lunes, 18 de agosto de 2008

El corazón indomable de Diego Urdiales

Diego Urdiales corta una oreja en San Sebastián y demuestra ante dos victorinos fieros y exigentes que es un torero de una pieza tras lograr sendas faenas importantes y recibir una tremenda voltereta

Diego Urdiales paseó en Illumbe su corazón indomable de torero; el alma sensible de un artista que cuando las circunstancias lo imponen rebusca el pálpito del héroe, ese jugarse la vida sin aspavientos, sin alaracas, todo por un sueño: ser torero, disfrutar templando las embestidas y hacer crepitar el alma dura y sensible de los aficionados pasándose las fieras embestidas de dos victorinos de verdad por la faja, rozando una y otra vez la taleguilla, como ayer en San Sebastián, donde dejó el aroma y el sentimiento de un torero hondo y honesto que traza la tauromaquia con singular pureza, sin un truco, sin manidas estrategias.
Cortó una oreja de ley, de torero de verdad, al primer albaserrada de la tarde, un animal encastado que no terminaba de humillar y que encima se revolvía en cada lance. Y ahí surgió un Diego Urdiales sereno y ambicioso que fue rebuscando a base de colocación y distancia el único espacio por donde el toro le podía obedecer. La faena tuvo la virtud de ir ganando en intensidad a medida de que el torero arnedano iba pisando terrenos más y más comprometidos. Al rematar un lance, el toro le tiró un derrote seco y le propinó una tremenda voltereta. Ya en el suelo, volvió a hacer por él y le lanzó por los aires como desmadejado. Se pensó en lo peor, pero Diego, a pesar de estar conmocionado, volvió a la cara sin mirarse y lo mató de una estocada en la que se tiró con toda su alma. Los pañuelos brotaron al unísono. Una oreja, pero más allá de la fría dimensión numérica, se había visto un torero de una pieza que venía a San Sebastián decidido a por el triunfo. En el sexto, uno de esos clásicos astados de papada degollada y acodada cornamenta, dio los mejores lances de la tarde en una serie de cinco verónicas templadísimas, dictadas al ralentí y ganando terreno entre pase y pase. La plaza se las cantó con clamor y su picador Manuel Bernal se sumó a la fiesta con dos excelentes puyazos. El toro, sin embargo, se vencía peligrosamente por el pitón derecho y en el primer muletazo estuvo a punto de arrollar a Diego. Sacó la izquierda, se lo llevó al mismo platillo y allí le plantó pelea con una firmeza colosal, con las zapatillas asentadas y ofreciendo todas las ventajas al dificultoso animal. Volvió con la derecha, totalmente cruzado con la embestida, y fue capaz de robar algún lance inaudito, ligando con alguno de pecho muy lento. No tuvo suerte con la espada y perdió la segunda oreja tras una de las actuaciones más serias de esta feria, una tarde redonda en la que dejó patente su indomable coraje.

o Toros de Victorino Martín, bien presentados y de juego desigual. En general, codiciosos y con nobleza. El mejor para el torero fue el quinto y el que más se empleó en varas, el sexto. El lote de Urdiales fue, de lejos, el más dificultoso: su primero se quedaba muy corto por ambos pitones y desarrolló mucho sentido y el sexto, que humilló en el capote, se colaba clamorosamente por el pitón derecho. Pepín Liria: saludos en ambos. Antonio Ferrera: palmas tras aviso y saludos. Diego Urdiales: oreja y gran ovación tras aviso. Incidencias: Diego Urdiales fue atendido en la enfermería de una posible fractura costal Plaza de Toros de San Sebastián (Guipúzcoa), menos de dos tercios de entrada. (crónica publicada hoy en Diario La Rioja, la foto es de Roland Costedoat (Terres Taurines).

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me alegro mucho por Diego y me ha encantado la crónica. Vamos, como siempre. Enhorabuena Pablo

Ramón Arrieta

Anónimo dijo...

Ha estado más que valiente, valentísimo.

Un arnedado que te sigue y que estuvo en San Sebastián

fuentelespino dijo...

El toreo, qué bella verdad. Una pasada la crónica. Gracias Pablo

Mikel Ondarreta dijo...

El primer toro de la corrida me ha encantado y qué decepción el sexto. En el caballo fue muy bravo.

Imanol Etexeberia dijo...

EL primer Victorino de Diego me parecía sencillamente imposible. Vaya huevos los de Diego.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)