domingo, 24 de febrero de 2008

De Rincón al cielo

Se despide hoy en Bogota César Rincón, el único torero de la historia que ha logrado cuatro puertas grandes de Las Ventas de forma consecutiva

Hoy se cierra uno de los capítulos más gloriosos de la historia del toreo: la despedida de los ruedos de César Rincón, el gran maestro colombiano que pasó en un día de ser casi un desconocido a situarse en la cúspide del toreo tras lograr cuatro puertas grandes de Madrid consecutivas, hito que nadie había logrado antes y que se antoja casi imposible que se vuelva a repetir. El acontecimiento se produjo el 21 de mayo de 1991, una corrida de San Isidro en la que cuajó de forma majestuosa un bravo toro de Baltasar Ibán. «César Rincón había iniciado su ascensión a los cielos –relataba Joaquín Vidal– cuando se echó la muleta a la izquierda y el toro, un serio, fiero, encastado toro, pretendió arrebatársela pegando una arrancada temible. En aquel momento crucial se estaba dilucidando una cuestión de soberanía: o mandaba el torero, o mandaba el toro. Y el torero, en un instante de inspiración que quizá vaya a cambiar el rumbo de su vida, decidió tirar del toro hasta el centro del redondel, citarle allí de nuevo, y llevarle sometido en una tanda de naturales, que pusieron la plaza boca abajo y el toreo en la cumbre. Entonces se le entregó el toro y el triunfo ya fue suyo para siempre jamás». Y resultó premonitoria aquella fantástica crónica porque sus tres siguientes corridas en Las Ventas se saldaron con sendas puertas grandes. Lo nunca visto, la locura y el frenesí en un hombre, que sin nadie saberlo, luchaba contra una hepatitis que le estaba minando. El diestro colombiano contrajo esta enfermedad tras recibir una trasfusión contaminada después de recibir una gravísima cornada en Palmira: «En la plaza me exploraron, luego me llevaron a la clínica y me cortaron la arteria femoral; allí es donde realmente me salvaron la vida. Más tarde tuvieron que trasladarme a Cali porque sufrí una gran infección en la pierna que casi obliga a los médicos a amputármela. Al hacerme varias trasfusiones, en una de ellas debieron de contagiarme». César Rincón conmocionó la tauromaquia desde sus propios cimientos: colocación, distancias, terrenos y quietud. Y el público de España y Francia se encendió con un estilo al que siempre ha sido absolutamente fiel.

o La faena de Bastonito. Bastonito fue un toro mítico de la divisa de Baltasar Ibán, uno de esos ejemplares con los que sueñan los aficionados, aunque no tanto los toreros. Era más bien recortado de lámina y justo de trapío. Sin embargo, le planteó a César Rincón todos los enigmas que un astado es capaz de proponer a un torero sobre el ruedo, su fiereza fue descomunal y su embestida, apasionada. Pero tuvo la suerte, la inmensa suerte, de que le correspondió al torero colombiano en sazón (1994) y cuando vivía su idilio con la afición de Madrid. Rincón le planteó la pelea con toda su entrega y no escatimó ni un ápice de su anatomía: fue volteado, pisoteado, estrujado y casi desecho por el toro. Sólo cortó una oreja, pero la faena fue memorable.

Sus seis puertas grandes de Las Ventas
o 21-5-1991: ovación tras aviso y dos orejas. Toros de Baltasar Ibán, con Armillita y Curro Vázquez. Ver aquí la crónica.
o 22-5-1991: ovación tras aviso y dos orejas. Toros de Murteira Grave y Alcurrucén, con Ruiz Miguel y Espartaco. Ver aquí la crónica.
o 06-6-1991: ovación, dos orejas y oreja, en un mano a mano con Ortega Cano, que también salió a hombros. Corrida de Beneficencia, con toros de Samuel Flores. Ver aquí la crónica.
o 01-10-1991: oreja tras aviso y oreja con dos vueltas al ruedo. Toros de Sepúlveda, Moura y Murteira, con Manzanares y Luguillano. Ver aquí la crónica.
o 29-5-1995: silencio y dos orejas. Toros de diferentes ganaderías (logró los máximos trofeos con un toro de Astolfi), con Emilio Muñoz y Manolo Sánchez.

o 19-5-2005: oreja y oreja. Toros de Alcurrucén, con Manuel El Cid y Eduardo Gallo.

o Gracias
a los amigos de Campos y Ruedos por sus fotografías y por la maravillosa recopilación de las crónicas de Joaquín Vidal.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Gran torero que nos emocionó a todos.
Ramón Arrieta

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)