domingo, 22 de marzo de 2009

José Miguel Valiente se lleva el Zapato de Plata de Arnedo

El sexto novillo de la tarde embestía con el alma (siempre y cuando dejemos sentado que los toros tengan alma). El sexto novillo, de Torrenueva y negro como una noche sin luna, hacía surcos con los belfos en el ruedo y se dedicó a perseguir, incansable, a un jovencísimo, espigado e inexperto coletudo de Málaga –Manuel Rodríguez– que por más que lo intentó no fue capaz de acoplar el vuelo de su muleta a aquel manantial de bravura, a aquel torrente de intensidad bovina. Hubo, eso sí, algún derechazo suelto –como tres fogonazos– en un incesante devenir de lances atropellados y constantes rectificaciones de terrenos. Una oreja protestada por un sector fue su pírrico balance. Era, sin duda, un novillo de triunfo. Sin embargo, el Zapato de Plata fue a parar al diestro albaceteño José Miguel Valiente, que se encontró con un toro de mucha peor nota pero con el que demostró un concepto del toreo más reposado y sincero. Valiente se gusta en el temple y al natural logró los momentos de más profundidad de la tarde. Juan Cervera, que abrió el festejo, tampoco tuvo suerte en su toro; sin embargo, dejó clara su clase y la calidad de un toreo reposado, algo frío pero tamizado por un aroma que pudo demostrar en un bello quite capotero al sexto, al novillo con alma. Álvaro Montalvo no logró acoplarse al segundo del festejo, un precioso burraco que tuvo la virtud de ir a más durante una faena en la que el poco acierto con el descabello y su mala colocación le hicieron perder la oportunidad de un triunfo que el astado merecía. Juan Sarrión se llevó al peor toto de la tarde y no pudo expresar frente al eral las cualidades que deja adivinar con su forma de buscar las distancias. El otro novillo de triunfo fue a parar al portugués Manuel Dias Gomes, que tampoco fue capaz de acoplarse a unas arrancadas de auténtico lujo.

o Novillos de Torrenueva, bien, aunque desigualmente presentados y justos de fuerzas. El mejor de la corrida fue el sexto, una máquina de embestir por ambos pitones; el cuarto tuvo mucha calidad y el segundo derrochó nobleza.
o Juan Cervera (silencio); Álvaro Montalvo (silencio tras aviso); José Miguel Valiente (vuelta), Manuel Dias Gomes (silencio); Juan Sarrión (vuelta tras aviso) y Manuel Rodríguez (oreja).
o Plaza de Arnedo: Unos tres cuartos de entrada en tarde soleada y ventosa.
o El jurado otorgó el Zapato de Plata al novillero José Miguel Valiente, de Albacete, con 7 votos.

o
Esta crónica la he publicado hoy en Diario La Rioja, la foto es de Alfredo Iglesias y se desea ver una completa galería del festejo se puede hacer pinchando aquí.

o Esta tarde, rejones con Sergio Galán, Sergio Domínguez y Joao Moura hijo
Arnedo cierra esta tarde su miniferia de marzo con un festejo de rejones en el que ha causado baja el cavaleiro portugués Joao Moura debido a una enfermedad viral que le ha dañado la pleura. Su puesto será cubierto por Sergio Galán, uno de los rejoneadores líderes del escalafón y que, además, acaba de triunfar en la feria de Fallas. En segundo lugar actuará Sergio Domínguez, que tiene un gran cartel en Arnedo y que se querrá sacar la espina de su deficiente arranque de temporada en Calahorra, corrida en la que anduvo excesivamente impreciso a la hora de clavar. Con toda probabilidad, Sergio Domínguez estrenará varios caballos esta tarde, entre ellos ‘Natural’ y si se tercia, un hermano de ‘Cagancho’. Cierra la terna Joao Moura hijo, que viene de realizar una gran campaña en América este invierno y que posee una gran cuadra. Los astados son del hierro de Campos Peña (Murube-Urquijo) y el festejo comienza a las 16,45 horas.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Y por eso le dieron una oreja con lo q es la afición de Arnedo...esa crónica se la cuenta usted a una persona q no haya visto nunca toros en Arnedo, pero los q sabemos como es esa afición no nos cuadra lo q usted escribe...en Arnedo no se da una oreja si el torero no ha estado bien y del gusto de la afición.

El caballero de la ínsula etérea dijo...

Con todo el respeto a "Anónimo" y por supuesto a la afición de Arnedo, en mi humilde opinión esa oreja que se le entregó al último novillero era excesiva. No supo entender al toro y en banderillas fue un show cómico más que artístico.
El chico fue un ejemplo de ganas pero si la justicia debe reinar, la oreja era un premio demasiado grande.
Además, lejos de entrar en polémicas que no llevan a ningún sitio, el jurado dictó sentencia y otorgó a otro el Zapato de Plata. Que cada uno juzgue por sí mismo.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)