lunes, 10 de mayo de 2010

AL FIN, EL TORO

Foto: Paloma Aguilar (www.las-ventas.com)
La corrida de Dolores Aguirre de ayer en Las Ventas constituyó por sí misma un auténtico espectáculo por la importancia que supone la embestida de un toro de verdad, con sus matices y sus ribetes en cuanto a bravura y mansedumbre, pero de verdad al fin y al cabo. El primero me encantó y me hubiera gustado verlo sin viento; y la faena de Rafaelillo/Rafaelazo fue auténtica por su entrega sin renunciar nunca a torear bien y de verdad. El cuarto, que tenía un fondo de clase impresionante, tuvo una gran profundidad en la muleta. Rafaelillo estuvo bien con él, muy bien, a pesar del viento y de los parones de una faena a la que le faltó continuidad pero que gozó de momentos de suma importancia. En el caso de no haber fallado tanto con la espada, el bravo murciano hubiera cortado tres orejas en Las Ventas, que tal y como está el patio era un botín casi inalcanzable.

Fernando Cruz es todo un caso de mala suerte, de torero cabal, de trazo tan largo como la sombra de su mala suerte. Tuvo el peor lote y no pudo hacer nada más que justificarse.

Joselillo se llevó un tabaco gordo del que esperemos que se recupere cuanto antes.

La corrida fue dura y encastada, mansa, y con tres toros con posibilidades: 1º, 3º y 4º; uno imposible por deslucido (2º) y un auténtico cabrón, un cazador (6º). El remiendo de Fernando Peña, desesperante. 


Un recuerdo al pasado, al MIÉRCOLES 30 DE MAYO DE 2007

Rafaelazo

Foto: Juan Pelegrín (www.las-ventas.com)
Rafaelillo es un torero chiquitín y rubio. Tiene el pelo rizado, el perfil recortado, es de Murcia y ayer en Las Ventas se jugó la vida. Se la jugó sin ambages; vino a torear y toreó. Lo anunciaron con una corrida descomunal de Dolores Aguirre y no se anduvo con chiquitas ni remilgos. De hecho, a su segundo toro le bajó la muleta y le endilgó varias series emocionantísimas, varias series que no las van a firmar nunca muchos de los que yo me sé porque ni en sueños se anunciarían con un hierro como éste. Y aunque no mató a la primera, Rafaelillo se tiró por derecho, dejó media espada arriba y estuvo a punto de cortar una de las orejas más merecidas de la feria. Y encima a un toro, a un torazo y por eso ayer, Rafaeillo no fue tal; fue Rafaelazo. La faena tuvo tintes épicos porque Botero II era en primer lugar un tío.... (leer el resto)

2 comentarios:

I. J. del Pino dijo...

Lo de ayer fue para disfrutar. Había mansedumbre, pero la casta existía y eso es lo que dio la emoción. Yo le hubiera dado una oreja a Rafaelillo en el primero, porque aun con ese viento estuvo hecho un tío.
Tiene una estética con mucho sabor.
Saludos.

CT dijo...

Rafaelillo, torerazo!

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)