lunes, 5 de enero de 2009

Tres Estantes con la Bestia de Cuernos

Tres Estantes con la Bestia de Cuernos es una de las obras de Miquel Barceló que se exponen en el alucinante Museo Würth de Logroño. El mural parece que quiere comerse el espacio en el que se inscribe con una superficie rugosa, abrupta, desesperada. Una extraña sensación de ingravidez hace sucumbir a cuantas obras la rodean. Pero de pronto, de la suma de valientes que se encaraman a contemplarla salió uno: el torerillo/torerazo. Y se templó con esa rara suavidad con la que acostumbra a lancear en los lugares más insospechados, con ese aroma infantil y desenfadado con el que se cautiva y se siente cada vez que lancea a las olas del mar, a los acantilados, a las hojas del otoño o a los cuadros de los museos.

Los tres estantes con la Bestia de Cuernos se debieron de quedar prendados con asombro de la bella sinfonía invernal de un muchachito torero, con su peculiar performance con la que se desafía a lo políticamente establecido, a los pedantes que no entienden más que de su pedantería y a los circunspectos.

5 comentarios:

Mariano dijo...

Si cuando se les mete en la cabeza lo de torear... ¿a qué edad se les pasará la fiebre?, que me veo perdiendo los papeles en el callejón de una portátil...

Cristina dijo...

Pero como me torea el sobrino a ver si luego quiere enseñarle a su primo
Un beso enorme tato
Muak

laleydelmal dijo...

"Los tres estantes con la Bestia de Cuernos se debieron de quedar prendados con asombro de la bella"... obra de arte que tenían delante.

Anónimo dijo...

Una torería que se desborda

Ramón Arrieta

loquepasasucede dijo...

Impresionante la estampa del infante con el lance consumado en el museo

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)