miércoles, 2 de junio de 2010

Morante con la muleta con su primer Cuvillo (No le ha hecho caso ni dios)

En esta maravillosa foto de Álvaro García (El País) se puede comprender y apreciar la ductilidad con la muleta de Morante; el toreo que surge como un flujo de los vuelos de la muleta, que embeben, persuaden, acarician e hipnotizan al toro.

No carga la suerte, tampoco tiene la pierna contraria retrasada, pero está absolutamente relajado, naturalmente asentado, aislado, sí en mitad del ruedo pero en absoluta soledad, encerrado en sí mismo como Francis Bacon en su estudio.

Y torea para sí, sin miramiento alguno, con ese loco afán de lancear despacio, de andar despacio, de deshacerse por dentro con la máxima lentitud que su cuerpo le permita expresar.

Morante al natural en Madrid hace unas horas. Y la plaza, casi en silencio...

1 comentario:

Anónimo dijo...

No sólo estaban callados, le pitaban colocación al ir a enganchar un pas tras otro. Madrid a veces es "tan exigente" que roza lo materialmente absurdo.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)