jueves, 16 de septiembre de 2010

LA ESTAFA DE LA HUELGA GENERAL

Antes de que nos demos cuenta se habrán terminado las fiestas de San Mateo y al desperezarnos del mogollón y las turbamultas que propicia el santo recaudador en esta bendita ciudad, nos daremos de bruces con la huelga general del próximo 29 de septiembre. De la fiesta a la reivindicación, pensarán algunos. Sin embargo, a estas alturas y viendo el comportamiento de las dos principales centrales españolas (CCOO y UGT), a mí esta huelga me parece una verdadera estafa. En primer lugar no entiendo muy bien contra quién la convocan, con qué fin y qué futuro plantean para la sociedad a la que dicen defender. La crisis no es de ahora, llevamos más de tres años perdiendo empleo y no he visto a ningún alto representante sindical plantear a Zapatero ninguna reforma cuando se veía de lejos, de muy lejos, que el agujero en el que estábamos a punto de penetrar tenía dimensiones cósmicas. Más bien todo lo contrario; es decir, la sopa boba de las infinitas subvenciones gubernativas y autonómicas -que de todo hay- para reaccionar llamando a Chiquilicuatre para que le eche la culpa del desaguisado a Fraga o a una suerte de patrones decimonónicos que según estos líderes obreros sólo piensan en meter mano a sus empleados en el bolsillo o en la bragueta. A estas alturas de la Democracia en España creo que unos sindicatos que no sean capaces de financiarse por sí mismos sobran. ¿A quién defienden? ¿Por qué se han puesto de perfil en cada ocasión en la que el gobierno de Zapatero ha hecho el Don Tancredo cuando la crisis empezaba a afilar sus colmillos? Estamos cerca de los cinco millones de parados y con este gobierno incapaz de responder ante nada, la huelga general es un gravísimo acto de irresponsabilidad. o Este artículo lo he publicado hoy en Diario La Rioja en una serie que aparece los jueves y que se titula Mira por dónde.

2 comentarios:

I. J. del Pino dijo...

Si hablo de que los sindicatos hoy día son un anacronismo y que han perdido (por su culpa) toda su virtualidad, me acabarían quemando en una hoguera, y si digo que no debiera dejarse en la mitad a los representates sindicales "liberados", sino en una octava parte, ardería en los infiernos, así que mejor no digo nada.
Buen artículo Pablo.

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo. ¿Sabéis que a los trabajadores de a pie si hacemos huelga se nos descuenta del sueldo y a los liberados sindicales no?
¿Sabéis que muchos liberados sindicales pasaron sus últimos meses antes de liberarse acumulando horas extras de trabajo o jornadas extraordinarias para engordar el sueldo que ahora cobran?
Curiosidades.
Espero que el día 29 nos dejen decidir en libertad y si hay piquetes sean sólo informativos pero lo dudo.
Recuerdo otra huelga hace pocos años, yo entraba a repostar a una estación de servicio y llegaron unos chicos alegres y combativos echando juramentos y amenazando a trabajadores y conductores, todo muy "civilizado". El lugar fue la gasolinera de Las Gaunas en Logroño que se suponía que estaba de servicios mínimos.
Saludos.
Mulillero.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)