domingo, 10 de febrero de 2013

Álvaro Acevedo: «Cuatro familias monopolizan el toreo»

El periodista y editor de 'Cuadernos de Tauromaquia' analizó en Alfaro la estructura de la fiesta y el periodismo taurino 

«Es increíble que diestros mediocres como Cordobés y Fandi actúen en Sevilla y se queden en casa otros mucho mejores

«Hay empresarios como Toño Matilla que se puede llevar al año la friolera de cuatrocientas comisiones»

Álvaro Acevedo protagonizó el viernes en Alfaro la última de las ponencias del ciclo del Club Taurino gracias a una conferencia en la que el periodista sevillano hizo gala de su ya legendaria independencia y de esa forma suya tan peculiar de hablar sin pelos en la lengua: «No quiero ser apocalíptico», avisó al comienzo; y si es verdad que no lo fue, el caso es que se entretuvo en ir detallando una por una las principales amenazas que vive el toreo (como dato conviene señalar que no se habló de ningún enemigo externo ni ninguna conspiración universal antitaurina). Y en esta imaginaria cúspide del despropósito, Acevedo situó a las cuatro familias que monopolizan el mercado taurino (Matilla, Casas, Choperita y Chopera): «Yo no los llamaría exactamente empresarios; de hecho controlan las principales plazas, pero además a muchísimos toreos (varias de las principales figuras), son ganaderos y en su defecto compran camadas de muchas divisas incluso desde añojos. Estas cuatro familias controlan el 95% de los festejos y tanto poder es muy dañino porque su interés va mucho más allá de que se llenen las plazas de toros, lo que funcionan son las comisiones, que la plaza esté vacía les da lo mismo». Y puso un ejemplo, el de Toño Matilla, que puede facturar cada temporada una cantidad no inferior a las cuatrocientas comisiones: «Apodera directamente a José María Manzanares, Diego Ventura, Juan José Padilla, y El Fandi, e indirectamente a otros diestros y rejoneadores. Tiene ganaderías, plazas, participa en la confección de muchos carteles en los que tienen la capacidad de influir en los empresarios de estos cosos y no permitir la entrada de otro tipo de toreros que no están en el sistema. Además, tres de esas empresas: Matilla-Casas-Choperita se han unido en una especie de 'tridente' con el que dirigen la plaza de Madrid ahondando con más fuerza en la actual perversión del modelo». Y Acevedo quiso dotar de actualidad a esta opinión argumentándolo con los recién conocidos carteles de Sevilla: «Es increíble que toreros tan mediocres como El Fandi o El Cordobés actúen en la feria y se queden fuera diestros con muchos más méritos. El empresario de Sevilla no hace esto pensando en el aficionado de La Maestranza, lo hace para defender sus intereses».

El periodismo taurino
El panorama que dibujó en el periodismo taurino tampoco fue mucho más positivo: «Es imposible seguir la actualidad taurina a través de un medio generalista, en los que se cubren algunas ferias perdiendo el sentido lineal de las temporadas. En Internet los portales tienen que mantener como sea la publicidad, que en la mayoría de los casos es del sector y eso genera una pérdida sustancial de la credibilidad. Además, se paga muy mal y prolifera el cronista amateur». Álvaro Acevedo habló también de su versión como editor en la revista 'Cuadernos de Tauromaquia', una publicación absolutamente exquisita en la que se cuidan tanto los textos como la puesta en página y las fotografías: «De momento sé que voy a seguir todo 2013. No sé si voy a ser capaz de aguantar. Estoy muy orgulloso del trabajo, aunque es tan duro que hace poco tiempo una gran figura me dijo que si no era rentable publicarla por qué no había tomado la decisión de cerrarla». / Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja

1 comentario:

Anónimo dijo...

Charla que se puede titular como " Verdades con delicadeza "

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)