lunes, 25 de agosto de 2008

El toreo de Urdiales con Planetario (así lo vio Carmelo Bayo)

Así se estiró Diego Urdiales ayer con Planetario, el tremendo Victorino al que cuajó una honda faena en su presentación en la impresionante plaza de Vista Alegre. Y es que Planetario fue un toro de bandera, pero no una de esas monas tontas y desangeladas con las que ponerse farruco mientras pasa sin más al hilo de la muleta. No. Planetario era un fulgor, un torbellino, un astado que pedía decisión, temple y valor para aguantar su instinto poderoso de bravo, un toro para enmarcar y para poner a prueba a cualquier espada que quiera auparse en la cima del escalafón. Y ahí surgió la muñeca de Urdiales, su valor y su verdad para darle la distancia justa, echar el medio pecho por delante y traerse una y tra vez la embestida toreada para ligarle en un palmo. Claro que hubo imperfecciones, pero aquello era el toreo mismo: el valor de un diestro que apuesta por el clasicismo y la bravura de un victorino de los que quitan el hipo. Como amigo de Urdiales sentí orgullo, como aficionado pasión y como degustador del buen toreo, placer.

o Las dos fotos de Carmelo Bayo nos hacer revivir de nuevo la emoción de la tarde de ayer.

1 comentario:

justo rodríguez dijo...

Te quieres creer Pablo, que desde que cubrí la corrida del indulto en San Mateo, no le he vuelto ha hacer fotos a Diego?
La vida que tiene estas cosas...

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)