viernes, 1 de junio de 2007

José Antonio del Moral o la zafiedad

Aunque creo que no merece mucho la pena comentar lo que he leído y ahora traigo aquí de la crónica de José Antonio del Moral en su blog, sólo un apunte: ¡Qué fácil es atacar a los humildes!

Zafiedad primera: Como cada año y a estas alturas de feria uno ya no sabe qué decir y menos explicar cómo y por qué la plaza de Las Ventas sigue llenándose a diario pese a las escasas – nulas – posibilidades de triunfar que ofrecen la mayoría de los espadas actuantes, salgan los toros que salgan.
Zafiedad segunda:
Y los del 7 más tranquilos de lo que acostmbrab (sic) porque ellos para lo que están en la plaza es para intentar arruinar las mejores faenas de los mejores toreros en vez de armar la marimorena cuando alguien como ayer Sánchez Vara se deja escapar un toro tan extraordinario como el que abrió plaza con el que no se puso en el sitio ni una sola vez en su faena de muleta que a él la debió parecer buena pero no lo fue. ¿No es para volverse locos?.

Ataque cruel a Sánchez Vara:
Y ¿quien es Sánchez Vara? Un fracasado anunciado. Entonces, ¿por qué sigue intentando ser lo que no podrá ser nunca? Pues vaya usted a saber.

Ataque indigno a Javier Castaño:
!Qué lástima de chico¡. !Cuanta desdicha para nada y qué injusta es la vida y más esta tremenda profesión con los desheredados de la fortuna¡

Ataque a los toreros anunciados con este tipo de corridas:
En fin, que ojala termine pronto este tormento de tener que ver lo que no deberíamos ver nunca y que al menos en las corridas de Adolfo y de Victorino Martín suceda el milagro que cada tarde esperamos aunque con carteles como los de ayer, como el de hoy, ¿como el de mañana?, difícil lo veo.

Apostilla a Raúl.
Me dice el amigo Raúl que me fije en lo que dice José Antonio del Moral sobre Cayetano. Bueno, he aquí lo que escribe en su última crónica: Casi nunca bien colocado Cayetano e impreciso en el templar, sus intentos - casi todos frustrados - con el capote y su muy desigual faena de muleta en la que los mejores detalles o fogonazos del impar estilo que a veces le distingue quedaron eclipsados por un quehacer sin plan ni sentido. Ni, sobre todo, la debida limpieza que terminó en plan efectista con rodillazos y desplantes para recalentar el festivo ambiente enfriado por momentos hasta entrar a matar dejando en espadazo muy trasero y caído que necesitó del descabello, pese a lo cual se le pidió una oreja concedida, por cierto, entre socarronas risotadas de los tres señores que ocupaban el palco presidencial como si estuvieran allí de pura broma. ¡Pues qué bien¡ A mi me sigue preocupando mucho esta manera de llevar a un torero dotado de tantas virtudes y me preocupa aún más porque le llevan como si no las tuviera y todo fuera puro cuento. Y menos mal que, al salir de la plaza, nos enteramos de que en Las Ventas a la gente le había vuelto a crecer la barba por el consabido aburrimiento.

2 comentarios:

Raúl dijo...

Pablo, dos cosas:

1º) Del Moral se queja de lo que él llama " El éxito del fracaso ".

2º) Hablas de los humildes, pero te aconsejo que leas lo que se dice de CAYETANO en las crónicas de Cordoba y Aranjuez. Y éso ningún medio se atreve a decirlo.

bastonito dijo...

¿A qué virtudes se refiere ese tipo cuando habla de Cayetano? ¡Qué asco, coño!

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)