martes, 23 de agosto de 2011

Diego Urdiales del gran poder

Vuelta al ruedo y gran ovación en una tarde magistral del riojano en Bilbao 

Diego Urdiales del gran poder. Así como suena: magistral, valentísimo, torero y magnífico en una tarde impresionante en Bilbao y ante una exigente corrida de Fuente Ymbro que pidió el carnet a los tres diestros. Probablemente, y a pesar de que un pinchazo le arrebató de la mano una oreja conquistada a ley, Diego Urdiales ofreció en el negrísimo coso de Vista Alegre la tarde más rotunda y completa de su carrera. Miren, es materialmente imposible torear mejor que como lo hizo por el pitón derecho del primer toro de la tarde. Ese embroque de Diego Urdiales ahora mismo carece de parangón y marcó tal diferencia con sus compañeros de terna, que tanto César Jiménez como Matías Tejela dieron la sensación de que íntimamente sabían que no podían ni soñar torear como lo había hecho el riojano. Fueron cuatro tandas en redondo para enmarcar por su lentitud, por su empaque, por su ritmo, por esa manera tan sedosa que tiene el arnedano de acariciar la arrancada del toro, llevarlo con los vuelos hasta atrás, soltar la embestida con la palma de la mano y recoger después al astado con la pañosa muerta en el hocico del toro. Es decir, torear. No pasar los cornúpetas por allí con la muleta a guisa de pantalla, torear con mayúsculas, torear como los propios querubines en el caso de que semejantes seres celestiales tengan vocación filotaurina y alguno se haya quedado por aquí tras la jota-eme-jota.

La faena, que era la primera de la tarde, fue coreada por el público. Y cuando se echó la muleta a la mano izquierda, el toro -que ya le había avisado en el capote- le tiró un derrote a la hombrera y lo zarandeó dramáticamente. Lo estrujó en el suelo con saña y lo buscó con feo estilo. Paró la música; se temía lo peor, pero el torero (torerazo, quiero decir) se levantó sin contemplaciones, tomó su muleta y le enjaretó otra tanda por la derecha que fue sencillamente magistral. Urdiales estaba roto pero no vencido. Es más, se vino arriba y dio la enésima lección de torería en su Bilbao. Agarró una gran estocada previo pinchazo y el público pidió levemente la oreja. Pero la vuelta al ruedo fue clamorosa. Faena de torero, faena inolvidable. Cumbre.

El segundo de su lote fue el típico manso que se rebotaba de piquero en piquero y que en cuanto alguien le hiciera embestir por abajo se declararía incapaz de repetir dos o tres veces con codicia. Urdiales lo sabía, por eso se lo sacó a los medios para aguantar el máximo tiempo posible a salvo de su querencia. Otra vez puso la muleta por delante. El toro lanzaba derrotes a diestro y siniestro sin miramientos. Poco le importó a un torero que volvió a dar una lección de colocación y temple, de seguridad con la muleta y de arrebato con dos molinetes gitanos y enroscados en los que crujió literalmente al manso de Ricardo Gallardo. Fue capaz de meter al público en la faena haciendo gala del sitio tan asombroso que ha cogido a pesar de torear tan poco, de las escasas oportunidades que le ofrecen las empresas y del poco cuartel que le da este caduco sistema. Urdiales se metió en tablas con él, pero el animalito no quiso más guerra. Media estocada en la yema lo mandó al otro barrio y Bilbao, su Bilbao, le ovacionó con una rotundidad de las que no se llevan. Jiménez tuvo un buen toro en el primero de su lote, pero no se confió nunca. Y Tejela, que se llevó el lote de la tarde, estuvo tan perdido como precipitado. Ayer sólo hubo un torero: Diego Urdiales.

 

o Bilbao. 3ª; Corridas Generales.
Toros de Fuente Ymbro, corrida muy bien presentada; seria, en tipo y armada. De buena nota en general; el mejor fue el sexto. En el lote de Diego Urdiales destacó el pitón derecho de su primero; por el izquierdo, una prenda. El segundo suyo fue el peor de la corrida, manso con alevosía. Diego Urdiales: vuelta al ruedo y gran ovación. César Jiménez: silencio en ambos. Matías Tejela: silencio en su lote. Plaza de toros de Vista Alegre (Bilbao): más de media entrada en tarde encapotada. (Esta crónica la he publicado en Diario La Rioja).

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro por Urdiales. Cómo torea este tío. Acojonante
Mayca

Anónimo dijo...

El toreo era esto: imbéciles
Farfullo de Cavia

Ramón Arrieta dijo...

Impresionante artículo y bellísima faena.
Enhorabuena

Anónimo dijo...

Por qué Chopera elige a César Jiménez para la sustitución de mañana en Almeria. Que alguien me lo explique.

Un abonado de Logroño

ramón martínez dijo...

Se puede torear más despacio????
buena oportunidad para que lo hubieran visto en el sur pero... no hay manera!

Perez@larcón dijo...

Diego Urdiales sustituye en Almería a Cayetano el miercoles.

un saludo

Elsa dijo...

Hola Pablo,

Ayer estuve allí y no puedo estar más de acuerdo con tu crónica. Y yo, que ya sabes que no entiendo mucho de esto, no alcanzo tampoco a comprender por qué este hombre no tiene más oportunidades.

Un besazo

A ver si nos vemos

Mosquete dijo...

Totalmente de acuerdo con la crónica. Hacía tiempo que no me emocionaba tanto con una faena. Incomprensible que el público de Bilbao no premiara con una oreja semejante obra de arte. Lamentable e indignante la frialdad de Molés en sus comentarios. Pero así está el patio...

ramón martínez dijo...

pues no, a Cayetano lo sustituye David Mora. Ole por los chopera!. Ya os vale ya!. Con todos mis respetos, iros un poquito a la mierda

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)