viernes, 17 de agosto de 2007

Mis recuerdos con 'Gabo'

«Pablo, he llegado tan alto que ya no me das envidia», relata Hermoso de Mendoza sobre una conversación que mantuvo con Gabriel García Márquez

Hermoso de Mendoza no tiene límites. En el caballo ofrece sensaciones inverosímiles, como ayer a lomos de Sármata, ese equino feucho y con pelaje ceniciento que se atreve a morder los lomos de los toros, que se entrega en cada cite como si le fuera la vida en ello. Pero una vez que echa pie a tierra, Hermoso de Mendoza solidifica su palabra y, de pronto, recuerda una conversación con uno de sus amigos: «Pablo, ya he llegado tan alto que no me das envidia», cuenta que le dijo el mismísimo Gabriel García Márquez en una de sus apoteósicas tardes mexicanas, cuando las ovaciones se confunden con el aroma del tequila más suave y primigenio del mundo o cuando el toreo se dice al ralentí de palabras vagas y arrastradas con melancolía.
Y a pesar de que Gabo le diga semejantes cosas, el estellés no levanta los pies del suelo ni un milímetro. Y por eso admira a José Tomás: «Te arrebata porque hace que cada corrida sea un acontecimiento; tiene misterio, lo da todo y eso llega de una forma implacable a la gente. Por eso el público huele cada pisada suya, cada lance». José Tomás llevaba tres orejas en San Sebastián y Pablo cuenta que habló con él tras su primera tarde donostiarra: «Se subió a la última fila de la grada y allí medio escondido me dijo que se embelesó con Chenel y Sármata». Y entonces, más tomasista que nunca recuerda su tarde de Barcelona: «Fue maravilloso pero va más allá del valor. Le salieron canas en dos meses, por su entrega, por su responsabilidad. Y por eso es José Tomás, el torero más grande». Pero Pablo, además de sus recuerdos con Gabo y del maestro de Galapagar, tuvo también tiempo para analizar su actuación de ayer en Alfaro: «Me encanta esta plaza, este público y sabía que no les podía defraudar. Los toros no me han acompañado pero con Sármata en el segundo he podido hacer vibrar a la gente. El toro era muy deslucido por parado y con Fusilero he logrado momentos interesantes, pero este caballo es impresionante y me deja acortar los terrenos hasta la saciedad». También tuvo un momento para valorar la actuación de Sergio Domínguez: «Ha estado muy bien y me ha gustado mucho con Gallito». El rejoneador riojano Sergio Domínguez estaba muy satisfecho: «Creo que he tenido una buena actuación; tanto en el primero con Gallito como después a lomos de Ronda y Diamante. La tarde ha sido muy buena para mí porque torear frente a Hermoso de Mendoza y Joao Moura siempre es una enorme responsabilidad. Además, he estado certero con el rejón de muerte y he podido salir a hombros». El calagurritano valoró especialmente la seriedad de su actuación: «Había que estar a la altura y demostrar que puedo competir con cualquiera».

o Me permito la licencia de poner esta foto de Alfredo Iglesias en la que se me ve –más contento que unas pascuas– al lado del maestro estellés.

o La feria del Alfaro llega esta tarde a su tercer capítulo con una corrida de toros en la que Jesulín de Ubrique, que se despide, y Manuel Jesús ‘El Cid’, constituirán el gran centro de atención del festejo. Además, la terna se completa con Vicente Barrera, un matador valenciano que siempre ha tenido un gran predicamento en este coso. Los toros corresponden a la divisa salmantina de Caridad Cobaleda, un hierro de casta Urcola, es decir, una auténtica joya de los libros ganaderos. El gran atractivo del festejo es Manuel Jesús ‘El Cid’, un diestro que está en auténtica sazón y que destila una especial torería en el ruedo.

3 comentarios:

Noelia Jiménez dijo...

Da qué pensar la cita de García Márquez. ¿Alguna vez se llega tan alto como para no desear seguir subiendo? ¿Como para no tener gatos cuando ves arte en estado puro más allá del que tú eres capaz de plasmar?

Pablo G. Mancha dijo...

Es que la cita es un tanto presuntuosa. Pero es de Gabo y Gabo es inmortal para muchos. A mí, la verdad, me hizo gracia. Un saludo fuerte Noelia y un placer comentar contigo.

Anónimo dijo...

Gabo es el amigo del sangriento barbudo, ¿no?
Por cierto, ¡qué bien escribe el condenado!
Pablo del Valle

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)