jueves, 1 de enero de 2009

La leyenda de Caminante (otro pequeño relato sin importancia)

Caminante era un cabestro de los de testuz rizada y larga badana que campaneaba monótona de izquierda a derecha cuando enfilaba grupas de un corral a otro para enchiquerar a los toros antes de las corridas por todas las plazas del orbe taurino. Caminante había nacido bravo en una de las ganaderías más encastadas hace 16 años, pero su pelo –berrendo en colorao– lo sojuzgó para siempre y sus manchas le marcaron un destino oscuro y cruel de cerrado en corral y de la abundancia del verano a la placidez vacía de los inviernos de descanso en las dehesas de las fincas de los Trujillos, donde cumple hoy día las misiones propias de los de su estirpe, andar, convivir y pergeñar con las bravas reses de las vacadas de lidia...


o Este cuentecillo lo publiqué en el libro Relatos Riojanos, editado por Diario La Rioja en 1996.

o Para seguir leyendo conviene pinchar aquí.

o La foto que ilustra el post es obra de Arsenio Ramírez y Gorka Azpilicueta y la he encontrado en su web: Por las Rutas del Toro).

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso relato... y feliz año

Maite Recondo (Bilbao)

Anónimo dijo...

Es usted una caja de sorpresas. Maravilloso cuento

Ramón Arrieta

loquepasasucede dijo...

Caminante ¡qué valiente!

Felicidades

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)