domingo, 31 de mayo de 2009

Victorino divisa el Titanic

Una deplorable corrida de Victorino Martín en Madrid arruina una tarde en la que Diego Urdiales, El Cid e Iván Fandiño sólo pudieron dejar constancia de su entrega

Una decepción en toda regla. Un hundimiento de Victorino en Madrid que va a traer cola por el alarmante vacío de bravura y casta de los seis bellos ejemplares con el que el ganadero de Galapagar quiso enjuagar ayer la infame corrida de la pasada feria de Abril sevillana. Con tardes así, Victorino da la sensación de que empieza a coquetear con el Titanic, a deslizarse por una senda de descastamiento e intrascendencia impropia de un hierro legendario que se salvó sólo por el nombre de que algún astado hubiera acabado en los corrales al calor de la tropa de bueyes de Florito. Y en medio del descalabro ganadero, Diego Urdiales, que vio pasar a su lado una tarde en la que tenía depositadas muchas esperanzas tras sus prometedoras actuaciones en una plaza que lo esperaba con ansias de que ratificara todo lo anteriormente realizado. Pero no pudo ser. El torero riojano lo intentó en sus dos toros, tanto en el soso primero como en el cuarto, un pavo muy armado que acabó espectacularmente rajado buscando el refugio de las tablas de puro manso. Tampoco corrieron mejor suerte ‘El Cid’, que logró los mejores momentos de la corrida con el capote en el segundo, y el vizcaíno Iván Fandiño, que se libró por los pelos de sendas cornadas en los dos toros que despenó: todo voluntad y entrega la del valiente torero vasco que dejó el sello del valor pero también de una alarmante falta de recursos. Diego Urdiales comenzó por bajo, consintiendo mucho al primero de la tarde; intetando empujarle para que metiera la cara y no se acabara pronto. Hubo un momento en el que la faena parecía que iba a tomar vuelo hasta que el astifino ‘Madriles’ dijo basta. Se puso por la izquierda, el toro escondía la cabeza entre las manos y embistió con especial peligro, quedándose corto y rebañando. A pesar de todo Diego lo intentó y la porfía quedó en nada. No anduvo fino con la espada y tras tres pinchazos despenó al burel con una estocada caída. El segundo de su lote fue sencillamente imposible por acobardado y rajado. El toro estaba renqueante de los cuartos traseros y a pesar del arrimón que se pegó para demostrar valor, disposición y recursos, la faena nunca tomó el anhelado sendero del triunfo. El toreo es así de duro y complicado: todo el año esperando semejante pastel para estrellarse después ante un muro granítico e infranqueable: el de la mansedumbre y el descastamiento. Algo parecido tuvo que pensar ‘El Cid’, que venía a Las Ventas, que es su feudo, con el cuchillo entre los dientes. Y parecía que iba a ser tras el emocionante tercio de pica de su primero, en el que el toro derribó con estrépito en varas quedando el varilarguero a merced de unas astas que se entretuvieron con el peto hasta que el diestro de Salteras se sacó el toro a los medios con guapeza. Parecía que iba a ser, pero no, corazón. El morlaco se paró en la segunda tanda y a partir de ese momento la corrida se despeñó en el sumidero de la decepción. Acabó San Isidro y Urdiales se va reforzado de Madrid pero con el sinsabor de la impotencia.

o Última corrida de la Feria de San Isidro. Toros de Victorino Martín, bien presentados, en el tipo de la ganadería con ejemplares bellamente asaltillados como el primero, quinto y sexto. De juego infumable, mansos, descastados, renqueantes y alguno claramente rajado como el segundo de Urdiales, que buscó las tablas con descaro. El ganadero fue despedido con una gran pitada. Diego Urdiales: silencio tras aviso y silencio; El Cid: ovación y silencio; Iván Fandiño: silencio en ambos. Plaza de toros de Las Ventas, lleno de ‘no hay billetes’, en tarde calurosísima y pegajosa. A partir del cuarto molestó mucho el viento. La foto de arriba es de Juan Pelegrín, extraída de la web de Las Ventas y la de abajo, de JMSV, del blog Larga Cambiada. La crónica y la entrevista las he publicado hoy en Diario La Rioja.

