domingo, 4 de mayo de 2008

Aquella luminosa tarde de Joselito

Se cumplen doce años de la tarde en la que Joselito cortó seis orejas en Las Ventas en una encerrona histórica en la que hizo el toreo total con el capote y la muleta

Seis orejas, seis. Éste fue el increíble balance numérico de la corrida del Dos de Mayo de hace doce años en Las Ventas, en la que José Miguel Arroyo Delgado, Joselito, puso a sus pies el toreo entero tras una tarde absolutamente genial en la que redibujó una tauromaquia de ribetes desconocidos hasta entonces en un solo matador. Escribió Javier Villán que «su verdad y su tauromaquia están ya dilucidadas. Y su hermosa imaginería con el capote; y su sentido del rito y la ceremonia. Y la matemática de los terrenos. Y su valor seco sin aspavientos ni gestualismos. Hoy por hoy, Joselito es el rey de la torería». Y es que a mediados de los años noventa el joven madrileño no tenía rival en el escalafón. Había tomado la alternativa en Málaga el 20 de abril de 1986 y sabía que un mes después tenía su confirmación de alternativa en Las Ventas. (El 11 de mayo toreó su tercera corrida como matador de toros y fue en Santo Domingo de la Calzada, plaza en la que cortó dos orejas y compartió cartel con Dámaso González y Juan Mora frente a reses de Mercedes Pérez-Tabernero y El Sierro). Tras la gravísima cornada que le infirió en el cuello un torazo de 700 kilos en Madrid y enfrentarse después con los principales poderes del toreo y superar la muerte en el ruedo de uno de sus banderilleros, obtuvo un gran triunfo en San Isidro ante el mismísimo Espartaco, líder en aquellos años del escalafón. Sin embargo, 1992 fue el año de su consagración definitiva, justo un año antes de la corrida de Beneficencia en Madrid, en la que cortó dos orejas tras despachar seis astados de forma desinteresada tras un sueño que había tenido en Cali (Colombia). El mismo torero relató que mientras en su memoria se repetían los olés vividos en la plaza de Cañaveralejo y notaba los huesos molidos, sintió dentro de sí la necesidad de encerrarse con seis toros gratis en Madrid. Joselito se había instalado en la cima y su nombre se unía al de la leyenda por su rebeldía ante los poderes fácticos de la fiesta, por su acusada personalidad y porque toreaba como los ángeles. En la tarde de la que ahora se cumplen doce años dio una dimensión increíble con el capote, vertebrada por una variedad de lances que no se ha vuelto a revivir: largas, medias, navarras, tafalleras, brionesas, crinolinas y revoleras. Y con la muleta, fajándose con los toros, midiendo las distancias, templando y mandando.Y como remate, la espadas: seis orejas en Las Ventas. Nadie lo ha superado y se antoja casi imposible que vuelva a suceder. Al acabar la corrida, desde la habitación 505 del Hotel Tryp Victoria de Madrid, recordaba lo que había sentido: «Ha sido tremendo. Cuando me sacaban a hombros... sobre todo el jaleo que se ha montado... pero creo que me queda mucho por ofrecer», dijo.

o Hoy vacas de Miura en Aldeanueva. Aldeanueva de Ebro será hoy escenario de un hecho histórico en el mundo de los toros, ya que a partir de las cinco de la tarde se va a celebrar un concurso de recortadores –incluido el debut de una joven corredora– en el que se lidiarán cuatro vacas de Miura, una divisa histórica que nunca ha participado en un festejo de este tipo.

o Serafín Marín no estará en San Isidro. «Salvo milagro, es complicado que toree en San Isidro», así valoraba su situación Serafín Marín, que tiene dos corridas en Las Ventas y que se recupera de la dramática voltereta que sufrió el domingo en Zaragoza y en la que se le rompieron dos vértebras. Ante esta situación, la posibilidad de que Diego Urdiales entre este año en San Isidro recobra enteros.

o Donan una estatua de Luis Miguel Dominguín. El sábado 8 de mayo se procederá al acto de donación y entrega de una estatua de Luis Miguel Dominguín al Museo de la Plaza de Toros de Madrid. La estatua es obra del escultor Ramón Aymerich y fue realizada un año después de la muerte del torero –acaecida el 8 de mayo de 1996– por suscripción popular y a instancias de un grupo de amigos del torero.
exposición.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Tú lo has dicho: toreaba como los ángeles. Recuerdo aquellos años en que en Logroño se le esperaba con expectación y nos daba una tarde de bronca y otra de triunfo grande. Tres salidas a hombros tres años consecutivos. Y como manejaba el capote y la muleta, y como mataba...
Aunque la goyesca de Madrid creo que viene peculiarmente relatada en la página web de Alfonso Navalón.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)