martes, 14 de noviembre de 2006

¿Por qué nadie echa a esta gente de los toros?

La operación Malaya avanza cada día un pasito más y tras cada zancadita aparece debajo del ladrillo... un taurino. La cosa se antoja tan lamentable como esclarecedora. Penosa porque es la forma que muchos medios de comunicación miran la fiesta: primero salió Fidel San Román, socio de cabecera del empresario de Las Ventas, decían... pero también socio del presidente –de momento– del Real Madrid. Después, Manolo González Sánchez-Dalp y su hermano –el primero ex-torero, apoderado de Rivera Ordóñez y ganadero; el segundo, ganadero sólo– y ahora otro taurino de postín: José María González de Caldas, apoderado desde ayer de Ortega Cano (más tonto y no nace), Salvador Cortés, Manuel Díaz 'El Cordobés', Leonardito Hernández (así le llaman en Nimes) y Daniel Luque (el de Tamames); como empresario gestiona, según Burladero.es, cosos como Córdoba, Granada, Soria, Jaén, Vitoria, Écija o Pozoblanco y representa el hierro de Castilblanco. Y para rematar la cosa, otro detenido más –éste por cohecho– el apoderado de Alejandro Morilla, Manuel Lores, que además es presidente del Racing Club Portuense. Y decía que es esclarecedora la cosa porque estos personajes, que quizás no sean representativos de la generalidad del taurinismo, sí que son indicativos de lo que hay en el mundillo este de los toros. Nos quejamos los aficionados de su indiferencia ante la crisis. Lógico, ellos intercambian cromos, blanquean dinero, apuran concesiones. Se imagina algún lector de este blog la preocupación que les puede causar a alguno de estos presuntos delincuentes que llegue un desalmado a una ganadería y les cercene a los toros sus puntas. No. Es más, seguro que son ellos los que mandan a los desalmados a cercenar puntas y probablemente de sus ganaderías a toros que lidiarán sus toreros. A los aficionados los toros nos gustan porque, de alguna manera, nos conmueven el alma, nos arañan los sentimientos y somos como buscadores de belleza en un mundo dirigido por tipos que viven en el fango del cohecho. Ése es su valor, su cotización aumenta cuando las plazas se vacían... Ellos hacen pasar por el túnel a todo dios y los políticos, por lo general miran hacia otro lado, a los cheques al portador o quizás a las bolsas del Corte Inglés rebosantes de billetes. Y yo me pregunto ¿Por qué se han sumado a la fiesta de los toros? ¿Qué pintan aquí? ¿Por qué nadie les echa?
(Preciosa foto de José María González de Caldas tras firmar en Barcelona en defensa de la fiesta.)

4 comentarios:

Rosa J.C. dijo...

A los toros se apunta lo peor de cada casa. Ahora cada vez que sale uno nuevo del tema Marbella, en el periódico me llaman para que les cuente antecedentes. Lo peor es que son cosas que nosotros nos olíamos pero "aquí no pasa nada, oiga".
Los taurinos miran hacia otro lado y siguen con sus fraudes.

jorgenagore dijo...

Te encontré. Un abrazo.

José Luis Marín Weil dijo...

González de Caldas es apoderado también de Antonio López "El Moronta", novillero granadino del Sacromonte.Así las cosas es también el empresario de Oviedo y Lucena, más alguna plaza que se me escapa.
En Córdoba lo quieren linchar y aquí en Jaén tampoco es que mucha gente le toque las palmas.
Por cierto,Ignacio González además de ganadero es apoderado,concretamente el apoderado de Curro Díaz.

bastonito dijo...

No les echan de los toros porque, además de en la Fiesta, están en el fútbol, en el mundillo empresarial, en la política y no sé si hasta en el clero. Vamos, que tienen agarraderas en todos los sitios, y de donde hay que echarlos es del mundo mundial, y recluirlos en chirona.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)