jueves, 30 de septiembre de 2010

UN SINDICALISMO INSOPORTABLE

La concurrida demostración sindical de ayer en Logroño.
O se es informador o se es piquete. No es posible conjugar las mismas cosas en un mismo ente, aunque éste sea un organismo liberado, liberador, progre, solidario, ecuménico, feminista, radical, ecologista y pro-laico. En estos tiempos de Internet, de móviles con wifi y con los líderes sindicales de clase en programas tan proletarios como La Noria –explicando las razones de la huelga a los cuatro vientos–, parece obvio que los españoles estamos lo suficientemente informados para que tomemos la decisión de ir a trabajar o no motu proprio, sin que un tipo (mejor dicho, mesnadas de ellos) con gorra, camiseta, bandera y silicona nos dé sus razones para apoyar un engendro mayúsculo como el que se vivió ayer, donde una especie de secta social se creyó con el derecho de conculcar las libertades de todos los demás como si estuviera investida con una especie de intocable legitimidad moral de base. Ya vale. España necesita una Ley de Huelga a través de la cual se regule de una vez dónde se encuentran los límites de cada uno, y básicamente de los sindicatos, que a sabiendas de que la repercusión de sus algaradas cada vez es menor, necesitan paralizar sí o sí sectores claves de la sociedad para lograr con la fuerza lo que no son capaces de argumentar. El sindicalismo actual en España es un paripé. Por eso, no hay más que ver la reacción tan ambigua del Gobierno de Zetapé, a sabiendas de que son sus propios socios los que han montado la jornada reivindicativa poniendo en su punto de mira sólo a los malvados empresarios y a una señora muy mala, muy mala, que gobierna en Madrid y que aunque no se llama Angela Merkel, es la verdadera culpable de todo, la que quiere llevar a los trabajadores a la ruina. Lo que pasa es que Zapatero no le deja.

o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja en una serie que aparece los jueves y que se titula Mira por dónde. La foto es de Jonathan Herreros y corresponde a la manifestación sindical de ayer en Logroño.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Yo es que me enciendo. Esta mañana escuchaba por la radio a no se qué lider sindical, porque paso de aprenderme sus nombres, decir que los sindicatos UNA VEZ MAS han demostrado su fuerza. Su fuerza de qué? de poner palillos y silicona en las cerraduras de los comercios?, de poner pegatinas en los cristales?, de acojonar a los que quieren trabajar para que cierren la empresa mientras ellos están presentes?. Eso es la democracia? es es el ejercicio libre y voluntario del derecho a la huelga?. El país de las garantías democráticas para todo (porque mira que somos quijotes en muchas ocasiones) se ve empujado a una huelga extemporánea por la coacción de los de la gorrita, la banderola y el bocata.
Por desgracia, hoy día los trabajadores no tienen quien les represente.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)