lunes, 2 de marzo de 2009

Agur Ibarretxe, agur

Existen momentos en la vida de un político que exigen tomar decisiones atrevidas, consecuentes e históricas. Y estamos ante uno de ellos tras los resultados de las elecciones de ayer en el País Vasco. Ha llegado el momento de un Gobierno vasco constitucional, ha llegado el tiempo de mirar al futuro con esperanza y con el suficiente coraje y arrojo democrático para liderar a una sociedad que clama un cambio tranquilo y decisivo. Confío en usted, Patxi, para trasladar al gobierno del País Vasco el volantazo que le ha pedido la sociedad en las urnas. Por favor, no nos defraude.

o El artículo de aquí abajo lo publiqué el pasado jueves dos de octubre; y ahora me parece premonitorio.

o López for Lehendakari


Las bucólicas campas de Foronda dictaron sentencia: Juan José Ibarretxe será de nuevo el candidato del PNV para las elecciones autonómicas de marzo. Es decir, si gana los comicios el partido de Sabin Etxea –cuestión harto probable en una sociedad dramáticamente marcada por el nacionalismo en todas y cada una de sus vertientes– nos aguardan otros cuatro insoportables años más de soberanismo, amenazas de pintorescas consultas pro-escisión y lo que es peor, de esa terrible e insoportable equidistancia que se mantiene desde las instituciones vascas entre las víctimas y los verdugos, es decir, entre los que asesinan, extorsionan, secuestran, roban, intimidan y pisotean y todos los demás, especialmente los que no son nacionalistas y encima tienen la osadía de creer que la Constitución define un marco de convivencia donde es posible discrepar o pedir la luna. A estas alturas de la película y tras treinta años en el poder (diez menos que Franco), el País Vasco necesita un cambio de timonel con absoluta urgencia: ha llegado el momento de abrir ventanas, sacudir alfombras y airear un edificio en el que sus inquilinos se creen los dueños por la absurda legitimidad que les confiere creerse la esencia misma de la nación. Por eso se antoja absolutamente necesario que el próximo lehendakari se apellide López y que el PSE no vuelva a cometer el error histórico de ceder la presidencia del Gobierno vasco a un PNV derrotado o, lo que es peor, coaligarse con él para salvaguardar alguna votación en Madrid. De hecho, sería un avance democrático extraordinario –por favor, no me tilden de ingenuo– si el PP de Basagoiti y los socialistas vascos de Patxi fueran capaces de formar un gobierno para devolver a Euskadi a la normalidad democrática de un país que necesita respirar otro aire, ver otra televisión y pensar que sin el PNV no se acaba el mundo.

8 comentarios:

Jon Ander dijo...

¿Como que Agur Ibarretxe? ¿Por que no se respeta a un candidato que ha gando por seis escaños de diferencia y por 90mil votos? En todo el estado el PP y el PSOE no se pueden ni ver y aqui se van a apoyar para ir contra uno candidato que ha ganado las elecciones legitimamente y con una amplia ventaja sobre su siguiente perseguidor. Algo que no se entiende, la verdad. Si hubiese sido al reves entonces si que defenderiais que Francisco Lopez fuera Lehendakari. Por tanto un poco de respeto al partido ams votado y al ganador.

J.L. García Íñiguez dijo...

Por salud democrática: ¡Agur, Ibarretxe!

Pablo G. Mancha dijo...

Kaixo Jon Ander; es lo que tiene la Democracia, que después de toda una vida de gobierno del PNV, la mayoría de los votantes le ha dado al PSE, PP y UPD la posibilidad de gobernar en Euskadi. Otras veces ha ganado el nacionalismo; ésta los partidos que apoyan la Constitución como marco de entendimiento para todos los ciudadanos, sean nacionalistas o no.
Creo que es una gran noticia que cambie el gobierno.

¡¡¡Agur Ibarretxe, agur!!

Jon Ander dijo...

Os equivocais, la mayoria de los votos y los votantes le han dado la mayoria al PNV. O esque se escaños de diferencia no es ganar? no es mayoria? en Euskadi hablais de juntaros los dos partidos y en LA Rioja mismo no os llevais bien. Creo que en Politica no vale todo, hay que respetar a los partidos mas votados en todos los sitios. Cosa que el PNv siempre ha hecho...

Pachón dijo...

Por la convivencia pacífica: agur, Ibarretxe!!

Anónimo dijo...

Por la libertad: Agur juan josé, agur eta democrazia

eljinetepalido dijo...

Es evidente que el PNV es el partido más votado, y por ello será el que primero intente formar gobierno. Pero todo parece indicar que Ibarretxe no podrá y que Lopez lo tiene más fácil. Esto ha pasado en muchísimas CCAA, que el partido más votado no ha gobernado, hasta incluso en el Ayuntamiento de Logroño. Parece que nos desayunaramos ahora. Si el PNV quiere seguir en el Gobierno lo tiene muy fácil: que pacte con el PSOE y le ceda la presidencia, seguro que los socialistas acceden.

En cuanto al posible pacto PP-PSOE ambos son libres y soberanos para pactar o dejar de pactar si así lo desean, a pesar de lo mal o bien que se lleven. Tampoco veo el problema, es más en mi opinión sería muy conveniente para este desdichado país (España) que pactaran más a menudo.

I.Jalón dijo...

A mi que se supone que vivo en Euskadi, no se si me importa mucho quién gobierne pero lo que dice JOn Ander de que el PNV respeta las mayorías... Me parece que en las dipus de Álava y Guipuzcoa gobiernan ellos sin ser el partido más votado...

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)