domingo, 4 de noviembre de 2007

Les Saintes ¿puede haber algo más bello?

La belleza es para muchos una anhelo, un fin en sí misma. Para otros, sencillamente es una necesidad, una cuestión que no tiene vuelta de hoja. Quizás yo me encuentre en ese segundo grupo o en el primero. No lo sé. Sin embargo hay momentos cuajados de misterio, de un aliento impenetrable donde aflora esa necesidad de rebuscar, de meter la uña dentro para sonsacar los argumentos para sentir lo incontestable. Quizás sea por eso por lo que amo el toreo y su desdicha. Como decía Santiago Amón, en los toros no se habla de crisis, sino de decadencias. Por eso, en una tarde plácida y austera de domingo es maravilloso navegar por el blog de Campos y Ruedos y toparse en el periplo con fotos tan hemosas, sutiles y delicadas como éstas de Sophie Ryckelynck. ¿Puede haber algo más bello?

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues sí, si que lo hay, hay algo más bello, si se traslada esta misma escena a la marisma, a un cerrado tan inmenso como llano, al atardecer, cuando solo se oye al torero y la respiración de los caballos y un pato real cruza el cielo como una bala. Sí, hay algo más bello, verlo todo desde la montura con el palo echado en el hombro. Puntillero.

Marianop dijo...

También algo bello para un domingo por la tarde es contemplar cómo la crónica de "el rabo de la señora presidenta" quedará perpetuada en el Cossío de por vida. Para escarnio de todos los que contribuyeron a aquel indigno "cajonazo".

Por lo menos es una dulce forma de venganza.

acabada dijo...

Qué macabro todo esto. Me parece impresentable

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)