o Diego Urdiales: «Estoy muy decepcionado porque no he tenido la más mínima opción de nada». Diego Urdiales estaba bastante cariacontecido tras la corrida de ayer en Las Ventas: «He hecho un gran esfuerzo con mis toros, pero la verdad es que no me han dado ninguna opción de triunfar», comentaba el torero riojano desde el hotel momentos antes de emprender viaje a Vic Fezensac (Francia), donde actuará esta tarde ante una corrida de Fidel San Román. Vic es una de las plazas más toristas del país vecino y los toros de esta divisa tienen fama por su especial dureza.
- ¿Qué sensaciones tiene tras la corrida?
- La verdad es que malas, muy malas porque no me podía esperar en ningún caso algo así. No he podido torear con el capote y con la muleta, a pesar de que lo he intentado todo, no he tenido ninguna opción de lucimiento.
- ¿Qué opina de sus toros?
- A los dos les ha faltado bravura. El primero pasaba por la derecha sin emplearse y si le bajabas la mano se quedaba siempre debajo. Por la izquierda ha sido sencillamente imposible porque se quedaba corto y reponía mucho. El segundo se ha rajado clamorosamente. Lo he intentado sujetar, he expuesto mucho con él, pero no había nada que rascar.
- ¿Cómo lo asume?
- Es duro esperar una corrida así y que no valga para nada, pero tengo claro que éste es un camino duro, complicado y no lo voy a dejar escapar.

3 comentarios:

Olivier Deck dijo...

Que si, señor Pablo,
pero delante de estos toros, usted sabe, y mucha gente sabe que hay que cruzarse de verdad. No digo que la corrida fue buena, no, pero tengo mis dudas. Dejandose ver, toreando al hilo del piton, aunque con ganas y mucha temeridad, es invitar el Victorino a acostarse, a buscar debajo del engaño, a volverse como un gato... bueno, tan facil de escribir...
un cordial saludo aficionado

Anónimo dijo...

Querido Pablo, soy Isidro. Antes de nada, felicitarte por tu derroche de torería en la conferencia (me dijeron que estuviste muy bien).
En cuanto a Diego. Tú crees que sale reforzado de Madrid?. Hizo casi todo lo que se podía hacer el sábado, aunque bajo mi punto de vista tuvo que intentar dominar más al toro a principio de faena para intentar que ese pitón izquierdo "no se le fuera de madre". Salir reforzado, por desgracia, es salir con perspectivas de contratos. Está en plena madurez como torero, pero eso no creo que venda, y en estos momentos, por desgracia, lo que necesita, es vender.
Un saludo y lamento el "plantón". Fue por causa mayor.

Pablo G. Mancha dijo...

Hola Isidro, la verdad es que no estuve tan bien, lo que pasa es que los cronistas estaban untaos...

Respecto a lo de Diego, yo sí que creo que sale reforzado porque su paso por Madrid este año no sólo se refiere a la corrida de Victorino, conviene no olvidar la oreja del Dos de Mayo y la faena al toro de Sanuel Flores. Sobre el primer toro de Victorino, se dejó, eso está claro por el derecho, y Diego lo aprovechó. Por el izquierdo la verdad es que no tenía un muletazo. Lo que sucede es que lo quiso llevar siempre enganchado para que remontara la faena. Mírala en el vídeo, yo lo hice ayer y me sorprendió la calidad de algún muletazo. El error fue perseverar por ese pitón y luego andar mal con la espada. Pero se puso en el sitio de torear; eso es así. A todos nos hubiera gustado un triunfo para 'vender', pero confío mucho en él y estoy seguro que va a lograr sus anhelos.

Ya sé de tu accidente; espero que no sea nada. Además, estoy seguro que este año iremos a más de una corrida juntos. Un fuerte abrazo

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)