viernes, 16 de mayo de 2008

Cambio chef por tomates frescos

El restaurador Santi Santamaría, galardonado con el ‘Premio de Hoy’ por su libro ‘La cocina al desnudo’, denuncia el uso de sustancias peligrosas para la salud en altas dosis en la denominada nueva cocina

El lema de Santi Santamaría, que regenta uno de los restaurantes más prestigiosos del mundo, El Racó de Can Fabes, con 20 años de andadura y tres estrellas Michelín desde 1994, es así de explícito: «cambio Chef por tomates frescos». Acaba de ser galardonado con el premio ‘Hoy’ –dotado con 60.000 euros– por su libro ‘La cocina al desnudo’ y ha vuelto a sembrar la polémica en el mundo de la restauración por las opiniones que vertió en el discurso que hizo al recibir el prestigioso galardón. «El cocinero no debe legitimar o acallar formas de comer que no son acordes con los hábitos alimentarios saludables», dijo Santo Santamaría, para quien la sociedad «no sabe valorar lo que representa la buena alimentación o la buena cocina». De ahí su lema como defensa de calidad y en contra de un «exceso de manipulación de los productos» que a la postre son nocivos para la salud.


Sustancias. En esta misma línea, denunció la forma en la que los jóvenes cocineros aplican en sus recetas, dosis de sustancias «reguladas por Sanidad. El cliente tiene derecho a ser informado». Además, se preguntó varias veces cómo «es posible que productos que no son aconsejables para la salud se estén consumiendo en buena parte de los restaurante más importantes de este país». Tanto es así que, incluso, pidió la «intervención» de las autoridades públicas. Asimismo, Santi Santamaría arremetió contra cocineros como Ferrán Adriá, con quien dijo existe un «divorcio conceptual y de ideas» que se manifiesta en los ingredientes y la forma de cocinar, ya que para Santamaría, la comida es sinónimo de «convivencia», «compañía» y de respeto por el mercado y sus productores.

La banalización.
En esta misma línea criticó el abuso de la «banalización» empezando por productos tan básicos como el pan «que se parecen más a un plástico que a otra cosa». También puso sobre la mesa el uso de los biocombustibles, «que están dejando que una parte de la humanidad se muera de hambre. Ha llegado el momento de plantarse», advirtió Santamaría, el cocinero español con más estrellas Michelín, quien defiende la cocina como una labor «artesanal y meticulosa». De hecho, «si de lo que se trata es de tener experiencias imaginarias, esto ya lo logran las pastillas y las drogas», indicó Santamaría, quien reconoció estar «preocupado» por el uso de ingredientes y métodos de la cocina industrial. (Artículo publicado en Diario La Rioja).

1 comentario:

Anónimo dijo...

El Club Molt Distingit Cuiner, defensor de la genuina y tradicional cocina valenciana y por lo tanto de la española, no quiere dejar de reconocer el altísimo servicio prestado a la emergente cocina española por esa generación de excelsos profesionales de los fogones. Por lo tanto pedimos muy sinceramente que desaparezca todo enfrentamiento entre la cocina tradicional o la moderna, sea tecnoemocional, sea del estilo que se quiera. La cocina es buena, o mala, dependiendo de cómo se practique. Concíbase pues la cocina que cada cual le agrade, y respétese al prójimo; siempre que ese prójimo, practique el buen hacer con sapiencia y honestidad. Demandamos con urgencia, por el buen nombre de nuestra gastronomia, se disperse con prontitud el actual fuego cruzado entre los mejores fogones españoles.-
Juan B. Viñals Cebriá.-Presidente.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)