lunes, 10 de mayo de 2010

JAVIER CORTÉS, UN TORERAZO EN PUERTAS

En el túnel de Las Ventas. Paloma Aguilar
La primera vez que vi a Javier Cortés fue en Arnedo en una novillada y me dejó impresionado por la hondura de su concepto; por el sentido del temple del que hace gala y por lo bien que se coloca siempre para ofrecer la muleta con una especial pureza, con un clasicismo que apenas se ve. Javier Cortés es un torero sin oropeles, sin envoltorios, sin adornos. Es decir, un torero hondo que trata de hacer el toreo y que tiene un aroma profundamente desolador en sus embroques, con una cintura que parece romperse a pesar de lo seco de su discurso.


Lo he visto poco, la más de las veces por la pequeña pantalla, pero he de reconocer que me encanta el concepto y la forma que expresa su tauromaquia.


Además, tiene valor y tiene cabeza. No tiene espada, pero la conseguirá si los dueños del sistema y del aparatik (torva burocracia del toreo) se dan cuenta de que no está la cosa para desaprovechar un torero con tantas potencialidades ¿Cuando lo volveremos a ver anunciado en una feria?

1 comentario:

SNL dijo...

La tarde de Las Ventas era la primera vez que lo veía pero coincido contigo Pablo, aquí huele a torero. Esperemos que tenga suerte.
Por cierto, la imagen es buenísima, parece un cuadro.
Salu2

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)