martes, 6 de noviembre de 2007

Un cinqueño de Yonnet acalorado


Debe de hacer calor en la dehesa gala porque la hierba amarillea como a hurtadillas. El toro holgazanea por su mundo con la misma ansia que un papelillo deambula a merced del viento. Ahora me espachurro allá, después acullá... Rumiará en silencio cuando aparezca el mistral o quizás se encampanará ante alguno de sus hermanos. Pero se sabe toro; mejor dicho, torazo, con los pitones brillantes como si se los hubiera untado en betún. El belfo acuoso y la mirada distraída. Hace calor y con una atávica rutina esparce granitos de tierra como en una minúscula tormenta para refrescarse los lomos. El barrillo rodará por su morrillo hasta llegar a las pezuñas tras despeñarse como un mini alud por las tablas del cuello. Arqueará la panza y con la cola espantará las malditas moscas con un crujir de remolinos. Lo hace en silencio porque lo más agitado de su garganta suele ser el reburdeo de las noches solitarias. Está acalorado; no hay duda.

o Gracias a los amigos de Campos y Ruedos por sus maravillosas fotografías

2 comentarios:

Costillares dijo...

Un abrazo Pablo, que hace tiempo que no digo nada por estos lares, habituales en el repaso diario a la blogosfera, por cierto espectaculares las fotos de Camposyruedos.

Y.O. dijo...

Muchas gracias amigos. Es un placer y un honor inmenso para uno ver su foto acompañando un texto tan bello. Se parece que tu eras a nuestros lados ese dia de Agosto en la dehesa de los Yonnet.
Ojala que vemos esos toros tan hermosos en nuestros ruedos la temporada proxima.
Un saludo del pais gallo.
Yannick

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)