jueves, 27 de enero de 2011

AQUEL GANADERO ENAMORADO

Paula con 'Corchero'.
Hubo una vez en Córdoba hace muchos años un ganadero enamorado. Don Francisco Martínez-Benavides era de un pueblo llamado Posadas. Y era rico, muy rico, con gran fortuna y extensa hacienda. Los que le conocieron decían de él que era un tipo extraño porque en vez de comportarse como el típico señorito –rumboso para sus placeres y huraño con los que acarreaban con sus quehaceres–, se preocupaba de los jóvenes para que estudiasen, trabajaba como el que más y era generoso en extremo. Compró una rara ganadería de toros bravos y cambió el dibujo del hierro por un corazón para que todo el mundo supiera la fuerza del amor que sentía por su esposa. Un toro suyo, un sobrero de Madrid que se llamaba ‘Corchero’, le sirvió en la Feria de Otoño de 1987 a Rafael de Paula para que Joaquín Vidal –el añorado maestro– escribiera aquella inolvidable crónica en la que aseguró ni más ni menos que hasta ese momento jamás el toreo había sido tan bello. Dos años después murió don Francisco y para asombro de todo el mundo en el testamento cedió todos sus bienes para «atender las necesidades de los pobres de Posadas». Su riqueza incluía casas, caserones y fincas, ganado (bravo y manso), acciones y toda suerte de maquinaria y vehículos a motor. Vamos, un Potosí, del que dejó escrito que debía ser administrado por una fundación dirigida por los poderes fácticos del pueblo: el alcalde, el cura, el juez, el médico y el veterinario. La fundación sigue con fuerza el empeño social de su fundador, pero ayer supimos, que sus toros, los del hierro del corazón, los toros raros porque eran murubeños con sangre de Graciliano, han acabado sus días en un oscuro matadero después de varios años en manos de ganaderos de aluvión. Los descendientes de ‘Corchero’, el toro de Paula, ya no existen. ¿Qué hubiera pensado Don Francisco?

o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja en una serie que aparece los jueves y que se denomina Mira por dónde.

2 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Hacen falta más ganaderos como Benavides. Más gente como él, en general.

Anónimo dijo...

Precioso artículo, una bellea de escritura.

Begoña Argáiz (Ondarroa)

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)