domingo, 21 de febrero de 2010

Leandro, un torero para meditar

Leandro es un torero frío de Valladolid que ayer dejó pasar en Vistalegre una oportunidad única a las puertas de Las Ventas. Pasó como en lo que en realidad es: un buen torero con un buen concepto pero sin fondo ni donaire para romper más allá de lo que le ha venido sucediendo en las últimas campañas. Leandro tiene un gusto exquisito, sin llegar a aquel barroco churrigueresco de David Luguillano; está en esa misma esfera pero sin ese punto de afectación que tanto daño le hizo al bueno de David.
Con el capote torea con la mano de fuera muy por lo alto y con la muleta no se ajusta demasiado a la embestida; se los pasa lejos, muy lejos, y aunque compone bellamente, le falta profundidad y hondura, aunque sobresalga por el ritmo y la composición.
Ayer era un día para apostar y marcar distancias, no con los dos compañeros de terna (menudos estafermos), sino con los demás que arrean. Una oportunidad de oro. Y aunque estuvo bien no terminó de romper ni de apostar, ni de acertar.
Y luego la espada... pero ésa es otra historia.

o La foto la he encontrado en la web de Las Ventas y es obra de Juan Pelegrín.

2 comentarios:

Lucy dijo...

Vaya, pues a mí me encanta Leandro. Estético además de profundo. Su toreo me parece una joya, y trataré de verlo siempre que pueda. Ya esperando la próxima cita del Domingo de Ramos en Madrid!!

Pablo G. Mancha dijo...

A mí también me gusta, pero torear es más que componer y ponerse bonito.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)