

2 comentarios:

Carlos de la Parra dijo...

A éste señor le sentaría bien convivir un largo tiempo con simios para comprender un poco más a los animales.
La fiesta brava nos fascina a muchos, más no considero que el ser espectador de éstos ritos me da el derecho a opinar que les agrada o conviene a los toros.

david dijo...

pablo completamente de acuerdo con todo lo que has dicho por supuesto toni canto dijo una verdad como un templo aunque haya mucha gente que se ofendio saludos

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)