viernes, 27 de julio de 2007

Gallito, ese caballo

Gallito lleva las crines sueltas, es recogido de anatomía y luce un pelo al que los tratadistas describen como castaño morcillo. No tiene mucha alzada, pero cuando se pone delante de un toro se tensa desde el corvejón a los ollares, hincha las tablas del cuello y la grupa se torna poderosa y atlética. Y además, Gallito se sabe torero y aunque describe desde el paseíllo preciosas siluetas en el aire, es cuando se enfrontila con la res cuando alcanza cotas de inusitada belleza. Y después torea, quiebra en banderillas ofreciendo los pechos con extrema generosidad, con hondura; se deja querer y como ayer en Tudela, es capaz de encandilar a los aficionados a este noble arte del rejoneo en tres encuentros en los que se paseó por el abismo, en los que se reconcilió con su mejor versión y con ese Sergio torero y firme que disfruta sin darse concesiones, con todas las ventajas para el toro. Sin embargo, y como tantas tardes, volvió a perder la puerta grande por su nefasta forma de matar, pero se adivina en él una íntima recuperación, una manera de andar más relajada, sin prisas, toreando bien al bueno y con suma solvencia al imposible primero de su lote, un toro muy reservón que no le dio la más mínima oportunidad. Hubo otros caballos que rayaron a buena altura, como Maestranza, Kilate y Mejicano y Último, la nueva incorporación para el tercio final. Por su parte, Pedro Javier Ciordia pasó el trámite con bastante dignidad y al igual que Roberto Armendáriz, que fue muy certero con los rejones, se le adivina una clara progresión profesional. Lo mejor de su actuación fue el tercio de banderillas al cuarto de la tarde, donde clavó arriba y sin fallar. (La foto de la crónica es de Juan Marín, fotógrafo de La Rioja).

o Toros de Charro de Llen, reglamentariamente despuntados, mansos y desigualmente presentados. El segundo, parado y exasperante por su quietud. Los mejores, cuarto y quinto.
Pedro Javier Ciordia: silencio y vuelta. Sergio Domínguez: silencio tras aviso y oreja tras aviso. Roberto Armendáriz: oreja y oreja. Plaza de toros de Tudela: menos de media entrada. Entre las cuadrillas destacó el calagurritano Javier Gil Abad con el capote.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Buen caballo. Sí señor. Un tudelano que vio la corrida.

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)