jueves, 5 de mayo de 2011

LA SINRAZÓN DE LA INJUSTICIA

La tortura ha sido uno de los caminos que ha utilizado la CIA para llegar a la guarida de Bin Laden, pillarlo por sorpresa y descerrajarle un cargador en el cráneo para volarle la tapa de los sesos. Es decir, una despiadada caza de un asesino en masa para vengar las miles de muertes que ha ocasionado desde su guarida de Al-Qaeda. La venganza se ha ido rumiando a lo largo de diez años en los que la muerte se ha acumulado sin ningún rubor en esta guerra brutal que ha declarado la Yihad a la razón. Bin Laden está muerto y enterrado en el mar, muchos norteamericanos han celebrado su caza como una necesidad vital y hasta José Luis Rodríguez Zapatero ha asegurado que es fácil de entender que EEUU matara al bicho, pero que hubiera preferido verlo ante la Justicia, aunque eso sí, la muerte del fanático saudí, según nuestro presidente, favorecerá la lucha contra el terrorismo. ¡Albricias!, Zapatero habla de la Justicia con mayúsculas, entiende a su vez la contundente acción de los Seals y asegura, ni más ni menos, que el asesinato (aunque él lo ha tildado como «desaparición») es el mejor camino para lograr la paz. En España, en los años ochenta, Felipe González pensó exactamente igual que el Premio Nobel de la Paz ha hecho ahora y organizó el GAL para cazar etarras en Francia y provocar la ayuda del amigo/enemigo galo. Siempre que se sortea la ley para llegar a un fin que se entiende como bien superior la estrategia nace viciada desde su concepción. El lobo es un lobo para el hombre, y la ausencia de la Ley nos introduce de lleno en el estado de naturaleza, de Hobbes, es decir, en la selva. Y este mundo es exactamente eso: la ley del más fuerte, la turbulencia de las armas y la sinrazón de la muerte más precisa.

o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja en una sección que se titula Mira por dónde y que aparece todos los jueves

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Si esto ocurre de la misma forma que ahora, pero siendo Presidente de los Estados Unidos George Bush y de España Jose María Aznar ¿se estaría diciendo lo mismo?

Un saludo

Nacho

carlos de la parra dijo...

Creo que el problema en general está siendo tratado muy superficialmente con todas las razones aquí expresadas.
El hombre reacciona y contrareacciona en su forma más animal derivado de tanta injusticia cotidiana , desde la explotación "legal" bancaria, hasta los estandares de trabajo y salarios descompensados, y partiendo de sistemas escolares represores que condicionan a formar parte de estructuras que obviamente no han funcionado a través de siglos.
Sugiero abrir iniciativas de retribución económica compensatoria creando una reserva piramidal a la inversa en la cual los pobladores más jóvenes y por consiguiente más numerosos vayan aportando en incrementos graduales y crecientes según el avance de edad , una bonificación de cumpleaños que vaya en aumento cada década , a los 50, 60 70, 80, 90 y un super bono a los centenarios. ¿ No se dan cuenta que algo así es garantía para cada quien? Pues envejecer es algo inevitable. I gualmente crear zonas libres de exclusión del sistema monetario donde se puede estudiar a una sociedad aislada del valor económico como medida primordial de éxito. Hay tanto por hacer. Es fácil seguir señalando culpas. Lo que nos falta son más soluciones.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)