miércoles, 1 de julio de 2009

Morante, el capote que cautiva

1 comentario:

Anónimo dijo...

Dicen, y lo digo también, que el percal es el primor del toreo. Con el percal se borda, se echan al vuelo la badera, el sueño, la ilusión, como se agita la gárrula arboleda con el viento. Con la muleta se lidia, se define, se toma el camino hacia el encuentro final de la vida con la muerte. Ambas suertes contienen una escencia profunda de arte, valor y desafío. El percal sueña, la muleta triunfa...

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)