sábado, 12 de mayo de 2007

Israel Galván: como un pájaro

Israel Galván baila como un pájaro, como una grulla vaciada de sí que tiembla por las colinas, por los humedales y por las circunstancias. Israel Galván danza como un pájaro extraño que se desliza entre los arrecifes y que se queda siempre a un milímetro de los acantilados, a un paso del precipicio, a una respiración de la muerte. Porque en él todo es compás y ritmo –todo seducción– y su gigantesca y poderosa anatomía se crece todavía más en los fondos negros de los escenarios, donde todo parece ausentarse y su perfil adquiere dimensiones extraordinarias.
Pero volvamos a su baile, a su complejo repertorio de movimientos y sincronías, de guiños y escorzos imposibles, tamizados por un discurrir de brazos absolutamente inverosímil. Todo en él se mueve a ritmo y compás, a contratiempo si es menester y se acumula en tal cantidad de oscilaciones –algunas absolutamente inquietantes– que para el espectador seguirle, ser capaz de leer en la coreografía de su cuerpo, no es precisamente un ejercico sencillo, aunque sí reparador. Su baile arrebata, se mete dentro de uno y allí va dejando –entre las fisuras del alma– algo parecido a la conciencia. Por eso conviene interrogarse sobre si Galván es sólo un bailaor o una especie de ermitaño que entra en cada escena en una complejísma catarsis en la que cada uno de sus músculos y tendones participa de tan inabarcable reto. Porque todo en él baila: su respiración, sus dientes, hasta el mismísimo cielo de su paladar ¡Inaudito!
Lo cierto es que su actuación del jueves fue fascinante y vino acompañada por la voz telúrica de Fernando Terremoto, que se rompió tanto en una malagueña preciosísma como en la soleá. En éstas, Galván fue capaz de danzar con él a través de unos fandangos caracoleros en los que adquirió el papel de guitarra y de mujer. También emocionó el palpitante toque de Alfredo Lagos, aunque el recuerdo quedará con el primigenio encanto de Israel, con sus frenazos levemente dichos, con su discurrir por la danza flamenca con su aire sufí...

o XI Jueves Flamencos del Teatro Bretón: (Séptimo y último concierto) Baile: Israel Galván; cante: Fernando Terremoto y toque: Alfredo Lagos. Jueves 10 de mayo de 2007

1 comentario:

Anónimo dijo...

bellísimo artículo

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)