jueves, 7 de agosto de 2008

El coraje de la disidencia

Hubo un tiempo, ya lejano para mí, en el que evocaba al marxismo para darme una respuesta a cada inconsistencia de la sociedad. Todos mis maestros, sin apenas excepciones, me educaron en el narcotizante sueño ético de una izquierda humanitaria, igualitaria y un punto narcisista. No existía –aseguraban sin rubor– ninguna otra ideología con más calado moral y con más vocación hacia las personas (sic). Sin embargo, casualmente empecé a leer a Ezra Pound –un poeta maldito, tildado de fascista y menospreciado– y sin darme cuenta atiborré mis estanterías con libros de Ernst Jünger, T. S. Eliot, Dylan Thomas u Oriana Fallaci. Pero un día cayó en mis manos Archipiélago Gulag, del recientemente desaparecido Alexander Solzhenitsyn y ya nada iba a ser lo mismo. De hecho, aquella ética de la izquierda en la que había sido embozado se fue desmoronando cuando a través de sus páginas comencé a darme cuenta de que las torturas y los campos de concentración no habían sido patrimonio exclusivo del nazismo. En el paraíso del obrero se mataba con la misma precisión y aritmética que en Dachau o Treblinka. Pero más allá de un apresurado análisis de los totalitarismos, el Archipiélago me sirvió para comprender el riesgo de la disidencia en el interior de un sistema monstruoso en el que desmarcarse significaba la decapitación o la muerte social. Solzhenitsyn dijo en un acto de graduación en Harvard –hace ahora veinte años– que la ausencia de coraje es la característica más sobresaliente que un observador imparcial destacaría de Occidente en nuestros días. El mundo desarrollado ha perdido en su vida civil el coraje, tanto global como individualmente, en cada país, en cada gobierno y por supuesto, en cada partido político, tal y como demuestra la celebración de los Juegos Olímpicos en China, un gigantesco país repleto de Gulags en el que a la disidencia se la aplasta con un tanque en la Plaza de Tiananmen.

o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja y corresponde a una serie que aparece los jueves bajo el epígrafe de Mira por donde.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso artículo. ¡Qué grande es el valor de la libertad? Pero claro, como no nos cuesta nada lo despreciamos.

Germán Andreu (Barcelona)

Fuentelespino dijo...

El fascismo no entiende de colores.

Begoña Rico dijo...

Hola, soy Esperanza Rico, de Málaga, y valoro profundamente la disidencia. Enhorabuena por su artículo.

Andrés Verdeguer dijo...

buen texto, pablo...

luis dijo...

la fallaci murio escribiendo que los musulmanes son ratas.
el solzentsyn acabo diciendo que poutine era un gran tio.
del gulag hablo , entre otros, victor serge mucho antes.pero a esa epoca a quien le venia bien saltar al ruedo la mecanica destructora del stalinismo ? a nadie.
y cuando fue hora de apuntillar el regimen sovietico porque el capitalismo nol o necesitaba mas, salio de la montera el archipielago tan promocionado y ovacionado por los intelectuales que habian hecho tanto y tanto camino con los resposables del encarcelamiento del mismo autor.

luis

Anónimo dijo...

Todo lo que quiera Luis, pero la libertad es la libertad ¿o no?

Germán Andreu (Barcelona)

Itziar Murua dijo...

El fascismo está en Euskadi también, con sus propios gulaga incluidos. Y nos llaman fascistas.

luis dijo...

si, german, si.
pero tenia que matizar un pelin la figura cristica que nos quieren vender ahora los "mass-medias" que ladran cuando lo ordena los maestros. no lo digo por el post de pablo con que me siento bastante en empatia por lo que describe de su juventud en las primeras lineas pero solamente con observar lo que va suceder a partir de mañana en beijing.
escuchad bien los comentarios de los mismos que tanto lamen la barba de este simbolo de la disidencia.ojo a ellos ! que nos vamos a morir de risa (y otros a morir de veras). todo empezo ya con la focal politica unimamente centrada en el dalai y el tibet, olvidando los desplazados, los aparcados en campos de reeducacion, los que mueran de hambre... ! de prisa, de prisa todos, a recibirle (el sarkozy que manda a su mujer que tampoco sabe cantar, fijate de hablar), a abrazarle, a sonreir a su lado, de prisa , de prisa, que mañana empieza el gran circo de china.

luis

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)