lunes, 13 de noviembre de 2006

César Rincón se va de los ruedos

Leo en un portal –no me preguntéis cuál pues casi no los distingo– que César Rincón ha anunciado que el año que viene será el de su adiós a los ruedos. Cierro los ojos y me acuerdo de César Rincón en una televisada en Valencia cuando nadie sabía nada de él; los cierro más profundamente, como con más ahínco, y me acuerdo todavía más de su inmensa torería en Las Ventas, cuando descerrajó con una muleta el alma de casi todos. Creo que fue un 21 de mayo de 1991 labrando su primera Puerta Grande y así hasta seis.... Me acuerdo de su muleta, de su colocación y de Bastonito y su mítica pelea. Pocas veces nos hemos acongojado más en una plaza, pocas veces el toreo ha sido tan rotundo. También me acuerdo, cómo no, del toro estúpido de Torrestrella, Chiflado se llamaba, al que trató como si fuera un toro bravo. Y los listos le pitaron. Ha habido luces y sombras, una dura enfermedad, silencios, olvidos, desmesuras, críticos que lo han mimado y después vapuleado por sostener el torero similar tauromaquia. Adiós maestro, nos gustaría poder decirte adiós en Logroño y que te despidas en la nueva plaza, ésa que según Chopera todavía no has querido pisar.
Esta preciosidad de foto es obra de Philippe Taris

1 comentario:

Pablo G. Mancha dijo...

Me he encontrado en mi buzón de correo electrónico el siguiente mensaje. Así que lo dejo aquí

Estimado Sr. Mancha:

He intentado publicar un comentario sobre el maestro Rincón y no sé porqué no lo he conseguido, así que se lo remito a usted directamente por si fuera de interés:

"Curiosamente en la foto aparecen dos grandes toreros, cada uno en lo suyo, y que tienen un pasado en común que casi todo el mundo desconoce. Tras la venida por primera vez a España del maestro colombiano, cuando no lo conocían ni en Colombia, ambos compartieron noches en la marisma, en la que toreaban con nocturnidad y alevosía. Los de Sanlúcar cruzaban el río en barca, entre ellos otro desconocido al que apodaban "El Latero". Rincón y Ojeda, ¿coincidirían alguna noche? vaya cartel, sin apoderados, ni empresa, ni público, ni dineros. ¿Qué tendrá esa marisma? ¡Cuántas historias de esfuerzos y fatigas de gente anónima que un día decidió ser torero!. Hoy todo se ha perdido, no quedan románticos ni gente que se eche el alma a la espalda para ir, con los piés llenos de barro, al encuentro de la leyenda. Por lo menos queda el consuelo de que algunos lo consiguieron y también el de haber podido entrever aunque sea el final de esta forma de intentar hacer realidad los sueños de gloria y de ser figura del toreo.Enhorabuena maestro"

Maite Ceballos

gracias por visitar toroprensa.com

Blog de ideas de Pablo G. Mancha. (Copyleft) –año 2005/06/07/08–

Queda permitida la reproducción, distribución, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta bitácora, en cualquier forma o modalidad (Siempre y cuando se cite al autor)