miércoles, 8 de julio de 2009

Antonio Lorca, un redentor inventado y un montón de incongruencias

Ha escrito Antonio Lorca en El País un artículo que no termino de entender titulado ‘José Tomás, un redentor inventado’. Que conste que respeto profundamente a Antonio Lorca pero que no comparto prácticamente nada de lo que escribe. Vayamos al meollo de la cuestión.

1) Dice Lorca que aunque José Tomás es un torero largo, profundo y artista, su imagen repetida huele demasiado a voltereta y sabe a manchas sangrientas en su vestido y en su piel. Pues bien, El País publicó dos fotografías (una de ellas en portada) prácticamente iguales. El torero volteado. Hasta la redacción de Diario La Rioja, que es el medio para el que escribo de toros, llegaron casi cien fotos del evento. Quién hace oler a cornada a quien, pregunto.

2) Comenta Lorca que le sigue una “legión de forofos” que creen ver en él “a un dios revivido del toreo”. Es obvio que las generalizaciones son injustas por naturaleza pero tan desaforado es exagerar lo que se vivió en la plaza como descalificar de esa manera a miles de aficionados que empeñaron mucho tiempo y mucho dinero para ver una corrida de toros. ¿Es malo eso? ¿Es acaso una desmesura seguir a un torero que se entrega como casi ninguno y del que se sabe que siempre da ese paso más allá que tantas veces ha echado de menos en sus crónicas? (Lo digo por los torero funcionarios y esas cosas)

3) Uno de los puntos en los que más en desacuerdo estoy con el periodista sevillano es en el que habla de la relación de JT con la plaza de Barcelona: “le da suerte en la particular versión supersticiosa de los toreros, y porque se ha convertido en el lugar de peregrinación del tomasismo”. Esto es de un simplismo atroz. Le recuerdo que la relación del torero con BCN se remonta mucho antes de la reaparición de 2007, en esos años se fraguó una constante de triunfos y de entrega impresionante. Y JT eligió esa plaza no sólo por eso, obviamente; la eligió para ayudarla, para revitalizar la fiesta en Cataluña, para reivindicar la libertad taurina en una parte de España en la que ser aficionado es algo así como ser un apestado. Habla Lorca de la “obsesión de algunos por convertir a JT en un líder político enfundado en un traje de luces”. Bien, Don Antonio, dígame usted un sitio más complicado para reaparecer y llenar la plaza y dotar al toreo de una presencia simbólica unida a la libertad como nunca había tenido. ¿Cuándo ha habido una portada taurina en los periódicos catalanes? ¿Le recuerdo el artículo del director de La Vanguardia apostando porque no se prohíban las corridas?

4) Otro aspecto que trata Lorca es el manido de que JT deba anunciarse en las plazas más importantes, en las ferias más exigentes y sometiéndose al veredicto de las escasas aficiones doctas que quedan en este país. Parece que el señor Lorca ha olvidado las tardes del 5 y 15 de junio de 2008 en Las Ventas: cuatro toros, siete orejas, tres cornadas. Lo de los cosos de escasa responsabilidad con los toros chicos y los billetes grandes me parece pura demagogia: Valencia, Castellón, Jerez, Granada, Nimes… Las mismas plazas que muchos de sus compañeros, los mismos toros…. ¿Hubo las mismas faenas? ¿Se justificaron como lo hizo JT cuando estuvo en Madrid en 2008?

5) En el penúltimo párrafo el señor Lorca se desliza básicamente por las cuestiones del dinero y da a entender que si JT torea en plazas de responsabilidad ante toros de verdad, “un fracaso podría notarlo su cuenta corriente”. Y esto me parece un atrevimiento y un dislate porque “aunque no parece posible pagarle más que lo ya cobra”, este tipo de afirmaciones hay que respaldarla con datos. Por cierto ¿por qué no fue a Sevilla JT? ¿No tuvo nada que ver la empresa de La Maestranza? Por cierto, JT toreó gratis en Barcelona para una Fundación con su nombre en la que creo que va a ayudar a niños necesitados de México. ¿Puede existir alguna causa más noble, más digna, más humana?

6) Dice Lorca al final que José Tomás es sólo un gran torero. Y no le falta razón, pero nunca han abundado en la fiesta los grandes toreros, como en el vino los grandes vinos o en la literatura los grandes escritores. Lo de redentor se lo ha inventado él; como lo de mesías y cosas similares otros. Yo, en mi vida, y tengo 41 años, no he visto un torero igual. En mi caso escribiría que es sólo el mejor torero que he visto nunca; una apreciación personal que tiene el valor relativo de las apreciaciones.

