miércoles, 17 de febrero de 2010

Miguel Abellán, el torero arrastrado

De esta guisa acabó su faena Miguel Abellán el lunes en la feria ecuatoriana de Ambato, donde regaló un sobrero, éste de Mirafuente, al que acabó indultando ante el delirio del respetable.

Cuentan las crónicas que Miguel Abellán "realizó un desplante algo fuera de lo común acostándose frente a la cara del toro como si estaría tomando sol, lo que hizo que el público estallara y se levantara de sus asientos pidiendo el indulto, el cual la autoridad no dudó un solo momento en concederlo, recogió los trofeos simbólicos y dio la vuelta al ruedo".

No me pregunten por la cara que he puesto cuando he contemplado la imagen del torero por el suelo; el toro con medio metro de lengua fuera, humillado, rendido, exhausto. Y Abellán allí, a guisa de pic-nic, con la muleta abandonada, hecha un churro por allí y él mismo, también tirado, componiendo una estampa tan pintoresca como deleznable. Habrá quien dirá que es una genialidad -"no lo puedo explicar porque me salió de dentro"- pero hay códigos inmateriales pero reales en el toreo que explican cuando una taleguilla ha de besar el suelo y cuando no. Y nunca se trata de una decisión, de un desplante ocurrente o de hacer el chorra en una plaza. El vestido se respeta porque se respeta la profesión, creo.

Duele, pero no sorprende, ver a Miguel Abellán de esta guisa, acostado, tirado en el suelo, de merendola por el ruedo, con un sobrero de regalo, y de indulto (hay que ver lo que se tiene que ver por ahí), haciendo el bobo en una plaza. Duele Abellán, un torero que tuvo ser figura en su mano, que se ha jugado unas cuantas veces la vida como un perro, y que anda ahora haciendo chirigotas como ésta.

o La foto es de la web Latitudes Taurinas, y se puede acceder a ella pinchando aquí.

8 comentarios:

En Barrera dijo...

Una imagen grotesca sin duda. Tienes razón Pablo lo que fue y pudo ser Abellán y desde hace algunas temporadas anda perdido en tierra de nadie.

Saludos!

Enrique Martín dijo...

Olé los desplantes toreros y llenos de arte y enjundia, pero este bochorno ¿a qué viene? Parece que el señor Abellán ha olvidado que al toro hay que tenerle un respeto máximo, ese mismo respeto sobre el que se construye esta fiesta. Pero si no se respeta a si mismo, como va a respetar al toro y a la fiesta. Lo que parecía que iba a ser este chico, para no haber llegado a nada. Le invito a que lo haga en Madrid, por citar una plaza, en esta temporada que empieza.

Luis Domínguez Barco dijo...

El señor Abellán, entre otras "virtudes", tiene la de acosar violentamente a periodistas taurinos en los hoteles donde se hospedan, acto que también se puede calificar como desplante y es igual de bochornoso o más que el realizado en Ambato.

Mariano P. dijo...

¿No le dio una vez el siroco a Julio Aparicio e hizo algo por el estilo? , aunque no era para forzar un indulto claro.

Anónimo dijo...

Y pensar que un día me encantó este torero??????
Muak
Tata

I. J. del Pino dijo...

Pues yo aplaudo el gesto, más que nada, porque una vez hecho, disipa las mínimas dudas que yo tenía sobre lo que podía dar de sí este chico (que para mí ya no es torero).
Como bien dices Pablo, fue torero, y de los de "un par" cuando quiso y tuvo afición, y así se lo reconocí en su momento. Ahora ya, hace tiempo que no me interesa.
(Espero no "cobrar" por esto)

Anónimo dijo...

Este tipo de situaciones dan razones a los antitaurinos. Eso no es torear, eso nos avergüenza-
Ramón Martínez

Anónimo dijo...

Este tipo de situaciones dan razones a los antitaurinos. Eso no es torear, eso nos avergüenza-
Ramón Martínez

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)