jueves, 17 de noviembre de 2011

LA ABSURDA INMOLACIÓN


Apenas quedan tres días para que los ciudadanos vayamos a votar en unos comicios que parece que están cantados desde hace demasiado tiempo. La agonía del Gobierno socialista se ha deletreado minuto a minuto porque viene de muy lejos gracias a un Zapatero enroscado hasta el final mientras se ha ido pudriendo alrededor de él cualquier aliento de victoria en las urnas. Las últimas encuestas han sido demoledoras para una izquierda sin apenas esperanza que se refugia en la abstención, en el 15-M o bajo la barba de Rubalcaba, el candidato imposible que no lo fue. Creo que Alfredo se ha inmolado absurdamente con la única esperanza de alcanzar el mando de su partido tras una supuesta derrota asumible pero que cada vez se antoja más lejana porque se masca una debacle absoluta e histórica. Sin embargo, España necesita de un partido de izquierdas nacional y comprometido capaz de jugar el papel de oposición leal ante un PP que va a tener tanta cuota de poder como ninguna formación política ha sido capaz de soñar. La democracia es un juego de contrapesos y las mayorías absolutas suelen ser sinónimo de rodillo: ahí están los recuerdos de Felipe y Aznar, el primero escondiendo bajo las alfombras las múltiples corrupciones y la guerra sucia, y el segundo casando a su hija en El Escorial como si fuera una princesa. Mariano Rajoy irá volando desde Génova a la Moncloa pero le costará llegar un mes. ¿Quién nos va a gobernar mientras tanto? ¿Zapatero? ¿Ángela Merkel? ¿Sarkozy? La situación es dantesca: hasta final de año todo paralizado, las presumibles medidas en el congelador, José Luis despidiéndose en la tele desde el amanecer hasta que se refugie en sus aposentos, las quinielas de los ministrables sin parar de vomitar nombres y millones de españoles en la cola del paro.

o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja en una serie que aparece los jueves y que se titula Mira por dónde.

1 comentario:

Anónimo dijo...

También es mala suerte para el Sr Rajoy que para una vez que por fin va a ser Presidente del Gobierno de España, este la situación europea y española de la forma en que está.

Es paradójico que en esta ocasión, al margen de la campaña y los mítines que tanto unos como otros tienen que jugar su papel, estén para sus adentros más contentos los posibles perdedores que los ganadores, pues como se dice en estos casos, "menudo mochuelo me voy a quitar".
Y es que no hay nada mejor para ver la realidad, que verse dentro, porque mientras antes, la pésima economía de España, las avanzadas listas del paro y todo lo negativo que ocurría, era signo de alegría por parte de la derecha y sus medios afines, ahora resulta que ya se está empezando a reconocer por el propio Rajoy, que esto va para largo y que no es tan fácil de resolver.

Todos los que creían y pensaba que vendría el tío Paco o Mariano a sacar del pozo en donde Zapatero había metido por su torpeza a España, seguirán con esa cancioncilla de la "herencia que nos dejaron", y seguirán acordandose de Zapatero y de su cuadrilla, porque lo que no han sabido digerir es las dos elecciones que gano el tonto de Zapatero.

Pues ya se fue el "tonto" y ahora estará el "listo", esperemos por el bien de todos que tenga suerte, eso es lo que yo deseo aunque muchos de los que lean este comentario o panfleto, piense lo contrario.

Antonio Gómiz

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)