He aquí conclusión personal: Creo que Antonio Lorca es sólo un buen crítico (al que admiro y respeto) que se suele equivocar tanto o más que José Tomás; mucho menos que yo, pero que en esta ocasión se ha dado de bruces con una historia inventada por él y alentada, entre otros medios, por su periódico, que es el único de España que le ha publicado una entrevista; múltiples reportajes, fotografías de estudio y de posado, etc… No puede haber peor cosa para un periodista que acusar a un protagonista de la realidad de haberse convertido en algo que se ha alentado con profusión desde el medio en el que se escribe. Lo siento mucho, pero si no escribo esto reviento.

17 comentarios:

loquepasasucede dijo...

No sé lo que pasa pero con JT la gente se vuelve turuleta. Lo de Lorca no tiene explicación y por eso no la voy a buscar

laverdadestadetrasdelosestores dijo...

Hay como una envidia carpetovetónica alucinante

Anónimo dijo...

Pablo; enhorabuena por tu valentía

Ramón Arrieta

Carlos Giménez Roig (Barcelona) dijo...

Desgraciadamente en El País desde que se fue Joaquín Vidal ha desaparecido la coherencia

Anónimo dijo...

El artículo de Lorca, que contiene algunas opiniones plausibles, es muy desafortunado por su fondo y por su forma. Me da la sensación que hay una obsesión por destacar incomprensible. No vi la corrida pero hay apreciaciones de valor demasiado subjetivas.

Un saludo.

Iñaki, de Bilbao.

Anónimo dijo...

Me ha pisado usted el tema, Pablo.
No importa, trabajo que me ahorro pues suscribo todo lo dicho.

La condesa de Estraza

Anónimo dijo...

Lorca es el Navalón o el Joaquín Vidal de los pobres. No está el horno para bollos en Barcelona y, después de dedicarle un especial a José Tomás en El País Semanal hace nada, ahora se dedica a repartirle estopa. No lo entiendo.
Desperdicios

Raúl dijo...

Lorca es al periodismo, lo que ésos torerillos que intentan imitar a JT dando gaoneras o manoletinas, o ésos torerillos engominados que se retuercen y se creen Paula,Romero y Morante juntos. Pues éso, que intenta hacer méritos pero no hay manera.

Enhorabuena.

Anónimo dijo...

Lo de El Pais con el tema de los toros es una catástrofe: Antonio Lorca es buena prueba de ello.
Qué pena.

Enhorabuena Pablo Mancha por su sinceridad.

Carlos Guzmán Redondo

Anónimo dijo...

¿Ppr qué somos así? ¿Por qué nos destruimos entre nosotros?

Zaratrusta

CT dijo...

Lorca, no te vayas al Milan!!!

Anónimo dijo...

Hace tiempo que la cordura abandonó a Lorca y, por mucho que trate de buscarla -a esto le concedo el beneficio de la duda-, creo que ni está ni se le espera.
Se suele decir que a una persona le definen sus hechos. Me atrevería a decir que a un periodista le define sus palabras, pues no son otra cosa que sus hechos escritos en un papel.
Enhorabuena por tener la valentía de expresar tu opinión en alto.

Víctor Soria dijo...

Coincido en que Lorca es un buen crítico pero le pueden el ansia de hacerse notar de vez en cuando. José Tomás es la presa más fácil y por eso le ataca. Lo que desde luego no tiene nombre es lo de Del Moral. Ver para creer.

Un saludo

Víctor Soria

Anónimo dijo...

Lorca y Del Moral aliados contra JT; sólo falta...

R. E.

Anónimo dijo...

O se es crítico; o se es taurino, que decía aquel increíble neodiccionario taurómaco

R. E.

el indio verde dijo...

Olé Pablo, me ha leido el pensamiento al 100%, increible!
Nadie nos va a robar las emociones que JT nos ha regalado para siempre......
Un saludo

Xavier González Fisher dijo...

Tenía días rumiando las ideas del artículo de Lorca tratando de encontrar la "cuadratura del círculo" y para mí no la hay.

Entiendo la desazón de muchos aficionados, porque Tomás no se presenta en sus plazas -Sevilla es una de ellas-, pero al parecer, la "estrategia económica", al menos de Las Ventas y La Maestranza es la cicatería, entonces, mientras sean administradas por sus actuales representantes, seguramente tendrán la "necesidad de prescindir" de su presencia.

Lo malo del escrito de Lorca, es que parece estar hecho con las tripas y no con la cabeza, cuestión que lo deja muy mal parado.

El Maestro Joaquín Vidal jamás hubiera dejado que sus entresijos gobernaran a sus circunvoluciones encefálicas. ¡Cómo se siente su ausencia!

Saludos desde Aguascalientes, México.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)