domingo, 13 de mayo de 2007

Regreso al toreo

Diego Urdiales relata desde dentro su faena: «Hubo momentos en los que me abandoné, en los que sólo soñaba cada lance»

Diego Urdiales regresó ayer al toreo y lo hizo en Alfaro, la última plaza en la que hace un año –exactamente un año– había ceñido un capote ante el público soberano. La tarde discurría anodina y reiterativa, con novillos insulsos y con toreros marcados por la vulgaridad o la estridencia, como Canales Rivera, que tras una tanda de redondos descompasados, se entretuvo en mordisquear y cabecear el lomo del toro para rematar sus inmensas gurripinas. Cosas de los monólogos, se llegó a escuchar en los tendidos.
Sin embargo, a la vez que el sol primaveral se afanaba en ofrecer su última sonrisa (el reloj se acercaba a las nueve de la noche) y el viento empezaba a aparecer racheado –en ráfagas que agitaban el albero–, compareció Urdiales casi escondido bajo su sombrero cordobés para torear con el capote: «Estaba obsesionado con la naturalidad. Luis Miguel Villalpando (su banderillero y hombre de confianza) me había dicho que tenía que sentirme suelto, que debía superar cualquier tensión y ser sencillamente yo mismo». Y Urdiales, con singular parsiomina, fue cocinando las embestidas de la res para estirarse con el capote y dar la media y la larga, que no llegó a ser cordobesa ni lagartijera pero que al torero le supo a gloria bendita. Y he aquí las razones: «Enseguida noté la calidad del pitón izquierdo, su manera de desplazarse...». Tras el caballo, tomó tocado, muleta y espada y brindó a Pepe Anoz. Y entonces, con única duda revoloteando en su cabeza –«cuánto tiempo me durará el novillo»–, empezó a brotar el toreo: «Sabía que el pitón izquierdo era el bueno, el fetén, y que no se me podía escapar el triunfo». La faena, de hecho, se basó toda en la mano zurda, en ésa con la que se suele platicar el toreo: «Hubo momentos en los que me abandoné, en los que disfruté como tantas veces lo había soñado y creo que caló pronto entre los aficionados». Y la faena, poco a poco fue tomando altura mientras a Diego le daba por pensar algunas cosas: «En mis amigos, en mi familia, en las personas que siguen confiando en mí, porque también estaban disfrutando con la actuación. Es curioso, pero delante del toro da tiempo a pensar en muchas cosas, incluso en revivir historias que estaban como aletargadas dentro de mí». Diego se fue al hotel por su pie, andando, en torero: «No sé si me va a servir, si me va a abrir alguna puerta, si me la va a cerrar... Ya no depende de mí porque en mis atribuciones está sólo torear...». El torero riojano, que fue recibido con una emotiva ovación antes de comenzar su actuación de ayer, sí que quiso recordar a las personas que le están ayudando: «Luis Miguel Villalpando o Matías Tejela, que incluso me han buscado un toro para matar a puerta cerrada». Así se escribe la historia de un torero que cuando actúa está casi siempre bien pero que cumplía un año sin una sola oportunidad...

o ¿Y Madrid?: una oreja cortó Javier Valverde; Talavante fue cogido en Valladolid y hoy se lidian albaserradas de José Escolar (más dos remiendos de Hernández Pla) para El Fundi, José Ignacio Ramos y Fernando Robleño.

o ¿Y en La Rioja?: Toros en Santo Domingo de la Calzada –donde cantó la gallina después de asada- y segunda semifinal del bolsín: La plaza de toros portátil de Santo Domingo de la Calzada acoge hoy a partir de las seis de la tarde una novillada que contará con la presencia de novilleros punteros del escalafón, tales como Manuel Jesús Pérez Mota o Pepe Moral, que mañana actuarán en Las Ventas en la feria de San Isidro. Además, no se puede obviar la actuación del francés Román Pérez, quien el pasado mes de marzo se proclamó en la plaza de Arnedo como ganador del Zapato de Plata. Los novillos pertenecen al hierro de Los Guateles de procedencia Juan Pedro Domecq– y de propiedad de Miguel Báez Litri. La segunda de las semifinales del V Bolsín Taurino de La Rioja se celebra hoy en Lardero también a las seis de la tarde. Actuarán Juan Carlos Rey (Colmenar), Alfonso Ruiz (Linares), García Simón (Tudela), Miguel Cuartero (El Carmen), Pablo Lechuga (Madrid) y Sergio Blasco, de Toledo.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

GRAN ACTUACIÓN DE DIEGO URDIALES.
Hacía tiempo que no se veía torear así en Alfaro, hacía tiempo que un torero riojano no hacía el toreo de esa forma. Faena que permanecerá en la memoria de los aficionados que allí lo vimos. Faena de triunfo grande en cualquier plaza, toreando al natural igual que el mejor, casi en un sueño. Este torero debe volver a Alfaro y a las otras plazas riojanas, se lo ganó el sábado HACIENDO EL TOREO.

Enhorabuena Torero.
Alfonso

Anónimo dijo...

BUENOS DIAS,"señores artistas de la muerte", diganme una cosa... Cual es el placer de torturar a un animal indefenso!!!!!!!!!????
Donde esta la sociedad protectora de animales y fauna que permiten estos holcaustos!!!!! porque no practican este Arte (que mal lo llaman)con uds?? Tomen conciencia por favor!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Anónimo dijo...

ah me olvidaba, soy una argentina justa de 20 años

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)