miércoles, 16 de mayo de 2012

No hay consuelo

Aparicio impotente como una mosca alicaída en un estercolero cuando se atisba el invierno.

Aparicio roto, como un juguete extraño, con una especie de pelo rubio de bote sin brillo ni esperanza y cortado al sesgo sobre las orejas aturdidas por la bronca.

Aparicio, una estafa patética de sí mismo. ¿A qué has venido Julio a Madrid esta tarde de primavera sin celo? ¿Por qué te arrastras así? ¿Qué pretendes? ¿Acaso la pasta?

Aparicio, apoderado por Ortega Cano, dos capitanes de barco que conocen todos los naufragios, todas las derrotas, todos los chascarrillos.

¡Qué pena! Julito, verte así, incapaz, yerto como una sombra, desposeído hasta de tragedia. ¡Qué pena! Julito, en tu plaza, que no seas nada más que un mal rato, una bronca, una deserción de la rutina del coñazo plúmbeo de los toros asesinos de El Ventorrillo

Ahora me pregunto qué te diría José en el hotel. Posiblemente nada porque ambos, que lo fuistéis todo, os habéis convertido en la misma nada

No hay consuelo

3 comentarios:

Coronacion dijo...

Bueno es que lo de ayer fue vergonzoso , la verdad es que Julio no estaba, yo ayer tenia muchas de ver al Julio Aparico , pero ayer ni acompañaron los toros , pero es que tu tampoco pusiste muchas ganas por no decir ninguna y con todos mis repestos par eso quédate en casa.

I. J. del Pino dijo...

No merece cosas tan bien escritas el torero que me encadiló una vez hace muchos años...

Enric dijo...

Julito ha perdido el poco valor que tenía. Si esta temporada quiere sobrevivir tiene que mentalizarse de que debe pararse un poco con los toros, el otro día pego un solo pase en toda la tarde-ay-. Hasta Paula lo intentaba más en sus tardes más aciagas...

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)