viernes, 3 de junio de 2011

CUADRI, EL TORO SIN PARADOJAS

Foto: Juan Pelegrín
Un corridón de toros, así se puede definir el envío lidiado ayer por Cuadri en Las Ventas. Y no sólo por tamaño, a pesar de que hubo animales descomunales como el primero o el tercero, que además se llevó tres varas en los lomos y que desarrolló tanto poder como mansedumbre. Fue un corridón por su aspereza, por la fuerza que desarrolló y porque de esa mansedumbre encastada que emparejó a los seis, sobresalieron dos clamorosamente, dos toros excelentes para hacer el toreo que llega al tendido de Madrid: el segundo, un torazo en toda su máxima expresión, y el quinto, un animal que galopó incansable y que me hubiera gustado mucho verlo sin viento.

Para mí ha sido la corrida de la feria a pesar de que no haya habido un toro tan redondo como aquel Cervato de El Ventorrillo ni ninguno tan noble como el de Peñajara. Sin embargo, el conjunto de Cuadri es irreprochable porque ha venido a Madrid desnudo de paradojas. Así es esta ganadería: dura, imponente, encastada, tarda, con mansos que no quieren tablas, que dan lo mejor de sí en los medios a pesar del puto viento de Madrid. Por eso, detesto las declaraciones generales sobre triunfadores de ferias como las de Madrid. Y es que resulta imposible comparar las dos orejas de Manzanares o Talavante en sus corridas con la oreja y la vuelta al ruedo de Iván Fandiño de ayer con los dos torazos de Cuadri. ¿Qué hubiera pasado si las cosas hubieran sido al revés? ¿Qué nivel hubieran dado ambas figuras no ya con el lote de Fandiño, con el lote de El Fundi o con los dos toros de Alberto Aguilar? No es lo mismo torear a un toro encastado con fijeza y con humillación que a las prendas que se lidiaron en primer o cuarto lugar. ¿Qué hubiera hecho Fandiño con Cervato?

Por eso conviene no equivocarse. El toro de Cuadri es una rareza en estos tiempos de toros serviles, de toros inauditamente bobos. Pero no todo lo de Domecq es lo mismo, igual que en Cuadri hemos visto en muchas ocasiones astados deseperantes, en esas ganaderías detestadas por muchos sólo por la sangre que tienen aparecen astados bravísimos. La corrida de ayer fue un fabuloso espectáculo: toros y toreros, todo con matices, con mansedumbre, con emoción, con verdad, con torería.

Me gustó mucho más la disposición y la entrega de Fandiño que la cristalización de su toreo
. Así lo vi y quiero ser profundamente honesto. Pero vino a Las Ventas a jugársela, a torear desde el principio, a exponer sus femorales. Tiene a Madrid en su mano y es porque se lo ha ganado a pulso y con una entrega absoluta. Sus dos faenas acabaron decayendo, ésa es la verdad. Pero cuando se le acabó el toreo afloró la casta y se tiró a matar sin miramiento alguno. ¡Impresionante Fandiño, un torero de verdad!

2 comentarios:

Arse y Azpi dijo...

Amen

Anónimo dijo...

La gente iba predispuesta a ver a los cuadris, esos magníficos toros, lo que supone para los toreros un hándicap. Y creo que se alabó demasiado una corrida muy dura, con poder, peligrosa y donde no hubo signos de bravura. Éxtasis torista que a don Fernando Cuadri le vale.
En concreto, Pablo, creo que eres demasiado generoso con el segundo; a mí me pareció un marrajete, lo que pasa es que Fandiño supo desde el primer momento cruzarse y echársela al morro, quedándose muy quieto. Sólo así el toro "rompió". Mérito del torero pues, en una faena, para mí, indiscutiblemente de oreja. El toro tardó mucho en caer, y por eso no hubo mayoría.
El quinto, ese sí, fue bueno, el mejor de la corrida. Desde el capote tuvo otra codicia, y si la faena fue a menos fue porque a la tercera o cuarta tanda el toro empezó a salir con la cara alta.
Pero dicho esto, alegrémonos porque todavía existe este tipo de Toro tan duro y valientes que se ponen delante de él.
Desperdicios

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)