miércoles, 25 de abril de 2007

César Rincón o el toreo enterno (y tres apostillas, tres)

Y tras lo de Morante, todavía con las retinas ciegas por la convulsión, llegó el turno del maestro César Rincón, que lo volvió a bordar como lo borda cuando siente el toreo. Estaba en Sevilla, con los Torrestrellas de su devoción y convocaba a los aficionados a su último paseíllo en el coso del Baratillo. Existían, pues, muchos motivos para la esperanza. Y allá que se fue el maestro con el fiero sobrero que el destino le había deparado para la despedida. Y amigos, la cosa fue sencillamente maravillosa porque desde el primer momento César y el toro entraron en un diálogo desafiante, en esa conspiración contra la abulia y el tedio que es la tauromaquia cuando la entrega no se convierte en rutina, sino en cuestión de fe. Y César, con su muleta, es un creyente auténtico. De hecho, los dos pilares de su obra fueron las distancias y esos terrenos que domina como nadie. Se espatarró y por momentos se fundió con la brava catadura del burel. Y llegó la voltereta terrible en tres tiempos, con una tremebunda caída de la que pareció quedar conmocionado. Pero volvió a la cara del toro, sin aspaviento alguno, con esa serenidad exclusiva de los que son capaces de sortear a la muerte sin tapujos, de los que conocen la cicuta de la cornada. Y empezó a templar más que antes, a someter, a ligar muletazos entrelazados. Era de nuevo el César Rincón de las tardes épicas de Las Ventas, de la desmesura sin despeinarse, del torero eterno.

o Primera apostilla: lo del palco de Sevilla es lamentable, es la Charito, vamos, un carrusel de orejas sin ton ni son.

o Apostilla segunda: me encanta la cuadra de picar, con sus finos caballos toreros que se mueven con estudiada sobriedad. Qué diferencia con los horribles percherones.
o Y finalmente quiero apostillar que aunque se han pasado con las orejas a Talavante, me rindo ante su entrega y su espíritu. Además, quiere hacer las cosas muy bien, no se pliega ante nadie y de vez en cuando sopla naturales larguísimos. Qué pensarán de todo esto toreros como Capea o Eduardo Gallo.

2 comentarios:

Raúl dijo...

Eduardo Gallo, al terminar su lamentable actuación el domingo en Sevilla declaró en los micrófonos de Digital + " No pasa nada, falta mucha temporada ". ¿ Es o no acojonante ?.

Pablo G. Mancha dijo...

Raúl, es acojonante. Pero claro, el tipo apoderado por Chopera da la sensación de que le sobra todo. Es triste y que gente como Curro Díaz o Pineda, es un decir, anden por la vida sin contratos. ¿Qué pensará Fernando Cruz?

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)