sábado, 7 de junio de 2008

Un natural

El natural es el lance por antonomasia. Se dice natural porque la muleta vuela por si sola con la caída de la tela desde el estaquillador sin encontrar más tropiezo que la urdimbre de la franela. El natural es desnudo, es complejo en su sencillez, en su construcción y en su arrebato. El natural es la esencia del toreo, su máxima expresión, su desgarro, su ventura. Y existe un torero en La Rioja que los borda, que los cincela con una precisión asombrosa, con tal naturalidad torea que lo más apropiado sería decir que naturalea. Y los dicta así. Busca la media distancia y se coloca en el centro de la suerte. Ofrece el medio pecho y adelanta el brazo para en el momento preciso bambolear el engaño. Le gusta prender a los toros con los flecos y después, como con un imán, tirar de ellos suavemente, imponer su ritmo y su cadencia, su compás torero. Cuando puede y los toros se lo permiten, los remata atrás, encajándose en la embestida. Ayer en Haro, la corrida de Carriquiri dio un juego sencillamente lamentable, incoloro y funesto. Y Diego lanceó al natural, incluso, por momentos, naturaleó.

o
La foto es de Fernando Díaz.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Con más belleza no se pueden explicar las cosas. Qué bonito

Germán Andreu

Anónimo dijo...

Delicadeza, arte y pasión. Urdiales, torero

Anónimo dijo...

Bellísimo lance

Anónimo dijo...

La torería de dos riojanos

Anónimo dijo...

ME encanta este blogg

Sabrina Rocandio

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)