domingo, 22 de abril de 2012

Nuevo éxtasis manzanarista

El torero de Alicante arrasa en Sevilla tras una sensacional actuación ante los nobilísimos toros de Victoriano del Río 

Tras indultar en el 2011 al toro 'Arrojado', Manzanares vuelve a hacer historia cortando cuatro orejas en La Maestranza 

José María Manzanares lo volvió a hacer: el año pasado fue el indulto y dos orejas más a otro gran toro de Núñez del Cuvillo, y el viernes la friolera de cuatro trofeos ante los nobles y bondadosos ejemplares de Victoriano del Río, la misma ganadería que hace unas semanas defraudó en la cita con los 'tres tenores' en el Arnedo Arena. La verdad es que el diestro alicantino estuvo superior, armonioso, estético hasta un punto insuperable, y muy arropado por una plaza que se conmueve con él como no lo ha hecho con nadie desde los tiempos de Curro Romero. Es más, Morante de la Puebla es ahora mismo mucho más accesorio para La Maestranza que Manzanares, que se ha convertido en el gran consentido hispalense. La primera faena tuvo más hondura que la segunda; de hecho, Manzanares logró los mejores momentos y los de más profundidad, aunque este término cuesta pronunciarlo con el toreo del diestro alicantino, muy acompasado, rítmico, pero mucho más liviano que lo que pudiera parecer al asistir a la rotundidad de sus triunfos. Pero tiene una espada increíble. Manzanares ha logrado una regularidad con la tizona nunca vista; sea como sea el toro. Perfecto con el noble primero e increíble en la forma de esperar y volcarse después con el segundo de su lote, un astado al que midió como si en vez de muleta saliera al albero con un cartabón: sólo le apretó levemente en dos o tres fases de una faena que fue un verdadero prodigio de captación y reserva de espacios. Y en todo este éxtasis sería injusto olvidar a su cuadrilla, que volvió a estar a un nivel insuperable y que en el quinto protagonizó un tercio de banderillas para el recuerdo. Curro Javier estuvo imperial con el capote; Blázquez brilló como nunca y Juan José Trujillo dejó un tercer par impresionante por su belleza y su rotundidad. Manzanares, como prueba de inteligencia, se ha rodeado de una cuadrilla extraordinaria que ahonda en la estética de su matador haciendo que cada momento de la lidia tenga su interés y su afán. El éxtasis manzanarista no ha hecho nada más que empezar. La pregunta es clara. ¿Habrá algún otro torero que pueda seguirle? / Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja.

1 comentario:

Anónimo dijo...

señor mancha tiene usted toda la razon manzanares es un pedazo de torero pero en sevilla morante es mucho morante y por muy mal que este verle dar dos veronicas y un trincherazo vale oro de ley simplemente su manera de coger el capote es todo un arte aun no ha dicho su ultima palabra un saludo

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)